31 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Alcalde, no espere a que lo destituyan

29 de noviembre de 2022
Por Fernando Escobar Giraldo
Por Fernando Escobar Giraldo
29 de noviembre de 2022

Señor Alcalde de Manizales:

Si usted no renuncia al cargo, entonces serán los propios ciudadanos quienes promuevan legalmente su salida. ¿Le parace sensata su terquedad? Usted dijo esta semana que no renuncia porque con ello le hará daño a la ciudad. ¿Más daño, alcalde? Por si acaso no han sido suficientes los argumentos que le han y hemos expuesto, con pruebas, desde diversos frentes, le invito a leer los que menciona la Corporación Cívica de Caldas (https://www.corporacioncivicadecaldas.com/la-corporacion-civica-de-caldas-ccc-ratifica-su-firma-en-la-carta-abierta-que-remitio-el-comite) al anunciar su ratificación de la carta abierta del Comité Intergremial del pasado 18 de Noviembre

La revocatoria del mandato es un derecho político, por medio del cual los ciudadanos pueden dar por terminado el mandato que le han conferido a un gobernador o a un alcalde. Está en la Ley 134 de 1994, con la que cuentan los colombianos para ejercer el control y garantizar la eficacia en los actos del Estado.

De acuerdo con concepto 469261 de 2020 del Departamento Administrativo de la Función Pública: «La acción disciplinaria contra el alcalde municipal deberá interponerse ante la Procuraduría General de la Nación, para que adelante la respectiva investigación e imponga las sanciones disciplinarias correspondientes, por ser el Juez natural disciplinario del alcalde».

Constitución Nacional de Colombia:

ARTICULO 277º—El Procurador General de la Nación, por sí o por medio de sus delegados y agentes, tendrá las siguientes funciones: 6. Ejercer vigilancia superior de la conducta oficial de quienes desempeñen funciones públicas, inclusive las de elección popular; ejercer preferentemente el poder disciplinario; adelantar las investigaciones correspondientes, e imponer las respectivas sanciones conforme a la ley.

ARTICULO 278º—El Procurador General de la Nación ejercerá directamente las siguientes funciones: 1. Desvincular del cargo, previa audiencia y mediante decisión motivada, al funcionario público que incurra en alguna de las siguientes faltas: infringir de manera manifiesta la Constitución o la ley; derivar evidente e indebido provecho patrimonial en el ejercicio de su cargo o de sus funciones; obstaculizar, en forma grave, las investigaciones que realice la Procuraduría o una autoridad administrativa o jurisdiccional; obrar con manifiesta negligencia en la investigación y sanción de las faltas disciplinarias de los empleados de su dependencia, o en la denuncia de los hechos punibles de que tenga conocimiento en razón del ejercicio de su cargo. 2. Emitir conceptos en los procesos disciplinarios que se adelanten contra funcionarios sometidos a fuero especial.

Ley 1755 del 2015:

“ARTÍCULO 13. Objeto y modalidades del derecho de petición ante autoridades. Toda persona tiene derecho de presentar peticiones respetuosas a las autoridades, en los términos señalados en este Código, por motivos de interés general o particular, y a obtener pronta resolución.

Toda actuación que inicie cualquier persona ante las autoridades implica el ejercicio del derecho de petición consagrado en el artículo 23 de la Constitución Política, sin que sea necesario invocarlo. Mediante él, entre otras actuaciones, se podrá solicitar el reconocimiento de un derecho o que se resuelva una situación jurídica, que se le preste un servicio, pedir información, consultar, examinar y requerir copias de documentos, formular consultas, quejas, denuncias y reclamos e interponer recursos. El ejercicio del derecho de petición es gratuito y puede realizarse sin necesidad de representación a través de abogado.”

“ARTÍCULO 15. Presentación y radicación de peticiones. Las peticiones podrán presentarse verbalmente o por escrito, y a través de cualquier medio idóneo para la comunicación o transferencia de datos. Los recursos se presentarán conforme a las normas especiales de este Código.

Una vez la Procuraduría actúe, podrá ejercer directamente la acción disciplinarian, incluyendo la destitución, o pedirle al gobernador que lo destituya, alcalde (Ley 78 de 1986, Artículo 18. Causales de suspensión). Quizás a testarudos como usted les importe poco semejante verguenza.

La Misión de Observación Electoral MOE, una plataforma de 12 organizaciones de la sociedad civil que promueve el ejercicio de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía en Colombia, explica todo el procedimiento para lograr la revocatoria.

https://www.moe.org.co/en/asi-se-tramita-una-revocatoria-mandato-alcalde-gobernador/

La Ley 136 de 1994 establece:

PARÁGRAFO. El alcalde que en ejercicio de la función conferida en el numeral 5 de este literal exceda el presupuesto de la vigencia o la capacidad de endeudamiento establecida, incurrirá en falta gravísima.

– Si la resolución que se dicte en el juicio político es condenatoria, se sancionará al servidor público con destitución. Podrá también imponerse inhabilitación para el ejercicio de empleos, cargos o comisiones en el servicio público desde un año hasta veinte años.

Y si la Procuraduría no cumple con esa tarea, entonces los ciudadanos podrán actuar directamente: “De acuerdo con el artículo 9 de la Ley 1757 de 2015, para presentar una revocatoria de mandato se requiere del apoyo de un número de ciudadanos que haga parte del censo electoral departamental, municipal o distrital de no menos del treinta por ciento (30%) de los votos obtenidos por el elegido”.

La Corporación Cívica de Caldas dice estar dispuesta a acudir a la justicia: “Nota: las respuestas al derecho de petición fueron deficientes, por lo que la CCC realizará nuevas solicitudes, y de ser necesario, acudirá a instancias judiciales para obtener información”.

202 funcionarios elegidos fueron destituidos por la Procuraduría entre el 2017 y 2020. Se trata de 104 alcaldes, 6 gobernadores, 2 congresistas, 87 concejales, 1 diputado y dos ediles.
Le recuerdo alcalde Carlos Mario, por si le sirve de argumento indigno para su testarudez, que en las postrimerías del 2013 fue destituido, nada mas ni nada menos, que el acalde de la capital de la república en ese entonces, Gustavo Petro, por acusaciones tal vez de menor envergadura y con aparentes motivaciones más políticas que las que existen contra usted. La sanción de la Procuraduría en aquella época incluyó la inhabilidad para ocupar cargos públicos durante 15 años. Sin embargo, tras un sonado proceso, el doctor Petro logró su “reivindicación” a través de organismos internacionales y es hoy presidente de Colombia. Le aseguro que tal suerte de salir ileso, es casi imposible que suceda con usted. Las razones son obvias, alcalde. ¿Continua sin verlas o entenderlas?