28 de septiembre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Algunos grupos poblacionales aún se enfrentan a la posibilidad de enfermar gravemente o morir por COVID-19

17 de agosto de 2022
17 de agosto de 2022

• Alrededor del 40% de las hospitalizaciones con infección post vacuna son personas inmunocomprometidas .
• Debido a su condición médica miles de personas se consideran más vulnerables, las políticas que restringen el contacto social y la interacción humana representan un riesgo para la salud mental y física .
• A pesar de los esfuerzos, existe un sector vulnerable en la población mundial para quien la pandemia no ha terminado.

Bogotá, agosto de 2022 – La pandemia ha representado muchos retos para la comunidad médica y científica, así como para todas las personas que se han visto afectadas directa o indirectamente por el virus del SARS-CoV-2 alrededor del mundo. Gracias al avance tecnológico y la investigación se han podido desarrollar vacunas en tiempo récord, y con ello, se han salvado millones de vidas. Sin embargo, existen grupos de personas para quienes su vida no ha reiniciado al estar vulnerables para enfrentar esta enfermedad.

“Las personas con un sistema inmunológico comprometido o debilitado, son personas en las que su sistema inmunológico no funciona correctamente, lo que implica que su capacidad para combatir enfermedades o infecciones se ve drásticamente reducida”, señala el Dr. Abraham Simón Campos. “Se estima que el 2% de la población mundial corre un mayor riesgo al no poder responder adecuadamente a una vacuna contra COVID-19 debido a condiciones que suprimen o comprometen su sistema inmunitario” , concluyó.

Un sector de la población aún mantiene cuidados extremos, asociadas principalmente a situaciones médicas específicas. Por ejemplo, el 50% de pacientes con cáncer de sangre y el 67% de personas que recibieron un trasplante de órgano, no responden adecuadamente a la vacuna contra COVID-19. A diferencia de la mayoría de las personas a nivel mundial, esta población se enfrenta a diferentes retos para comenzar a recobrar su vida bajo una nueva normalidad.

Las personas que tienen un sistema inmunológico debilitado y tienen tratamiento con inmunosupresores, así como personas con trasplantes de órganos no han podido a regresar a sus actividades. Debido a estas y otras condiciones médicas hay un número de pacientes en Latinoamérica que se mantienen en un estado nombrado “shielding” , que implicaba protegerse o quedarse en casa para salvar sus vidas como al inicio de la pandemia en 2020.

Diversos estudios han demostrado que las políticas que restringen el contacto social y la interacción humana (shielding) representan un riesgo para la salud mental y física , por lo que además de estar en aislamiento y de correr el riesgo de morir por COVID-19, han presentado afectaciones en su salud mental derivado de la poca interacción social y por el fuerte impacto en las medidas de protección y cuidados.

En Latinoamérica, las personas con distintas condiciones médicas y quienes son más vulnerables, se exponen a un riesgo latente en medio de su adaptación a la nueva normalidad. Enfermedades como cáncer de sangre, enfermedades renales, trasplantes de órganos y otros tipos de cáncer, aumentan el riesgo de contraer COVID-19, y enfermar gravemente o morir.

Nuevos enfoques médicos que pueden salvar vidas

La investigación médica ha podido responder de manera eficaz y ágil a los retos que la pandemia implica, nuevos enfoques médicos abren la posibilidad para que millones de personas en Latinoamérica puedan retomar una vida normal, con una protección eficaz ante el COVID-19. Sumado a ello, se recomienda ampliamente a las personas vulnerables continuar implementando las principales medidas de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias nacionales e internacionales para evitar enfermar gravemente o morir por COVID-19. Acercarse a los especialistas de la salud y conocer los cuidados específicos que un médico especialista les indique para su situación médica.