10 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gazapito pronominal

4 de julio de 2022
4 de julio de 2022

Por Cazador

 Parece un simple detalle. Es solo una tilde que sobra. Pero lo que podría ser un simple descuido, podría ser también un desconocimiento de la diferencia entre el pronombre demostrativo quien, y el pronombre interrogativo quién. Tratándose del columnista Alberto Zuluaga Trujillo, experto en estas lides del manejo del idioma, estoy seguro de que debe ser lo primero: puro descuido. Seguramente se confió en el corrector de su procesador de texto que, al no tener inteligencia artificial, es incapaz de distinguir entre ambos tipos de pronombre.

En todo caso, en su columna Qué traidores tan leales, publicada en este diario el 4 de julio, Zuluaga Trujillo escribió: Pero más que sembrar esa tranquilidad el milagro prodigioso obrado por la elección de Petro, a quién la inmensa mayoría de partidos le temían, ha sido la desaparición de la oposición. Ese vocablo quien no debería tener tilde. Es un pronombre relativo, que podría reemplazarse por al que: (…) obrando por la elección de Petro, al que la inmensa mayoría de partidos le temían.

 Sería correcto usar esa tilde, en cambio, si se tratara de un interrogativo, tuviese o no signo de interrogación. Por ejemplo, en Quisiera saber quién era el que le temía.

 Escrito lo anterior, me di cuenta de que en el titular de la columna ocurrió exactamente lo contrario. Faltó la tilde en Qué, que la lleva porque la frase Qué traidores tan leales es una exclamación que bien pudiera haber sido escrita con los signos correspondientes: ¡Qué traidores tan leales! Igual que en el caso anterior, el error tampoco puede ser detectado por el corrector.

 

[email protected]