18 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dejar hacer, dejar pasar.

31 de julio de 2022
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
31 de julio de 2022

Las escuelas económicas, nacen de acuerdo a las ideologías económicas. Las escuelas indican la forma economía como deben funcionar.

En este sentido se habla de un aspecto de economía normativa y relata lo que debería ser la respectiva escuela económica.

Las escuelas de pensamiento económico son muchas. Mercantilistafisiócrataclásica, marxista, keynesiana, institucional, neoliberal, entro otras.

En los últimos años se ha venido percibiendo una de las grandes falencias del neoliberalismo, que ya se había detectado. En efecto, este sistema económico que como su nombre lo indica, nuevo

liberalismo, es un claro regreso a un sistema en el que toda la economía, tanto su producción, como la distribución se deja en manos de particulares.

Desde 1992, aproximadamente, el Estado colombiano fue dejando sus empresas y demás activos en manos de personas privadas y de esta forma quedó sometido a no poder competir en la economía.

El dejar hacer y el dejar pasar se apodera de las economías mundiales y pone al Estado como un

simple policía o gendarme, vigilando solo la seguridad externa e interna y aportando su poder en la solución de los conflictos con la paquidérmica justicia.

Se demostró, que por mucho que se quiera decir lo contrario, el verdadero concepto de Estado Social de Derecho es un mero sofista eclipsado en su práctica por la economía, en manos de particulares.

La poca capacidad del Estado colombiano para intervenir en las necesidades básicas para la

subsistencia del ser humano, queda demostrada con esta agobiante y exclusiva crisis.

La flagrante decidía de los banqueros para tomar alivios que ayude a combatir la falta de recursos; la poca colaboración de las empresas prestadoras de salud, que se encuentran en su mayoría en manos de capitales extranjeros, para proveer los medicamentos

necesarios a tiempo de las personas mayores; la escasa y nula acción del Estado para controlar los

precios y el abastecimiento frente a toda la población en general, con recursos o vulnerables, hacen que las tibias medidas que ha tomado el Estado se conviertan en meros propósitos, pues carece de herramientas constitucionales y legales para Intervenir en una economía y un manejo privado de toda la acción estatal.

 

No puede haber Estado Social de Derecho, si no existe un Estado intervencionista fuerte sobre las

necesidades básicas de la población y así ha quedado demostrado hasta la saciedad en esta crisis única, en más de cien años en lo que respecta a nuestro país.