15 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Verdad a medias, víctimas del conflicto colombiano piden ser escuchadas

23 de julio de 2022
23 de julio de 2022

Ricardo Maldonado Rozo

San José de Oriente (Colombia), 23 jul (EFE).- Hillary Sánchez sufrió los estragos del conflicto armado colombiano: primero vivió la violencia guerrillera, luego la paramilitar. Su voz, como la de muchas otras víctimas, está «pidiendo a gritos ser escuchada» y que la verdad sobre lo ocurrido durante tantos años de violencia sea completa, no a medias.

Sánchez cuenta a Efe en el pueblo de San José de Oriente, en el Caribe colombiano, que siendo muy joven le tocó huir de la vereda (aldea) donde vivía en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta para no ser reclutada por las FARC, suerte que no corrieron muchos de los jóvenes de esa región que terminaron engrosando las filas de la guerrilla.

Luego cuando los paramilitares tomaron el control de esta zona -rica en cultivos de arroz, algodón y palma de aceite- la violencia llegó acompañada del despojo de tierras.

Los campesinos fueron desplazados por esos grupos que, bajo la bandera de la lucha contra el comunismo y auspiciados la mayoría de las veces por grandes terratenientes, se apropiaron de sus terruños.

La ausencia del Estado en los territorios y la connivencia de paramilitares con miembros de la Fuerza Pública permitieron que la ley del más violento gobernara en la zona, fenómeno que hoy todavía está presente y avivado por el narcotráfico.

VERDAD A MEDIAS

Con férrea convicción, Sánchez, que también es lideresa social de la región, asegura que pese a que las víctimas son «totalmente conscientes» de que gracias al informe final de la Comisión de la Verdad se conoce una parte de la verdad, «la verdad no está totalmente nutrida».

«Para nosotros ha sido un trabajo, aunque con muchos méritos, un trabajo un poco incompleto porque tenemos solamente una parte de la verdad y nosotros tenemos una necesidad muy grande de que la verdad sea absoluta», asegura la mujer.

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, creada por el acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con la entonces guerrilla de las FARC, publicó el pasado 28 de junio su informe final sobre las causas y orígenes del conflicto armado colombiano.

Se trató de un trabajo para el que los diez comisionados y el presidente de ese organismo, el sacerdote Francisco de Roux, hablaron con cerca de 30.000 personas desde el 29 de noviembre de 2018, la mayoría de ellas víctimas del conflicto armado.

Sin embargo, Sánchez dice que hay víctimas que no se sienten del todo «identificadas con esa verdad» y que necesitan «aportar a esa verdad».

ESPACIOS DE RECONCILIACIÓN

El excombatiente de las FARC Abelardo Caicedo, un veterano exguerrillero que militó 40 años en ese grupo armado, respalda plenamente las recomendaciones de la Comisión.

«Me parece que eso nos aproximaría precisamente acabar con el conflicto», afirma sin titubeos a Efe.

Caicedo cuenta que ingresó a la guerrilla cuando tenía 17 años para salvar su vida, amenazada entonces por la fuerza pública que lo perseguía por pertenecer a las Juventudes Comunistas (JUCO). Es por ello que destaca los espacios de reconciliación que surgieron con la entrada en operación de la Comisión de la Verdad.

«Ese trabajo nos ha servido para acercarnos a las víctimas, para poder pedir perdón, para escuchar que en los momentos en los que estábamos en la confrontación no toda la gente sintió, digamos, que estábamos representando sus intereses», explica.

FALTA VERDAD DE LOS TERCEROS

Rodrigo Granda, conocido como el «canciller» de las FARC y hoy uno de los líderes de Comunes, el partido surgido de la desmovilización de la guerrilla, explica a Efe que «hay otras personas y organizaciones que tienen que aportar verdad».

«Nosotros lo estamos haciendo, no nos da pena, sentimos, eso sí, a veces vergüenza de toda la degradación que tuvo el conflicto, pero por ejemplo, los terceros del Estado no lo han hecho», advierte.

Según dice, hubo «potencias extranjeras» vinculadas en el conflicto armado, también «gente de los gremios», congresistas y miembros de partidos políticos, entre otros, que «tiene que aportar» a la verdad.

«Nosotros consideramos que la socialización del informe va a impactar positivamente al país y ya comienza a hacerlo también en el exterior, tanto en Naciones Unidas como en Europa» donde ya fue presentado, agregó Granda.

SEMILLA DE PAZ

Marta Ruiz, quien fue una de las comisionadas que elaboró el informe, asegura a Efe que pese a que ese organismo termina su mandato el próximo 15 de agosto, cree que está logrando «instaurar la verdad como un valor de la sociedad, como un valor necesario para transitar de la guerra a la paz, para revisar el pasado y poder imaginarse un futuro distinto y también como un instrumento de la reconciliación».

«Creo que la Comisión deja sembrada una semilla y esa semilla la tienen que continuar la sociedad civil y el Estado por eso la Comisión propone la creación de un ministerio para la paz», concluye Ruiz. EFE