10 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En la agonía de su Parque y de su Historia, un pueblo celebra Encuentro de Escritores y Poetas.

5 de julio de 2022
Por Celmira Toro Martínez
Por Celmira Toro Martínez
5 de julio de 2022

El alma de los pueblos se nutre de recuerdos, de historias y de anhelos; de momentos vividos y de hazañas logradas, de luchas y de esfuerzos. De gentes nobles, guardianes incansables de la tierra sagrada donde reposa el tesoro inmortal de su existencia.

Son pueblos que defienden y protegen, sin tregua y sin descanso, el patrimonio ancestral que los distingue porque saben que allí se guarda la herencia más valiosa y la ruta trazada por sus viejos, ruta imperdible que los hace ejemplo de honor y de respeto.

Así era el alma del pueblo que hoy evoco como ese paraíso que un día, Dios nos regalara como un tesoro inmenso que abrigó bajo su cielo al Parque más hermoso, que hoy agoniza ante el paso indolente de su gobierno, de sus habitantes, los mismos que un día se dieron a la misión sublime de rescatarlo del abandono y del olvido y entre todos darle vida y belleza hasta hacerlo un monumento digno de mostrar, de visitar, de imitar.

No entiendo como este pueblo dejó morir el Parque de sus sueños, lugar de descanso, de tertulias, de historias y de encuentros.

No se como pudieron recorrerlo sin ver que se moría en cada amanecer, en cada luna llena, en el silencio de la música que acalló sus bambucos, sus boleros; en la fuente que dejó de iluminar, en el agua que dejó de caer, en sus árboles envejecidos y solos, en sus macetas marchitadas y secas que dejaron de florecer y se murieron; en los senderos rotos por donde las raíces de sus árboles gritaron su dolor y su protesta al abandono que el pueblo de su amor les dio por recompensa.

hoy solo quedan imponentes imágenes que han dado la vuelta al mundo a través de los recuerdos de quienes quisieron inmortalizar los momentos valiosos de su vida en el Parque más hermoso, el Parque de la tierra que hoy con gratitud añoro, la misma que en la agonía del Parque de honor que hoy es historia de no recordar, se dispone al Encuentro de Escritores y Poetas.

¡Honor al Encuentro, dolor del Parque olvidado y mustio en medio de poemas y de cuentos!