17 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Obras de construcción en la región afectadas por la pandemia y guerra de Rusia – Ucrania

23 de julio de 2022
23 de julio de 2022
Pereira, 24 de julio de 2022. La pandemia, las lluvias, el paro nacional y la constante inestabilidad del precio del dólar, ha hecho que las obras de infraestructura que ejecuta la gobernación de Risaralda en el departamento, se retrasen e incrementen sus costos.
Así lo explicó Mónica Saldarriaga, secretaria de Infraestructura del departamento, quien agregó que la causa más evidente son las lluvias y sus consecuencias, pero la causa menos evidente que aún no se ha superado, ni se ha terminado de medir, es la pandemia Covid-19.
“Cuando toda la actividad industrial mundial se suspendió por causa de la pandemia y luego se levantó el confinamiento, y empezamos la cadena de suministros y a reactivarse la economía; en Colombia algunas materias primas las tenemos, pero no somos un país industrial y requerimos de insumos de otros países”.
¿Qué pasó?
Cuando se levanta el confinamiento los buques que traen los insumos empezaron a quedar en fila para descargue en los puertos y en vez de demorarse 20 días para descargar como era lo normal; ahora se demoran 40 días.
Además, se han generado más retrasos y se disparó el precio no solamente en el producto final debido al alza por ejemplo del dólar, sino también del flete. La cadena de suministros se intentó reactivar rápidamente y esto ocasionó que la demanda fuera mucho mayor que la oferta porque se demandó para poder intentar recuperar rápidamente el retraso.
La guerra Rusia-Ucrania nos ha afectado
No por ser una guerra equidistante, no quiere decir que no nos afecte, muchos productos que Rusia vendía a países europeos, se han suspendido, estos países están comprando a otros y no alcanzan atender toda la demanda.
“Un caso nuestro específico es el teatro de Santa Rosa de Cabal, se compraron unas máquinas especializadas en enero y se tuvo que suspender el contrato porque no han llegado al país y situaciones como éstas nos están afectando, también el alza de los fletes en los mares, el incremento del dólar que se ha disparado.  Desde 2020 a hoy exponencialmente se ha disparado el valor del acero, el valor del cemento y el valor del cobre que nos afecta para las instalaciones eléctricas de las construcciones”, dijo Mónica Saldarriaga.
Ajustes al presupuesto y nuevas licitaciones
Los retrasos en la ejecución de los proyectos, por las causas ya expuestas han generado que se hagan ajustes a los presupuestos y en los tiempos de ejecución.
“Un ejemplo es Japón-Frailes, cuando se adjudicó el valor del contrato que está en ejecución, estaba alrededor de 5 mil millones; el contratista falleció, se actualizaron precios y volvimos a sacar el proyecto a licitación por casi por 8 mil millones de pesos”.
El incremento de los costos de las obras y la extensión en el tiempo de ejecución, son riesgos que se deben asumir, valga la redundancia, la matriz de riesgo de la licitación, son riesgos compartidos, pero finalmente afectan todo, reiteró la secretaria de Infraestructura.
Frente a esta situación de fuerza mayor, Mónica Saldarriaga reitera que en Risaralda se han ido ajustando precios para sacar las licitaciones en total normalidad, ajustándolos con respecto a 2020.
¿Qué dice Camacol Risaralda?
La Cámara Regional de la Construcción CAMACOL Risaralda, advirtió  sobre la crítica situación que representa para el inicio y ejecución de los proyectos, el desabastecimiento y aumento de precios de acero que se evidencia en la región y el país.
Este insumo es el segundo de mayor importancia en la estructura de costos y tiene un carácter esencial para el desarrollo de los proyectos, pues es insustituible y su consumo se define en el cumplimiento de la norma de construcción sismo-resistente aplicable a todas las obras, sin excepción.
Según el Índice de Costos de Construcción de Vivienda del DANE, en la ciudad de Pereira registró en julio de 2021 un incremento anual del 10,4% por ciento, tres veces mayor al registrado en el mismo periodo del año 2020.
“El desabastecimiento, aumentó de precio y los mayores tiempos en la entrega del acero en las obras son una realidad para los constructores de la región. Esta coyuntura pone en riesgo la dinámica constructiva, la generación de valor agregado, el empleo y la viabilidad de los proyectos a iniciarse e incluso en los que están en ejecución”, dijo Víctor Baza Tafur, gerente regional de Camacol.