21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Socialización de una Conducta Empresarial Responsable

20 de marzo de 2022
Por Jaime Fernando Rodríguez Rocha
Por Jaime Fernando Rodríguez Rocha
20 de marzo de 2022

Ing. Jaime Fernando Rodríguez Rocha

El Tejido Empresarial Colombiano es un conjunto de unidades productivas que disfrutan de autonomía para la toma de decisiones, así como para la utilización de los recursos de que dispongan para producir bienes y servicios bajo un modelo de economía de mercados para luego llevarlos al consumidor final.

Están clasificadas en micro, pequeña, mediana y gran empresa que se encuentran debidamente registradas y legalizadas donde las micro son aproximadamente 1.504.000 un 92.6 %, pequeñas 88.000 un 5.5 %, medianas 22.000 un 1.36 % y grandes 6.800 un 0.42 % para un total de 1.620.800 empresas.

De acuerdo con el censo económico que adelanta el DANE en Colombia hay un total aproximado de 2.550.000 de unidades organizativas informales, un 61.14%, que, sumadas a las formalizadas, con un 38.86 % arrojan un total de 4.170.800. Al ser informales no se dejan medir, no contribuyen fiscalmente y son difíciles de controlar y de alguna manera no forman parte del sistema legal establecido, pero sí son parte de la economía nacional.   

Los productos y servicios ofertados son aceptados o rechazados por el cliente o consumidor final de acuerdo con múltiples factores como son: usabilidad, conveniencia, calidad, garantía, precio, etc. Además, hoy en día, son tenidos en cuenta otros elementos que toman una importante relevancia como los son; las materias primas naturales, el bienestar generado, que no afecten la fauna y la flora y otros que aunque no están incorporados dentro del producto o servicio, se han convertido en decisores de compra y aceptación de los mismos, tales como, las condiciones laborales que tienen los empleados en las empresas productoras, la equidad de género, los procesos de fabricación y distribución, el uso futuro del producto al desecharse etc.

El no ofrecer estos requerimientos valorados por el cliente, hace que a la empresa poco a poco le dejen de comprar y su consecuente resquebrajamiento, quiebra o desaparición. Por esto es fundamental y estratégico el cuidado del medio ambiente, el respeto a todos los aspectos sociales y la optimización y conservación de los recursos naturales, razones por las cuales todas las empresas de cualquier tamaño y actividad deben tener programas de Conducta Empresarial Responsable – CER, que propendan por una mejora del planeta y sus habitantes y que se permean y extiendan a todos los stakeholders o partes interesadas representadas por personas que deben apropiarse de estas conductas y buenas prácticas para llevarlas a sus hogares, para que desde allí cada familiar las lleve a su núcleo social ya sea en la escuela, el trabajo, su iglesia, sus vecinos, sus amigos etc. De esta manera el impacto y cobertura será mayor creándose una cultura de Conducta Individual Responsable – CIR.

El presente artículo trata de cómo la Corporación de la Microempresa – CorADMICRO asume el reto de llegar a todos sus empresas cooperadas, especialmente micros y pequeñas empresas, con buenas prácticas y conductas para lograr en cada una de ellas un programa de Conducta Empresarial Responsable CER acorde a su sector, sus necesidades y las de su entorno.

CorADMICRO cuenta con una infraestructura con cuatro unidades funcionales: Negocios: Apoya a las micro y pequeñas empresas a mejorar sus ventas. Formación y Asistencia Técnica: Apoya en capacitación y asesoría a las micro y pequeñas empresas. Eventos y Contactos: Realiza eventos y networking creando redes de relacionamiento entre empresas. Proyectos Especiales: Realiza y apoya; proyectos, licitaciones y convocatorias.

Todas las unidades se encuentran apoyadas mediante plataformas operacionales en la nube donde cualquier persona podrá acceder a ellas mediante la Internet. Cuenta con aliados e infraestructuras físicas principalmente del sector gremial, solidario, académico y gubernamental.

Así mismo mediante alianzas con medianas y grandes compañías creando redes empresariales de valor agregado donde estas actúan como empresas ancla o líderes que permitan poner en contacto, su círculo de influencia con el entorno productivo (la empresa) con el del conocimiento (la academia) y el normativo y regulatorio (el estado)  a nivel local, a fin de propender por un mayor desarrollo y sostenibilidad económica, social y ambiental de las regiones, municipios y localidades, para obtener una mayor productividad y competitividad empresarial y un mejor bienestar para todos y cada uno de los stakeholders o partes interesadas bajo parámetros de responsabilidad social individual, universitaria, empresarial y pública.

Es de destacar que cada localidad, en el caso de las ciudades, o municipios en el de las regiones, tienen empresas, universidades y gobiernos que se desempeñan y enfocan hacia los sectores económicos relacionados con sus características geológicas, geopolíticas y de vocación, tendiendo a realizar actividades de mejoramiento en las capacidades y competencias de sus habitantes.

Para lograr los objetivos mencionados como estrategia, se utilizarán las infraestructuras y recursos tanto físicos como humanos de la Universidad, de los gremios o esquemas asociativos que agrupen empresas de los sectores económicos de la localidad o región, y la estructura gubernamental de las autoridades de la localidad, la ciudad, municipio o región.

Como tácticas para ejecutar las estrategias se creará un Comité Universidad / Empresa / Estado / Sociedad – CUEES LOCAL, se formalizará a través de un acuerdo, se crearán los equipos de trabajo con sus respectivos líderes y responsables, se definirán los cronogramas respectivos, se elegirán las herramientas orientadas a la generación de valor requeridas  y se procederá  a empoderar con capacidades y competencias a todas las partes interesadas mediante programas técnicos, de apropiación y de gestión del cambio requeridos.