9 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«El trabajo en casa y el fin de la emergencia sanitaria».

30 de junio de 2022

Por Crístina Londoño R.

Termina la emergencia sanitaria que se había venido prolongando desde hace más de dos años en Colombia y con ella vienen las preguntas de los empleadores y trabajadores sobre el trabajo en casa.

La declaratoria de emergencia sanitaria ha servido de justificación suficiente para mantener el trabajo en casa, pues al ser una situación temporal y excepcional bastaba para acreditarla como forma de prestar los servicios a los empleadores o empresas.

La modalidad del trabajo en casa exige que el empleador sea quién autorice transitoriamente para que el trabajador adelante sus funciones laborales por fuera de la sede de la empresa. Puede utilizarse en cualquier tipo de actividad, incluso si no se realiza el servicio con tecnologías de la información, siempre que se cuente con una circunstancia excepcional, ocasional o especial, que respalde la justificación.

Lo importante es que dicha circunstancia, además de ser excepcional, ocasional o especial, tenga relación con el sitio de la labor, con el entorno social o con circunstancias propias de la empresa o del trabajador, para encontrar causas, que así como la emergencia sanitaria, habiliten el trabajo en casa.

Recordemos, el trabajo en casa solo es transitorio. Si lo que se desea es encontrar una forma de prestación del servicio a distancia, fuera del sitio de trabajo de la empresa, de manera permanente o alternativa, se deberá acudir a alguna modalidad distinta, como lo puede ser el trabajo remoto o el teletrabajo.

Por su naturaleza el trabajo en casa exige que se justifique en circunstancias ya sean ocasionales, excepcionales o especiales, por eso mismo la emergencia sanitaria que terminó el 30 de junio, lo venía habilitando.

Pero, ¿qué sucede ahora? Con la terminación de dicha emergencia, si se desea continuar con la habilitación del trabajo en casa es indispensable contar con otra causal que justifique dicha modalidad laboral, entendiendo que siempre deberá ser transitoria.

Recientemente se reguló un procedimiento que establece obligaciones a cargo del empleador para atender las solicitudes escritas que presenten los trabajadores, quienes aleguen contar con alguna causal que motive la habilitación del trabajo en casa. A destacar, que ninguna solicitud le otorga el derecho al trabajador de contar con tal habilitación, pues a pesar de estar obligado a resolver, es el empleador quién según su criterio y regulación interna dispone si concede o no el trabajo en casa.

Y se insiste; para resolver debe el empleador siempre valorar que se configure el requisito principal del trabajo en casa, que es contar con la justificación basada en circunstancias ocasionales, excepcionales o especiales.