22 de febrero de 2024

Suerte y verdad

Comunicador Social-Periodista. Especialista en Producción Audiovisual. Profesor universitario, investigador social y columnista de opinión en diferentes medios de comunicación.
18 de junio de 2022
Por Carlos Alberto Ospina M.
Por Carlos Alberto Ospina M.
Comunicador Social-Periodista. Especialista en Producción Audiovisual. Profesor universitario, investigador social y columnista de opinión en diferentes medios de comunicación.
18 de junio de 2022

La suerte está echada, salvo la puesta en marcha de medios ilícitos que manipulen los resultados de la elección. Los dos candidatos a la presidencia han cometido notables desaciertos e infracciones con tal de ganar el favor popular. Sin duda, Petro, supera con creces a Rodolfo Hernández en cuanto a llevarse por delante a cualquiera que se cruce en el camino del exguerrillero.

El alto grado de exaltación y de parcialidad; la astucia para eludir  responsabilidades y la cascada de mentiras; las deliberadas contradicciones y las cortinas de humo para tapar las inmundicias de un pasado tenebroso; los conspiradores Petrovideos y los adjetivos calificativos de Alcocer que ponen en duda la reputación de las periodistas que trabajan en los medios de comunicación; las amenazas de Sofia relacionadas con un estallido social y los planes terroristas de la denominada Primera Línea o milicia urbana; el silencio cínico de la Colombia Humana en presencia del asesinato del líder indígena Misak que denunció las presiones de los grupos armados para votar por Gustavo Petro  y el jurar en falso de este último a pesar de las múltiples pruebas acerca de su errático proceder; entre otras degradaciones morales, a duras penas se pueden interpretar a manera de estrategia política en virtud del grado de bajeza. ¡Ya verán quién es el traidor y el pícaro de siete suelas!

En el Pacto o la asociación para delinquir, uno con otro no suma una conducta ejemplar, teniendo en cuenta la utilización simbólica de artillería pesada y la horda de corruptos que buscan ‘vivir sabroso’ a cargo de los pobres.  A nadie coge por sorpresa esa narrativa del engaño.

El conjunto de sermones fervientes o adoctrinamiento no permite aceptar la evidencia ni mirar a las manos al sujeto sombrío que, a unos, les motiva desbordada pasión; no obstante, cada interrogante formulado a continuación tiene una respuesta irrefutable y argumentada.

¿Indultaría a los integrantes de la Primera Línea condenados por los delitos de secuestro y terrorismo?

¿En la alcaldía de Bogotá firmó ciertos contratos con miras a beneficiar a sus familiares y amigos?

¿El cartel de Los Nule le dio dinero?

¿Qué pasó con los mil jardines infantiles y 100 colegios que prometió construir en el distrito capital y no edificó siquiera el 1%?

¿Por debajo consumó acuerdos con corruptos y malhechores?

¿Prometió a diferentes condenados la No extradición a los Estados Unidos?

¿Ha recibido coimas o sobornos?

Usted visitó al Papa Francisco, entonces, ¿cree en Dios?

¿Considera que Piedad Córdoba, Armando Benedetti, Roy Barreras, Timochenko y los paramilitares que lo apoyan, representan el cambio?

¿En algún momento de su vida ha producido riqueza, ha hecho empresa y ha pagado impuestos por el incremento de su patrimonio?

Usted se ufana de luchar por los necesitados, ¿vendería sus lujosas propiedades y viviría en estrato 1?; es decir, ¿se auto expropiaría?

¿Mandaría a imprimir billetes?

¿Le daría curules en el Congreso al ELN?

¿Ha utilizado o utiliza bodegas para volverse tendencia en las redes sociales?

¿Ha redactado o autorizado la publicación de falsas noticias para dañar la reputación de los contrincantes?

¿Donaría la totalidad su salario?

¿Hizo o haría trampa para alcanzar un cargo público?

¿Abrazaría a un habitante de la calle?

¿Usted mandaría a los llamados colectivos armados a reprimir eventuales protestas de la oposición? Por lo tanto, ¿aceptaría la presencia en el territorio colombiano de agentes rusos, chinos, iraníes, cubanos, venezolanos, nicaragüenses, etc.?

¿Participó activamente en el homicidio del líder sindical de la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC, José Raquel Mercado?, ¿Lanzó su cadáver a la vía pública?

¿En el caso de perder las elecciones se volvería a postular?

¿Ha recibido o recibe ayudas de las organizaciones al margen de la ley?

¿Acepta el constreñimiento y la presión armada de los anteriores grupos delincuenciales y de la guerrillera con el objetivo de que voten por usted?

¿Asesinó, desplazó, extorsionó, secuestró y torturó a alguien?

¿Durante el tiempo de militancia armada violó y desapareció varios niños, jóvenes adolescentes y mujeres?

¿Defecaba encima de las personas retenidas por el M-19, las cuales estaban encerradas en socavones, nombrados ‘cárceles del pueblo’?

¿Fue autor material e intelectual de crímenes de lesa humanidad?

¿Es un hombre que honra la palabra?

 

En el acto y con el voto en la mano recuerde el precio de la verdad. Democracia o tiranía comunista. ¡Ahí duele Colombia!

 

Enfoque crítico – Pie de página. No se coma el cuento del ‘perdón social’ que solo es impunidad para los bandidos.