2 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Una fiesta de la palabra en el Tolima

22 de septiembre de 2022
Por José Miguel Alzate
Por José Miguel Alzate
22 de septiembre de 2022

Una verdadera fiesta de la palabra fue la que vivimos en Ibagué casi un centenar de apasionados por las letras que nos dimos cita en la tierra del bunde para celebrar, bajo el arrullo de las aguas del rio Combeima, los cincuenta años de creación de Pijao Editores, la editorial independiente más importante de Colombia. Fiesta de la palabra porque durante tres días de actividad académica solo se habló de poesía, de novelas, de cuentos, de ensayos interpretativos de nuestra literatura, a la sombra de dos grandes novelistas colombianos: los hermanos Jorge Eliécer y Carlos Orlando Pardo, glorias literarias del Tolima, que han entregado su existencia al cultivo de las manifestaciones más puras del espíritu, y que han hecho del arte de escribir una actividad intelectual que les permitirá trascender en el tiempo.

En sesiones académicas de siete horas diarias, durante tres días, escuchamos ponencias de profesores universitarios de Estados Unidos, España, México y Colombia. Con la presencia de William Ospina, que le dio brillo intelectual a este evento, se le hizo un merecido reconocimiento a la obra de estos dos quijotes de la cultura que a través de novelas y cuentos de impecable factura literaria han honrado a su tierra, hablando de su historia y, desde luego, de esa violencia que la asoló en la década del cincuenta del siglo pasado. Sus libros, sus argumentos y sus calidades narrativas fueron analizados por estudiosos de sus obras, que en ensayos profundos resaltaron el manejo del lenguaje, la pulcritud idiomática y su importancia en la novelística colombiana, explicando las claves en su creación literaria.

Esta fiesta en torno a la palabra, que estuvo iluminada con la presentación de veintiocho nuevos libros que llegan para demostrarle a los incrédulos que desde la provincia sí se puede hacer empresa editorial con éxito y, por supuesto, apostarle a la consolidación de nuestra literatura con obras de contenido estético, se inició con la presentación de Las noches de la espera, la última novela escrita por Carlos Orlando Pardo, un libro donde narra la angustia de un padre que despide a su hijo para otro país porque, por haberse atrevido a denunciar hechos de corrupción, está amenazado de muerte. Isaías Peña Gutiérrez, el padre de los talleres literarios en las universidades colombianas, fue el encargado de llenar de música la Biblioteca Darío Echandía con su palabra cantarina en la presentación de esta obra.

La trompeta mayor, que retumbó con su sonido en un auditorio atestado de amantes de la palabra, fue Raymond Williams, el estudioso norteamericano que les abrió a los escritores colombianos un espacio en las universidades de Estados Unidos para que allá los leyeran. A través de Zoom se conectó desde el país del norte para explicar por qué promueve con tanto amor a los autores nuestros en su patria y, además, por qué se interesó en traducir al inglés la más celebrada novela de Jorge Eliécer Pardo, El jardín de las Weismann. Tres aventajados alumnos suyos, que hoy son profesores en las universidades Millikin, de Illinois; San Buenaventura, de Nueva York; y James Madison, de Virginia, disertaron sobre la obra de los fundadores de Pijao Editorial, destacando la hermenéutica de sus libros.

En una fiesta que se respete nunca pueden faltar las mujeres. Y en esta fiesta vivida en Ibagué ellas fueron las parejas perfectas para bailar al ritmo de las palabras en una pista donde fueron luz gracias a su brillo intelectual. Escuchar a mujeres con una alta formación académica exponiendo sobre la teoría de la novela o sobre su presencia como personajes en la narrativa, despertó aplausos en el auditorio. Sus voces resonaron. Las menciono porque por su consagración al estudio de nuestro proceso creativo son un ejemplo a seguir. Cecilia Caicedo, Yenisei Montes de Oca, Paola Cañizales, Daniela Melo, Diana Dodson Lee, Mariela Zuluaga, todas con doctorados y maestrías en literatura, parecían cantar con voz dulce cuando leían sus ponencias. Había música en sus palabras.

La orquestación que le dio alegría a esta fiesta de la palabra estuvo a cargo de dos expositores que llevaron al público a reencontrarse con la exposición matizada de conocimiento literario. Manuel Neila, critico español, extremeño, con doctorado en literatura de la Universidad Complutense, presentó su libro La memoria herida, un estudio sobre la narrativa de Jorge Eliécer Pardo donde destaca el humanismo del autor y su insistencia en escribir sobre esa violencia que de niño le tocó vivir en El Líbano, el pueblo donde nació. El otro expositor fue Álvaro Medina, autor de la novela Desierto en sol mayor. Habló sobre la vida de Eutiquio Leal, tolimense, autor de la novela La hora del alcatraz, que fue guerrillero. Contó que, como visitador médico, Leal conoció en Cartagena a Manuel Zapata Olivella.

La publicación de un libro es siempre una fiesta para quien lo escribe. En Ibagué hubo también presentación de obras publicadas por Pijao Editores. Estudios sobre literatura, novelas que narran tragedias, cuentos sobre hechos cotidianos y poemarios donde la palabra hace el milagro de exaltar la belleza vieron la luz pública en medio de la alegría solidaria con el autor de quienes hicimos presencia en la Biblioteca Darío Echandía. Destaco el poemario El Fulgor, de Iván Beltrán, una voz nueva en la poesía colombiana; Antología personal, cuentos de Andrés Elías Flórez narrados con gracia; La catalana, novela de Mariela Zuluaga sobre la mujer que en Barcelona enamoró a Manuel Zapara Olivella; El libro secreto de Milton Wholman, novela de Benhur Sánchez que ratifica su excelsitud narrativa.

Esta fiesta fue un homenaje a los hermanos Pardo y, también, una evocación de esos autores que han convertido la palabra en luz que ilumina el pasado del Tolima: Álvaro Mutis y su amor por Coello, Héctor Sánchez y su trayectoria iluminada, Germán Santamaria y su maestría narrativa, Eduardo Santa y su percepción de la violencia, William Ospina y sus recuerdos de Padua, Policarpo Varón y su obra como cuentista. Aquí, además, se les dio la bienvenida a cuatro escritores jóvenes: Andrés Flances, autor de La lanza de Calarcá; Carlos Pardo Viña, autor de Los días del trueno; Oscar Perdomo Gamboa, autor de Alla en la Guajira arriba y Miguel Diaz Caro, autor de Genética de los nombres. Todo fueron percusionistas de esta gran orquesta de la palabra que amenizó la fiesta de las letras vivida en Ibagué.