1 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Esclavos de un señor mendaz

Comunicador Social-Periodista. Especialista en Producción Audiovisual. Profesor universitario, investigador social y columnista de opinión en diferentes medios de comunicación.
11 de junio de 2022
Por Carlos Alberto Ospina M.
Por Carlos Alberto Ospina M.
Comunicador Social-Periodista. Especialista en Producción Audiovisual. Profesor universitario, investigador social y columnista de opinión en diferentes medios de comunicación.
11 de junio de 2022

Ni el fuego ni el azufre lanzados por el Ser Supremo destruyen la inquina de Petro y sus secuaces con el objetivo de tomarse el poder por medio de todas las formas de lucha sin dejar títere con cabeza; así al interior del malintencionado Pacto haya tanto payaso destemplado y grotesco como Roy Leonardo Barreras Montealegre que, voltea por el aire, los más despreciables antivalores.

De sí, este congresista es ordinario en razón a que no conoce límites en su configuración mental del mal. Para eso bien se puede indicar que cada uno habla como quien es. A fin de cuentas, al petardista no le da para más. Lambón de siete suelas untadas con el estiércol de la corrupción, vendedor de la peor bazofia política, farolero con el único mérito de entregarse al mejor postor, decidido conspirador de bajezas y solapado peletero de costumbres taimadas.

La cara de pocos amigos que pone representa algo, menos el cambio; teniendo en cuenta que, Barreras, pasa de un extremo a otro de posición ideológica de la misma manera que el huevo de colón y el síndrome de intestino irritable.

Las grabaciones divulgadas por diferentes medios de comunicación muestran sin temor a equívocos la complicidad y la complacencia manifiesta de Gustavo Petro con las “tácticas de detonación controlada” (SIC) y de desprestigio que ejecuta el reelecto senador por el Pacto Histórico, Roy Barreras, en compañía de unos cuantos asociados en la ejecución de múltiples agresiones. Que no se vengan ahora con su comedia insípida e impúdicas y desvergonzadas justificaciones sobre los montajes en contra de los antagonistas, las triquiñuelas, las injurias, la destrucción moral de los opositores y las ‘razones del todo vale’ con el propósito de alcanzar la presidencia.

No merecen indulgencia individuos acostumbrados a maquinar trampas, a deformar en demasía e imputar la culpa a otros por sus constantes ignominias. A pesar de las evidencias y las pruebas fundamentadas en hechos irrefutables llegan a colmo de hablar de infiltraciones, de que los fajos de billetes guardados en una bolsa de basura eran el préstamo de un famoso arquitecto o para la compra en efectivo de un apartamento; y los 68.000 dólares confiscados a Piedad Córdoba correspondían a la compensación económica por servicios profesionales en Honduras. Le meten el dedo a la boca a más de un fanático ingenuo sin capacidad de reflexión ni argumentación; no obstante, la andanada de disimulos. Tal como se atrevió a decir, Francia Márquez, que nos “falta humildad para vivir con pocas cosas y la sencillez de los hermanos venezolanos” (SIC). ¡Esa sí que es insolente! Recibiendo los beneficios del Sisben, los distintos títulos para la explotación minera en el departamento del Cauca y la victimización por el origen afro en comparación con sus reales aptitudes.

A causa de mentir con toda la boca, la financiación explícita de La Primera Línea, léase milicia urbana, por parte de Gustavo Bolívar que incita a través de las redes sociales a desconocer los eventuales resultados adversos del próximo 19 de junio, hacen parte de lo que este anodino libretista de televisión, llama “campaña limpia” (SIC). Pelilargo, boquiconejuno, lacayo engañador e impostor lleva varios lustros promoviendo la sedición y el desmedido odio de clases. Siervo de los siervos de Gustavo Petro, cínico rastrero y supuesto culpable del suicidio del hijo de un actor.

Más de uno ha caído en la enredadera de las coartadas de Iván Cepeda, en la exposición de seudomotivos para ‘defender la democracia’, en la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos debido a la circulación de los Petrovideos y en la amenaza de este protagonista de renunciar a su candidatura si comprueban una infracción. Se le olvidó a sus áulicos e incondicionales los delitos de lesa humanidad, los secuestros, los desplazamientos, las torturas, las desapariciones, las violaciones de niños y el porte ilegal de armas; entre otros quebrantamientos de la ley que convenientemente están bajo tierra sin justicia en el mundo solo por ser exguerrillero favorecido en calidad de un acuerdo de paz.

Algunas personas no abren ni quieren abrir los ojos en presencia de lo opuesto a la razón. ¡Les importa madre el Estado social de derecho! No se requiere operar a modo de contradictor del candidato presidencial, Petro, para inferir la conspiración política que atenta contra las libertades y la estabilidad democrática. De suyo, ganaría el Guinness World Records gracias a su incomparable forma de intrigar y sinfín de desvergonzadas comedias que, son replicadas, por ciertas bodegas de falsarios.