18 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Que traidores tan leales

3 de julio de 2022
Por Alberto Zuluaga Trujillo
Por Alberto Zuluaga Trujillo
3 de julio de 2022

Los mensajes hasta ahora enviados por el presidente electo a todos los colombianos, desde su discurso de la victoria en el Movistar Arena hasta el día de hoy, han ido sembrando la tranquilidad y alejando el temor al “salto al vacío” que tanto se pregonara durante su campaña. Pero más que sembrar esa tranquilidad el milagro prodigioso obrado por la elección de Petro, a quién la inmensa mayoría de partidos le temían, ha sido la desaparición de la oposición. El primero en subirse al bus de la victoria, quien lo creyera, fue su contrincante Rodolfo Hernández, dejándonos la sensación de que su voto fue por Petro, mientras nosotros votábamos por él. Todos a una como en Fuente Ovejuna, han corrido a ofrendarle su apoyo, cuando no a regalársele, sin esperar al mes que debe correr desde el momento del inicio del nuevo gobierno, según el artículo sexto de la ley 1909 de 2018, para declararse como organizaciones de gobierno, opositores o independientes. Desde luego, ese aval que los partidos le están ofreciendo no es a sus propuestas de cambio, no. Ese apoyo anticipado no obedece sino al afán de asegurarse las cuotas de poder y perpetuar el régimen corrupto de favores del que han venido disfrutando, desvirtuándose el juego democrático en donde el que gana gobierna y el perdedor ejerce la oposición. No es que los apoyos por sí sean malos. No, una cosa es el apoyo a unos determinados proyectos considerados convenientes y necesarios, y otra muy distinta declararse partidos de gobierno, máxime, cuando en campaña se mostraban los dientes y se sacaban los trapos al sol. Declararse partidos de gobierno es aceptar, sin siquiera sonrojarse, la totalidad de sus propuestas. Que el partido liberal lo haga, su cercanía con sus postulados es más coincidente. Pero que un sector mayoritario de la bancada conservadora del Senado y la Cámara decida hacer parte de su proyecto de gobierno, es la posición más humillante y vergonzosa. La antítesis de la izquierda haciendo parte del gobierno Petro y que este en su cuenta de Twitter les dé la bienvenida afirmando: “El alma de Álvaro Gómez Hurtado de la Constitución del 91 revive en el Acuerdo sobre lo Fundamental”, no deja de ser un simple juego de palabras. Realmente Gómez Hurtado fue mucho lo que batalló sobre un acuerdo sobre lo fundamental, que bien puede lograrse sobre muchos aspectos de la vida nacional, bajo el gobierno que se inicia, pero nunca, nunca, arroparse el conservatismo con las banderas de la izquierda, a las que históricamente ha combatido. En 1930 el liberal Enrique Olaya Herrera, no obstante haber ganado la presidencia, pero, sin mayorías parlamentarias, debió buscar el apoyo de algunos conservadores y cuando los compromisarios le contaron que habían conseguido el apoyo de algunos de ellos, Olaya comentó: “Qué traidores tan leales”. La pequeñez de la política todo lo puede y más, cuando se harta de la dañina mermelada de la que se ha vuelto adicto el partido conservador. Acorde con este sentimiento, circula por las redes sociales una convocatoria pública a los risaraldenses por parte de unas personas que se han proclamado los nuevos dueños del recientemente revivido Movimiento de Salvación Nacional, invitándolos  a hacer parte de él, porque según dicen en el manifiesto: “ La política tradicional y sus partidos vivieron el pasado 19 de junio una lección electoral de la cual se aprenderá que la corrupción, el desgreño del erario público y la mala administración de los bienes del Estado, no son el desarrollo de los principios ideológicos de una organización política etc. etc.” y varios de los que allí aparecen, son personas que han vivido, no en la institucionalidad del partido, sino creándole divisiones en busca de beneficios personales. O acaso ¿Sentimiento de todos y Nuevo Conservatismo no han sido puñaladas matreras al corazón del partido? Vuelve y juega “Qué traidores tan leales”.

[email protected]