6 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La química detrás de los alimentos ultraprocesados

16 de junio de 2022
16 de junio de 2022
La “ley de comida chatarra” busca alertar a los consumidores sobre el alto contenido en sodio, azúcar, grasas trans y saturadas en los productos. Fotos: Unimedios

Con la “Ley de comida chatarra” se busca alertar al consumidor sobre los alimentos con alto contenido calórico y quizá no tantos nutrientes, para que este sepa qué es lo que está comprando. Aunque fue sancionada en julio de 2021 y dio plazo de 12 meses al Ministerio de Salud y Protección Social para su reglamentación, la entidad anunció que esta no va a entrar en vigencia en agosto, como indicaba la ley.

Para entender lo que significa el consumo de alimentos ultraprocesados y su relación con la química, debemos pensar en la importancia de conocer lo que comemos y de cómo afecta o beneficia nuestro organismo.

La profesora Coralia Osorio, directora del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), señala que “la principal función de los alimentos es nutrir, porque para vivir bien necesitamos carbohidratos, lípidos, proteínas y minerales… todos ellos sustancias químicas; la segunda porque producen placer por su color, aroma y sabor, y la tercera por la prevención de enfermedades”.

Tales características evidencian la importante relación entre la química y los alimentos, vínculo que permite hablar de los excesos en cuanto a aditivos (sustancias químicas) que se añaden a la comida procesada.

“Cuando se procesan los alimentos es necesario añadir sustancias químicas que se llaman aditivos, cuya función es preservar las características sensoriales que se pueden perder; también evitar que se deterioren rápido por efecto de microorganismos, por lo que, por ejemplo, se utilizan antioxidantes, sustancias que ayudan a preservar la textura durante el tiempo de almacenamiento”, explica la experta.

Agrega que “existen cantidades mínimas que se pueden usar según la legislación, pues aunque algunos de ellos pueden ser cancerígenos, son necesarios en los alimentos procesados. El riesgo es comerlos en exceso, pues el cuerpo los acumula y a largo plazo esto puede generar enfermedades”.

¿Por qué es necesario etiquetar los alimentos ultraprocesados?

La directora del ICTA asegura que “tiene que ver con la influencia que tenemos de una dieta enriquecida en constituyentes con alto contenido calórico y baja cantidad de nutrientes, comúnmente conocida como comida chatarra, aunque a mí no me gusta el término, porque igual los alimentos se necesitan para subsistir”.

Esta idea se fundamenta en la influencia de la cultura alimenticia estadounidense en la forma en cómo se alimentas las personas, y en la importancia que se da a los ingredientes que vienen indicados en las etiquetas.

“Si bien la reglamentación exige que los ingredientes se deben indicar en la etiqueta del producto, quizá lo que falta es conocimiento del consumidor, pues las empresas resaltan algunos de ellos, pero lo importante es leer la información, en la cual aparecen los ingredientes en orden de mayor a menor cantidad”, destaca la profesora Osorio.

Este es un aspecto clave que señala la ley de comida chatarra. En esta se indica que el etiquetado se debe hacer con sellos octogonales, que visualmente llaman más la atención que los circulares –como se hace hoy– que según estudios científicos no generan tanto impacto.

Recomendaciones

La académica considera que como la salud se ve directamente afectada por lo que se come, entender los procesos de producción y fabricación de los alimentos no pueden ser algo a lo que restarle importancia.

En ese sentido, recomienda “consumir todo tipo de nutrientes, no podemos suprimir las grasas ni los carbohidratos, y tampoco podemos excedernos en la proteína, que puede generar problemas en el riñón, por ejemplo”.

El problema de la mala alimentación radica en el exceso de nutrientes como azúcares, que específicamente pueden generar adicción y enfermedades difíciles de prevenir y que pueden traer consecuencias letales, como sufrir un accidente cerebrovascular.

“En todos los países es importante generar herramientas para informar a los consumidores sobre los alimentos que tienen alto contenido de estas sustancias, que a largo plazo pueden generar enfermedades”.

Llevar una buena alimentación es la base para tener una buena salud, por lo que es vital mejorar los procesos de información y etiquetado en los alimentos, para que en la sociedad las personas tengan la posibilidad de llevar una vida más saludable.

Agencia de Noticias UNAL – Unimedios