27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ilegal el nombramiento del Mindefensa por incumplir Ley de cuotas

26 de abril de 2022

M. Cristina Londoño R.

La semana pasada una sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró la nulidad del decreto que nombró al actual ministro de Defensa, por considerar que incumplía directamente la norma que contiene medidas en favor de las mujeres que históricamente han sido excluidas de la participación en los niveles más altos de decisión del poder político.

Desde hace más de 20 años en Colombia contamos con la llamada ley de cuotas que procura “garantizar una adecuada y efectiva participación de la mujer en todas las ramas y órganos del poder público”. Y es que no es una novedad contar con medidas afirmativas que tienen como propósito promover una real participación de la mujer en “diferentes instancias de decisión de la sociedad civil”.

Ha sido comprendido por los jueces que en nuestra sociedad se perpetúan prácticas seculares que conducen a que la mujer cuente con una baja participación en los cargos directivos y de decisión del Estado. La ley de cuotas llegó hace años como una acción afirmativa que, usando la discriminación inversa, busca asegurar un porcentaje de participación del 30% de mujeres en los cargos de “máximo nivel decisorio” y otros niveles.

Las acciones afirmativas están para favorecer a determinadas personas que formalmente no alcanzan la igualdad y para buscar, en favor de los grupos que usualmente están discriminados, medidas positivas y de acción que eliminen o reduzcan tales “desigualdades de tipo social, cultural o económico”.

De ahí la máxima que refiere tratar igual al igual y desigual al desigual. Atender distinto y con discriminación inversa se justifica con argumentos de razonabilidad y proporcionalidad.

En esta ocasión y con el fin de evitar que se “perpetúen estereotipos culturales y, en general, una idea vitanda, y contraria a la Constitución, de que la mujer es inferior al hombre” se admiten medidas que buscan remediar, corregir, defender y compensar a las mujeres ubicadas en condiciones de inferioridad en los espacios de participación dentro de los máximos niveles de decisión de los poderes públicos.

Está permitido apelar al sexo, la raza o cualquier categoría que margina a los colectivos de personas, no para perpetuar la desigualdad, “sino para aminorar el efecto nocivo de las practicas sociales que han ubicado a esas mismas personas o grupos en posiciones desfavorables.”

Es entonces que el juez administrativo decidió que dicho nombramiento ministerial se realizó incumpliendo las normas de consecución de la igualdad sustancial de las mujeres, quienes son un grupo poblacional discriminado en el acceso al poder y que cuentan con un tratamiento preferencial que se incumplió, haciendo realidad la vocación transformadora de la sociedad que se logra con garantizar el principio de igualdad.

Luego de analizar los valores matemáticos que por decimales se podría concluir el cumplimiento o incumplimiento de la ley de cuotas, el juez administrativo consideró que debía realizar una interpretación a favor de las mujeres, como grupo objeto de protección, exigiendo que el porcentaje del 30% se alcance sin aproximaciones decimales al número inferior, garantizando lo dispuesto por la Corte Constitucional, en el sentido de que la cuota de mujeres en el poder debe apuntarle al máximo y no al mínimo de participación.

Sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección primera, subsección A, del 07 de abril de 2022, M.P. Felipe Alirio Solarte Maya, declara la nulidad del Decreto 134 de 2021.

Ley 581 de 2000 y Sentencia C-371 de 2000