4 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Infocracia

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
8 de junio de 2022
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
8 de junio de 2022

La democracia está en crisis.

Esta afirmación no es novedosa ni exclusivsa de un solo autor, ya varios, desde los años 70 y 80 lo habían destacado. Hoy en la segunda década del siglo XX a esa crisis se le suman más voces e información nueva. Y está en crisis porque cada vez hay menos discusión sobre propuestas y más sobre banalidades, porque los candidatos sacan cualquier cantidad de excusas para no asistir a debates, porque las alianzas no son en torno a un programa de gobierno que identifique a una cantidad de grupos políticos, sino que se convirtió en una transacción donde se cambian votos por puestos, pero sobre todo, porque en todas la elecciones no es la mayoría la que elige, sino una minoría por falta de participación.

Para esta columna me voy a basar en un libro que salió en abril de este año, del autor surcoreano Chul Han, que tiene el mismo nombre que esta columna y donde explica claramente el poder de las redes sociales, del internet y del mundo digital para intervenir en las elecciones y en la democracia directamente. El sufijo cracia significa poder, gobierno, autoridad, por ende, infocracia hace referencia al poder de la información, muy diferente a democracia que es el poder del pueblo.

En ese sentido ese pueblo que era el que tenía el poder de elegir, hoy se está viendo transformado por la información, y es esa información la que influye para la toma de decisiones. Se podría decir que no está mal que las decisiones y que el poder esté intervenido por la información, pero las preguntas que salen son ¿De dónde sale dicha información? ¿Qué tan verídica es? ¿Cuáles son los canales de difusión de esta información?

En plena era de las noticias falsas, de las cadenas de redes sociales, de la era digital donde todas las personas tienen un dispositivo electrónico para hacer su propia información, y de la poca o nula verificación de las noticias, es muy difícil poder confiar en esa información y permitir que sea la forma de tomar decisiones de poder.

Todo lo anterior se puede evidenciar de forma clara en las elecciones presidenciales que estamos viviendo en este momento, donde las redes sociales son un polvorín, una guerra de ataques de los diferentes bandos, donde la calumnia, la injuria, la mentira son armas para ganar adeptos y votos, pero donde los bots o los perfiles falsos hacen su trabajo masificando esas mentiras y llegando a cantidades de personas que le creen a esa información.

Para ponerlo en evidencia y en la coyuntura que estamos viviendo, algunas de las razones por la que nuestra democracia está en crisis, según este libro, es porque en “los debates televisivos lo que cuenta no son los argumentos sino el perfomance. El tiempo de intervención de los candidatos presidenciales también se acorta de forma radical (…).Quien ofrezca un mejor espectáculo ganará las elecciones. (…) Los contenidos políticos tienen cada vez menos importancia. La política pierde así toda su sustancia y se ahueca en una política telecráctica de imágenes”.

Lo anterior nos cae como anillo al dedo y no solo por los debates, sino también porque la forma más eficaz de llegar al electorado es a través de vídeos en tiktok o de hordas de influenciadores que usan su gran capacidad de audiencia para enviar mensajes de odio que la mayoría de veces distorsionan la realidad.

La infocracia hace que se genere un declive en la esfera pública democrática. Esto a partir de que la política está sometida a la lógica de los medios de masas. Es más, la democracia se convierte en telecracia donde el entretenimiento es el que manda incluso en la política. Para profundizar en este tema, además de este libro y de otros dos que recomiendo en este vídeo (https://www.instagram.com/reel/CeYsg4zlCGx/?utm_source=ig_web_copy_link), sugiero ver dos documentales que están en Neflix, “El dilema de las redes sociales” y “Nada es privado”.

 

 

[email protected]

@julianelpolit