27 de junio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una pila sin tocayos

Autodidacta. Periodista de largo aliento formado en la universidad de la vida. Destacado en cadenas radiales, diarios nacionales y co-fundador de medios como Colprensa y el diario digital Eje 21. Formador de buenos reporteros en Manizales, Bogotá y Medellín.
30 de abril de 2022
Por Orlando Cadavid Correa
Por Orlando Cadavid Correa
Autodidacta. Periodista de largo aliento formado en la universidad de la vida. Destacado en cadenas radiales, diarios nacionales y co-fundador de medios como Colprensa y el diario digital Eje 21. Formador de buenos reporteros en Manizales, Bogotá y Medellín.
30 de abril de 2022

A algunos coleccionistas de nombres raros les da por buscar, en algunos casos, seudónimos o apodos para entretener a sus lectores.

Comencemos   con este pequeño manojo de disparates bautismales: Ulilo Acevedo Silva, Epaminondas Gordillo, Aquiles Nazoa, Retemberto Correa, Doroteo Rentería.

Hace unos meses, el diario El Tiempo publicó la historia de un joven que se llamaba ‘6’. De él se dio a conocer que su nombre completo es 6 Martínez Medina, que tiene 19 años y que nació en Santa Ana, Magdalena. 6 Martínez Medina no sólo se convirtió en uno de los primeros del país en llevar el apellido materno de primero desde hace 20 años, sino que cuando nació fue registrado con el nombre más corto y único en el mundo, que no lleva ni una sola letra.

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en el 2020 nacieron en Colombia 620.346 niños, y 12 de ellos fueron registrados en la Registraduría Nacional con nombres bien llamativos: Eudy, Liyi, Daela, Eliz Yael, Gia Tanit, Laia Milu, Alcairo, Braider, Eferson, Kael Asaf, Leam Emir, Max Müller (probablemente sus padres quisieron hacerle un homenaje al filósofo y lingüista alemán del siglo XIX, que se llamaba Friedrich Max Müller).

Otros nombres que tiene la Registraduría en los últimos años son Eglimar, Riuna, Eymi Lee, Valloleidys, Annastacia Ammilee Lisa Kay, Rhiannis, Abraham Giussepe de Jesús, Segundo Gaspar Patrocinio, Williams Sekdxij Braidson, Fais, Egly, Alfer Wali.

Más denominaciones curiosas surgieron en 2019.
La Registraduría agrupó los siguientes registros en mujeres: Eglimar, Riuna, Noema –nombre que el diccionario de la Real Academia Española define así: “Pensamiento como contenido objetivo del pensar”, un término filosófico que, al parecer, inspiró a los padres de la pequeña–; Oilda, Okari, Onely,  Darlisa.

De otro lado, en hombres se destacaron Eliú, Juny,  Ryan, Yaro, Iam Davi (¿sería que sus padres quisieron otorgarle un ‘toque americano’? Podría ser I am David);  Ian Jair, Nau Luis.

De nuevo, algunos de ellos tienen en su registro de nacimiento la casilla de nombres con palabras extrañas: Yariangelis, Betsililiana, Bunkwaneywin, Johendriliannis Reinnibeth, Circuncisión (a esta pequeña la nombraron como el procedimiento que extirpa la piel que cubre la punta del miembro sexual de los hombres, como señala el portal de ‘Mayo Clinic’. ¿Por qué la llamaron así? Difícil saberlo. El mismo interrogante cabe  para un barbero paisa bautizado Circunciso); Jairliainnys,  Javircklelly, y, por último, Rhiannis Yeilimar Dislexis (las probabilidades de tocayo son mínimas).

En el país suele existir una más que curiosa ‘tradición’ de nombres únicos difíciles de leer y comprender. Para finalizar: en Colombia, no sobra recordar algunos que la Registraduría ha agrupado como ‘extraños’ entre 2000 y 2022: Fais, Egly, Hohn, Abisted, Abeneiber, Alfer Wali, Ali Duvaam, Ali Yunior.

La apostilla: Nuestro hermano mayor, Jorge Cadavid Correa, Q.E.P.D., solía hacerle esta composición de apellidos al cantante de la “Gota Fría”: Carlos Vives JODIENDO. Y en Manizales, la inolvidable Belén Cataño, funcionaria de la gobernación de Caldas, hacía esta carambola con el apellido de un cantante vallenato: A Jorge Oñate no lo COÑOZCO.