23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

   ¡Un llanto por Caldas!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
11 de marzo de 2022
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
11 de marzo de 2022

Comunidad y Desarrollo

Los Caldenses, ya no damos más, con tantos actos de corrupción en serie, no podemos ser tan cobardes, que cada que se descubre un hecho de esta naturalezas, agachamos la cabeza.

Pareciera que hemos perdido el sentido de: grandeza, propiedad, pertenencia y responsabilidad, con los dineros y haberes de nuestro departamento, que son patrimonio de todos.

Ya son varias las generaciones que han heredado las banderas de la corrupción y las están enarbolando en sus propios destinos u oficios, con algunas excepciones, claro está.

No permitamos que las presentes y futuras generaciones, reciban tan triste legado de nosotros los mayores, que les debemos dar cátedras de pulcritud y de grandeza, frente a los destinos del Caldas, sus municipios y veredas, que nos vieron nacer, en hogares de principios y valores, gracias a nuestros padres.

En consecuencia, propongo, se fije una fecha, para que todos los caldenes, nos manifestemos desde los lugares donde nos encontremos, y en Manizales, sus 27 municipios, corregimientos y veredas, se realicen marchas de protesta, con pañuelos y banderas blancas, rechazando la corrupción y denunciando a los corruptos con nombre propio y los montos de lo robado.

Pareciera que nuestro departamento de Caldas, no tuviera dolientes, el mal más grande que padecemos, es el de la corrupción, que en las últimas décadas con el sonado robo a caldas, denunciado por el procurador de la época, Jesús Jiménez, resultaron comprometidos sus tres principales dirigentes: Omar Yepes Álzate, Víctor Renán Barco y Luis Guillermo Giraldo Hurtado.

Sin embargo, ninguno de estos sindicados antes mencionados, estuvo en la cárcel, tan grave escándalo, con repercusiones nacionales e internacionales, no pasó de ser una noticia más de prensa y los procesos finalmente, fueron a parar a los anaqueles polvorientos de la justicia; los tres comprometidos,
uno murió y los otros dos, viven en su santa gloria, pero, en su conciencia reposan los expedientes, que no los dejarán en paz, por el resto de su existencia.

Causa profunda tristeza e indignación, mirar el hermoso paisaje cultural cafetero, declarado, patrimonio de la humanidad, por la Unesco, junto con sus veredas, corregimientos y municipios; y saber que está totalmente obnubilado por hechos de corrupción, saqueos y peculados; que fue construido por nuestros abuelos, a lomo de mula y con los arreos de las enjalmas.

Total, que el otrora departamento modelo de Colombia, que con la arriería y a lomo de mula, surgió con pulcritud y grandeza, para escribir las páginas más bellas de la historia de Colombia; hoy se encuentra obnubilado y acorralado, por todo tipo de peculados, chanchullos y saqueos.

Q1ué tristeza tener que decirlo, que sea todo un Senador de la República, Mario Castaño, quien últimamente, esté liderando semejante andamiaje de corrupción, pareciera que la cimiente de todas estas desgracias para nuestro departamentos, está en el ejercicio electoral, pero, lo más grave, manejada por los caciques políticos, que sin ningún pudor y vergüenza, comprometen a inocentes ciudadanos en los municipios y veredas, a cambio de favores burocráticos y coimas electorales.

Desde hace varias décadas, en nuestro departamento de Caldas, no cesan los escándalos de corrupción, promovidos y cometidos por quienes ostentan el poder desde los altos cargos que ocupan, desgraciadamente muchos de ellos, nombrados en contiendas electorales o con el engranaje de votos comprados en las gestas democráticas.

 

[email protected]