31 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Estudiar psicología

12 de noviembre de 2022
Por Sebastián Galvis Arcila
Por Sebastián Galvis Arcila
12 de noviembre de 2022

Recientemente, el Ministerio de Educación Nacional otorgó a la Corporación Universitaria Minuto de Dios UNIMINUTO Rectoría Eje Cafetero el registro calificado con resolución 019946 para ofertar el programa de psicología en modalidad presencial. Con esta noticia la institución asume la responsabilidad de iniciar un proceso de selección que permita abrir la primera cohorte con estándares de calidad. Por ello, quisiera reflexionar sobre el perfil del aspirante que quiere estudiar psicología de cara a los próximos ingresos.

Entre las cualidades necesarias para estudiar este programa se encuentra la actitud investigativa e innovadora porque el psicólogo está llamado a evaluar, diagnosticar, atender, asesorar y prevenir en distintos campos. El aspirante debe mostrar que tiene pensamiento crítico, que puede hacerse preguntas para formular soluciones posibles, que enfrenta la incertidumbre desde la proposición de alternativas viables, que reflexiona en las situaciones cotidianas para mejorar su práctica porque, un psicólogo que no investiga se vuelve eco de discursos hegemónicos que impiden el progreso de la disciplina.

El perfil del psicólogo también es servicio, algo que hace parte del legado del padre Rafael García Herreros. Como profesional que aporta a la salud mental y el bienestar de la sociedad, necesita una ética de máximos y no de mínimos; implica integrar un personal experto en el comportamiento que prioriza los derechos humanos, el respeto a la vida en todas sus formas y que tiene una actitud comprobada para ayudar permanentemente. La vocación de servir es una característica de la personalidad que al ser cultivada genera frutos de solidaridad y altruismo para aportar de manera significativa.

Así mismo los aspirantes deben mostrar especial interés por el conocimiento en general y no solo por los contenidos propios del psicólogo, la pasión por el aprendizaje es un rasgo distintivo de estos profesionales en tanto procuran interrelacionarse con expertos y especialistas de otras áreas de conocimiento, lo que hace necesaria una actitud de saber y de profundización sobre contenidos que no son exclusivos de su profesión, sino de las ciencias de la salud, otras ciencias humanas, arte y también de las ciencias exactas; por cuanto el estudio de los procesos mentales no puede ser reducido a la mirada limitada de una sola disciplina.

Por otro lado, están las habilidades comunicativas, esas que permiten interactuar con las demás personas de una manera provechosa, mostrando respeto por la diferencia y las creencias personales. El estudiante de psicología necesita desarrollar la actitud de escucha para lograr ser empático y así alcanzar niveles de comprensión respecto a otros. Es preciso recordar que la principal herramienta de un psicólogo es la comunicación, por lo cual, convertirse en un experto en esta materia es una de las posibilidades que le brindará la universidad. Estas habilidades deben ir acompañadas de estabilidad mental para brindar acompañamiento a quienes atraviesan momentos de transición. El cuidado de sí mismo será vital para tener un equilibrio desde el cual puede aprender a ayudar a sus consultantes.

De este modo el ser psicólogo es un asunto de afinidad con lo interdisciplinario, con la oportunidad de proponer estrategias que beneficien la adaptación del ser humano en todos los contextos, lo que supone una flexibilidad formativa para trabajar de la mano con el médico, el fisioterapeuta, la abogada, la arquitecta entre muchos otros profesionales. Recordemos que Albert Bandura dijo: ´La psicología no puede decir a la gente cómo deberían vivir sus vidas. Sin embargo, puede proporcionarles significado para un cambio personal y social efectivo´.

¡Quién sabe! a lo mejor el mundo necesita más y más psicólogos, gente capaz de comprender, ayudar y acompañar a otros en sus tránsitos más difíciles, personas que sepan tranquilizar y generar cambios positivos, personas que velen por su propia integridad y guíen a otros, escuchen, motiven y mejoren las vidas de cualquiera de nosotros. Personas que desde un comienzo tengan claras las implicaciones de su proceso formativo.