16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los problemas, por falta de autoridad, civismo y educación

22 de abril de 2022
Por Jorge Enrique Giraldo Acevedo
Por Jorge Enrique Giraldo Acevedo
22 de abril de 2022
En el diario transcurrir de nuestra vida continuamente somos testigos de innumerables hechos que nos dan las bases para asegurar que en Colombia, ante la carencia  de autoridad y civismo, también  hace falta educación en materia del cumplimiento de normas elementales de convivencia y hasta prevención para evitar las innumerables situaciones de problemas  que nos afectan a todos.

No existe ninguna duda que a  la carencia de un buen servicio de salud, la inseguridad en las ciudades y el desempleo debemos agregar otros graves problemas colombianos. Aún vemos en las vías de las ciudades y en las carreteras de todo el país propaganda de algunos políticos que se postularon para el Congreso;  los alcaldes y las autoridades no proceden como debe ser y, en consecuencia, se abstienen en cumplir la ley. 
 
No vemos por ninguna parte las gestiones de los organismos de control y las autoridades en general para evitar la escalada alcista en  los alimentos y los servicios públicos.
En lugares públicos,  donde concurren numerosas  personas, hemos visto individuos consumiendo drogas alucinógenas;  así aconteció recientemente en el servicio público del transporte público de Transmilenio, en Bogotá.
Constantemente vemos que la  justicia se imparte con base en estratos; para los delincuentes de estratos altos casa por cárcel y para los de  estratos bajos las cárceles que en todo el país presentan grave hacinamiento.
Resulta increíble que muchas personas conduzcan embriagadas  y es mucho peor que no respeten en forma cabal las disposiciones generales sobre tránsito y transportes; el  ejemplo sobre este particular es  no atender las señales de los semáforos. 
 
Sabemos que por las vías de las ciudades y carreteras colombianas circulan muchos vehículos automotores sin el seguro obligatorio de accidentes de tránsito, más conocido como el SOAT y  el certificado de revisión técnico-mecánica y de gases.
 
Cómo es posible que a pesar de los peligros y las muertes causadas por el virus chino muchas personas no utilicen en recintos cerrados  los tapabocas.
 
También vemos en forma constante individuos que arrojan a las vías públicas basuras y algunas personas construyan viviendas en las orillas de ríos o en lugares de alto riesgo; con estos dos  procedimientos se contribuye a las inundaciones y sus graves consecuencias. 
 
Resulta increíble que muchas personas no recojan los excrementos de sus mascotas; esto ocurre especialmente con los perros cuyos amos los sacan a defecar en los parques,  zonas verdes y otros lugares. 
 
Hemos  visto que se presentan enfrentamientos, riñas y ha habido hasta muertes por reclamar a un vecino que disminuya el volúmen del equipo de sonido o el ruido por la rumba.
 
También son muchos los taxistas que carecen de dinero sencillo o plata  menuda  para las vueltas y cobran más de lo que estipula el taximetro.
 
Ahora bien deseamos sostener que  hacemos  este comentario con  fundamento en  lo que vemos  en el diario transcurrir de la vida y con base en la palabra civismo que en forma concreta nos postula sobre  el comportamiento de la persona que cumple con sus deberes de ciudadano, respeta las leyes y contribuye así al funcionamiento correcto de la sociedad y al bienestar de los demás miembros de la comunidad.
 

Jorge Giraldo Acevedo
Fusagasugá, Cundinamarca