7 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gustavo Petro y el café

12 de julio de 2022
Por Guillermo Trujillo Estrada
Por Guillermo Trujillo Estrada
12 de julio de 2022

El café, seguramente será un tema trascendental para el nuevo gobierno. Por ser una actividad de la economía campesina -con alto contenido social, fundamental para la estabilidad del campo-, a pesar de no haber sido mencionado de manera específica en “Pacto por el campo”, del programa de gobierno. Sin embargo, la mayoría de los instrumentos de política mencionados , han sido ejecutados o probados en algún momento durante los 95 años de existencia de la Federación Nacional de Cafeteros.

Le corresponderá iniciar con una difícil problema que debe estallar en el segundo semestre, la afectación de las finanzas del Fondo Nacional del Café, por el incumplimiento en los contratos de venta de café a futuro; hoy le han hecho un roto, que según palabras del gerente vale más de US$100 millones. Este sería el monto aproximado que tendría que destinar el Fondo para salir comprar ese café, que no han entregado los 7.474 productores que han incumplido el contrato.

También le concernirá afrontar la disminución de la cosecha, que están ocasionando el invierno, la declinación del programa de renovación y los altos costos de los fertilizantes.

Tendrá que afrontar la crisis del sistema cooperativo cafetero que, por cuenta del problema de la venta a futuro, muchas cooperativas, no todas, están en dificultades y hasta en liquidación, una responsabilidad por la especulación de sus administradores y la inexplicable informalidad con la que operaron este valioso instrumento, tanto con los agricultores como frente a la Federación de Cafeteros.

En el mediano plazo el gobierno del presidente Petro tendrá que afrontar la crisis internacional de precios, que se iniciará el próximo año cuando Brasil inicie la recolección de la producción del café en más de 400.000 hectáreas nuevas, que se estima elevará su producción a 70 millones de sacos, para recuperar todo lo perdido por las heladas.

Será este un verdadero estallido social, de no anticiparnos desde este año con mecanismos futuros de estabilización del ingreso cafetero. También, una oportunidad de adelantar una política social y no permitir que los subsidios los atrapen los grandes productores, amparados en las necesidades de los pequeños.

Para fortuna de todos, los designados ministros son profundos conocedores de los asuntos cafeteros. Cecilia López como ministra de agricultura y directora de Planeación Nacional del gobierno de Ernesto Samper y, José Antonio Ocampo, quien, fue el primer asesor en asuntos cafeteros del gobierno nacional, en el gobierno de Virgilio Barco, en compañía de Armando Montenegro; además de ministro de agricultura de César Gaviria y, director de Planeación Nacional y ministro de Hacienda del gobierno de Ernesto Samper. Por lo tanto, han pertenecido al Comité Nacional de Cafeteros por varios años.

Seguramente puede haber cambios en las directivas, -tema sobre el que se habló mucho al inicio del actual gobierno- pero la administración se atrincheró en el poder del congreso, principalmente con parlamentarios del Centro Democrático, y se volvió intocable para el ejecutivo. Al haber cumplido los requisitos para la jubilación de una buena parte del cuerpo directivo, se facilitarán los ajustes necesarios que se propone el nuevo gobierno.