23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A Dios lo que es de Dios y a Cabal lo que es de Uribe

23 de abril de 2022
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
23 de abril de 2022

Ojalá que algunos lectores no vayan a leer “acabar lo que es de Uribe”. Porque se trata de todo lo contrario.

En efecto, podemos observar que la imagen del doctor Uribe, que creció al máximo cuando arremetió de una manera contundente contra la guerrilla que había convertido las carreteras colombianas en el sitio ideal para realizar sus pescas milagrosas, poco a poco, a raíz de su reelección y luego de los famosos falsos positivos y finalmente, con la llegada de su candidato Duque, fue declinando hasta llegar a tener una reducción importante de sus representantes en el Congreso.

Pero cuando se presenta la oportunidad de elegir el sucesor de Duque, el doctor Uribe no lo piensa dos veces y mira hacia Oscar Iván Zuluaga, un hombre que desempeñó con lujo de detalles el ministerio de hacienda durante su administración. Pero allí se puso a prueba el olfato de la doctora Cabal, porque presintió que seguramente Oscar Iván era señalado como un candidato cercano al doctor Uribe, y ello no garantizaba un triunfo en las elecciones presidenciales. Seguramente por ello, la doctora Cabal se lanzó al ruedo de la contienda como candidata, asumiendo que siendo sus posiciones más contundentes y arrolladoras que las de Oscar Iván Zuluaga, podría reforzar la decadente figura del doctor Uribe, en la medida que una de las características de las campañas políticas se basa en mostrar posiciones firmes y agresivas, como de manera permanente lo demuestra la doctora Cabal.

Sin embargo, las mayorías uribistas dieron el respaldo a Oscar Iván y entonces la doctora Cabal comienza a realizar su trabajo soterrado, de apoyar al doctor Federico Gutiérrez, asumiendo que éste encarnaba los ideales del Centro Democrático, pero al mismo tiempo era necesario conservar cierta distancia con el doctor Uribe, para hacer creer que Fico no tenía ninguna cercanía con el partido del doctor Uribe.

Las encuestas muestran, sin duda, que el doctor Federico ha logrado un fuerte respaldo, incluyendo desde luego a los uribistas, puesto que aquel se ha cuidado lo suficiente para mostrar cierta distancia con Uribe y no vayan a pensar que él es “el que dijo Uribe”.

La jugada de la doctora Cabal está teniendo éxito, sin duda, porque Federico está con Uribe “sin parecer estarlo”, de acuerdo con la estrategia “cabalística”, es decir, de la doctora Cabal.

Amanecerá y veremos porque Sergio Fajardo continúa en su empeño de ubicarse en el punto necesario de la reconciliación, de la convergencia, porque el ser “maestro” no se improvisa.