28 de septiembre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Atacar una planta nuclear es “suicida”, afirma Guterres

8 de agosto de 2022
8 de agosto de 2022

ONU

Durante una reunión en Tokio el lunes con el Club Nacional de Prensa de Japón, el Secretario General de la ONU condenó el reciente ataque a una central nuclear en el sur de Ucrania. “Cualquier ataque a plantas nucleares es suicida”, dijo António Guterres, y agregó que espera de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) pueda acceder a las instalaciones para su inspección.

Durante el fin de semana, tanto Moscú como Kyiv han negado su responsabilidad en la huelga que están llevando a cabo los trabajadores de la central de Zaporizhia.

Si bien la central de energía nuclear más grande de Europa está bajo control ruso desde los primeros días de la guerra, los técnicos ucranianos todavía lo están administrando.

Energoatom, el operador de la planta de energía nuclear de Ucrania, dijo que los bombardeos rusos, en los que un trabajador resultó herido, dañaron tres monitores de radiación alrededor de la instalación de almacenamiento de los combustibles gastados.

El bombardeo provocó que el director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, advirtiera que la forma en que se estaba gestionando Zaporizhzhia, junto con los combates a su alrededor, supone «un riesgo muy real de un desastre nuclear».

Desde entonces, una evaluación preliminar realizada por supervisores expertos atómicos de la ONU encontró que la situación de seguridad y protección parecía estable sin una amenaza inmediata, a pesar de que se rompieron varios pilares de la central.

“Apoyamos a la OIEA en sus esfuerzos para crear las condiciones de estabilización para esa planta”, dijo el Secretario General, que expresó su esperanza de que la agencia de la ONU pueda acceder pronto a Zaporizhzhia .

Cuando se le preguntó por qué aún no se había concretado un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania, el Secretario General ONU dijo que habían estado trabajando muy de cerca con Türkiye, que había “lanzado una nueva iniciativa en relación con un posible inicio de negociaciones de paz”.

Pero explicó que Ucrania no puede aceptar que «su territorio sea tomado por otro país», y que Rusia «no parece estar dispuesta a aceptar» que áreas que había tomado «no sean anexadas a la Federación Rusa o se conviertan en nuevos Estados independientes”.

Los comentarios de Guterres fueron posteriores a su visita a Hiroshima durante el fin de semana, lugar donde el Secretario General marcó el 77 aniversario del primer ataque nuclear del mundo (el 6 de agosto de 1945), perpetrado por los Estados Unidos. Dicho ataque destruyó la ciudad y mató a 14.000 personas.

Desde la invasión de Ucrania en febrero, han aumentado los temores de un tercer bombardeo atómico debido a las amenazas rusas de un ataque nuclear.

Durante la conferencia de prensa del lunes, António Guterres reiteró su advertencia sobre el uso de armas nucleares y dijo que, si se usan, la ONU probablemente no pueda responder porque “quizás ya no estemos todos aquí”.

También advirtió de que después de décadas de esfuerzos de desarme nuclear, estamos «retrocediendo», puesto que el mundo tiene actualmente 13.000 bombas nucleares mientras continúa haciendo grandes inversiones para modernizar los arsenales atómicos.

“Basta”, sentenció, subrayando que los miles de millones de dólares que se están gastando en la carrera armamentista deben usarse para “luchar contra el cambio climático, combatir la pobreza y abordar las necesidades de la comunidad internacional”.

El Secretario General viajará próximamente a Mongolia y Corea del Sur para discutir formas de abordar el desarrollo nuclear de Corea del Norte