17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sobre los famosos HASHTAGS

22 de marzo de 2022
Por Claudio Ochoa
Por Claudio Ochoa
22 de marzo de 2022

#########

por Claudio Ochoa

La radio nos tiene atragantados con sus #########s, al amanecer, al desayuno, a las mediasnueves, al almuerzo, hasta durante la siesta.  Y la audiencia, insulto va, insulto viene, más de la llamada polarización en esta época electoral y electorera, en donde predominan muchas irregularidades, menos la sinceridad para con los electores.

Eso no es sana participación, ni libertad de opinión que construya, ni responsabilidad de información. Para qué tanto #########blablabla, si ya sabemos las reacciones, cada quién, político, politiquero, el del común, el desocupado, etc., etc. responderán, en promedio, lo bueno para su candidato, lo pésimo para su rival.

Más y más candela a la tormenta creada por la mediocre dirigencia política. El hashtag no debe ser la medicina que requiere el difícil momento a que nos tienen condenados los desgobiernos nacionales, departamentales y municipales, con la complicidad de los otros poderes públicos. Difícilmente se salvan algunos exponentes. #########s que denotan facilismo desde los radiales, que madrugan hasta los sábados con sus hashtags, y a cada momento se enorgullecen cantando los miles de “tendencias” de audiencia, el estrellato, mientras con sus jugaditas siguen fomentando los enfrentamientos, los odios.

Las llamadas “mesas de trabajo” más parecen ya pódiums, similares al circo romano. En el “pulvinar”, sitio del emperador y la familia real, los periodistas. En la “ima cavea” o primera fila, la audiencia, y en la arena, lo competidores, en este caso los participantes, en nombre de los presidenciables, en buena parte voceros de las “bodegas”, o conjunto de redes sociales o masas de opinadores pagados por las campañas políticas. Todo tan artificial y esquematizado…

Sigue la fiesta de las “tendencias”, los hashtags en twitter y demás, y el país apenas comienza a percatarse de lo permeado, infiltrado, debilitado que puede estar nuestro sistema electoral. La aparición mágica de medio millón de votos en una de las campañas electorales tiene en pánico a los despojados de curules en el Congreso Nacional, y todos aterrados ante la posibilidad de que este milagrito ocurra en las vueltas presidenciales.

Los promotores de la “hashtagmanía” como que no se preocupan por la gravedad del tema, ni lo entienden, y con todo y eso ponen a funcionar el opinómetro de las tendencias. Lo importante es que haya audiencia y bulla. Y lo que sabemos: cada quien a defender su candidato, casi siempre sin saber el por qué del asunto. Me quedo con las complacencias musicales del ayer, que no se movían por “tendencias”, ni escaramuzas.

Pedagogía es lo que necesitamos. Para qué seguir enfrentando a la gente, basados en las propuestas de nuestros candidatos, si sabemos que en su mayoría son mentiras, improvisaciones, promesas que vienen acompañadas del despliegue bodeguero correspondiente. O el que se dice de ellos, de los candidatos, que queda en eso, en “se dijo y se dice”.

Seamos serios. La radio, el mejor medio masivo de comunicación, está desperdiciando tiempo muy valioso, al descuidar su papel pedagógico. Investigar con seriedad, lealtad con la verdad, el pasado de los presidenciales, sus ejecutorias y lunares, y decirlo a los electores. Investigar con profundidad los antecedentes de quienes están manejando e influyendo sobre las campañas presidenciales. Grave, el origen de las toneladas de dinero que alimentan las campañas. Urgente, destapar cualquier asomo de fraude que esté invadiendo a nuestro sistema electoral. Toca, ya que no hay poder público en Colombia que tenga la intención de hacerlo, y si lo hace, ocurre tomando partido. ¿Cierto, procuradora?

Peligroso para nuestra percepción de la realidad la masificación de los #########blablabla, en reacciones ardientes y normalmente extremistas, con tendencia a la parcialidad. Por similar camino a las famosas encuestas pagadas por el beneficiario. Mejor sería que la radio le aportara al país la verdad verdadera, investigando a profundidad sobre los presidenciales y sus campañas. Estamos a tiempo.