23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Agro con potencial exportador!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
12 de mayo de 2022
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
12 de mayo de 2022

Comunidad y Desarrollo

No sé por qué en nuestro medio, al hablar de exportaciones, se siente el complejo de inferioridad; parecería, nos da miedo, que nuestros productos sean rechazados en los mercados internacionales.

Antes por el contrario, debemos sentirnos orgullosos de lo que producimos para exportar; por eso insisto, en producir con criterios de exportación; para lograr el anterior objetivo, se requiere diseñar la ficha técnica de los productos tipo exportación, directamente desde las fuentes de producción.

Para lograrlo, se requiere que dentro de los mecanismos de producción y en los diferentes cultivos, se señalen, las prioridades exportables de nuestros productos, para finalmente lograr la ficha técnica de los mismos.

Quienes escuchamos el debate del domingo pasado sobre el medio ambiente con tres candidatos presidenciales, observamos la vaguedad que existe en ellos, sobre los planes y programas de desarrollo en el campo colombiano.

Los tres candidatos que se presentaron al debate, se limitaron a la crítica, pero, no a aportar soluciones concretas, todos tres, se fueron por las ramas y dejaron colgados de la brocha a los millones de colombianos, que esperábamos, definiciones más concretas.

Colombia es un País privilegiado, con variedad de climas y grandes extensiones de terrenos baldíos, en manos de los narcotraficantes, que los utilizan para la siembra y cultivo de ilícitos.

Los expertos medioambientalistas, parece, no se han dado cuenta, que la mayor fortaleza de la deforestación, está en los terrenos baldíos, que además de ser utilizados para todo tipo de delincuencia, la criminalidad que se desarrolla, es infinitamente superior el provecho que se les saca.

Lo que impide a nuestros agricultores, generar proyectos productivos, con énfasis en los mercados internos y externos de la oferta y la demanda, para poder paliar un poco sus ingentes necesidades.

Por eso, el sector rural, requiere de una política más concreta y dinámica, posicionando al campesino como debe ser, y darle el estatus, que merece y que debe corresponder a una política, bien trazada y ordenada, donde se sienta verdaderamente, estimulado junto con sus familias y allegados.

Para lograr este objetivo, se hace indispensable, reordenar el sector rural, con el fin de definir muy claramente, quien es realmente campesino en Colombia;

Considero que hace falta que nuestros congresistas, a partir de las secciones del 20 de julio, mediante proyecto de Ley, definan con claridad y eficiencia, quienes son campesinos, puesto que como están, sin ninguna definición y base fundamentalista, cualquier desocupado de la ciudad, se da el título de campesino y empieza a disfrutar de todas las prebendas que les da el Estado.

Qué importante fuera, si los candidatos presidenciales, mirarán el sector rural de nuestro País, cómo un potencial exportador, con productos diferentes a los ya tradicionales como el café y las flores.

El agro de nuestro País, no puede seguir rezagado, muchas veces, dando tropiezos para poder cumplir con las exigencias del mercado interno, por culpa de que no existen unas políticas claras para la producción y el desarrollo agroindustrial.

Son varias las empresas extranjeras, que buscan productos colombianos, especialmente en el campo de la fruticultura, donde podría promoverse las exportaciones por contrato, para esto debe hacerse una convocatoria internacional, con unos parámetros claros y concretos de los  productos a exportar, con definición de sus respectivas fichas técnicas.

[email protected]