17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mauricio Salgado Castilla Aprendizaje para el mundo del futuro ahora

Por Mauricio Salgado Castilla
29 de marzo de 2022
Por Mauricio Salgado Castilla
29 de marzo de 2022

Mauricio Salgado Castilla @salgadomg

La tierra a 160 km de altura es un lugar fascinante, así lo sintió el astronauta Gordon Cooper en 1959, cuándo un cohete Atlas de 120 toneladas, propulsó la pequeña cápsula espacial Mercury 9. Fácilmente se puede pensar que si se está en el espacio se dirija la mirada hacia el infinito a las estrellas y más en esa época que no existían telescopios como el Hubble, él era el humano que estaba más cerca de las estrellas, pero toda su admiración, su dedicación fue hacia la tierra, durante 34 horas orbitó la tierra varias veces convirtiéndose en el primer ser humano en dormir en una nave espacial, la emoción de Cooper por la tierra quedó plasmada en miles de fotografías, su especial atención fue hacia el Caribe, y la zona de las Bahamas donde la transparencia del mar permitía literalmente ver el fondo ya fueran corales, rocas o vestigios de naufragios.

Cuándo  se retiró de la NASA en 1970 se dedicó especialmente a identificar los barcos que había observado desde el espacio, encontrando once posibles nombres para esos navíos; ahora Darrel Miklos está utilizando el conocimiento y la tecnología del siglo 21 para encontrar estos navíos del siglo 16, muchos pensarán que es una locura hacer esto pero, lo relevante aquí es cómo la tecnología bien aprovechada ha llevado el hombre al espacio así como las profundidades del mar, Darrel es hijo de un viejo buscador de tesoros del Caribe y la razón principal de hacer esto es lograr el reconocimiento de su papá, que le diga que está orgulloso de él.

Este trabajo no es fácil, requiere conocimientos muy avanzados en diferentes disciplinas y tecnologías, tener la capacidad de convencer a expertos y a inversionistas, Darrell lo ha logrado, son muchos los que comparten sueños cuando se encuentra un líder. No sabemos qué harán los estudiantes, los hijos con la educación que les damos, por eso retomando la pregunta que quedó del artículo anterior ¿Qué se espera imparta la educación en las casas, colegios, institutos de formación tecnológica, universidades y plataformas de formación no formal?

Para poder tener claridad de la educación necesaria para un mundo cambiante, con retos personales, familiares, sociales, de trabajo, de país, se empieza con los elementos diferenciadores con las otras revoluciones industriales:

  1. La creación de conocimiento es de manera exponencial, por ejemplo, el desarrollo de las vacunas contra el COVID 19 que se realizó en muy pocos meses, demostró esa capacidad. Es un desafío para cualquier persona, en especial para los educadores estar al día en el nuevo conocimiento, aun en materias como la historia, todos los días se dan nuevos hallazgos, no hay conocimiento estático.
  2. La alta velocidad con que se generan estos cambios que afectan la vida de una manera sustancial, son ejemplos la pandemia, la guerra en Ucrania, los desarrollos tecnológicos que afectan la forma de producir bienes, de generar servicios, de interactuar de las personas, ejemplo de esto son los teléfonos fijos, tan codiciados en otras épocas, ahora obsoletos.
  3. La tecnología disponible conecta regiones dispersas dentro de los países y con otros países. Una persona con un computador en un pueblo puede estar atendiendo un reclamo mediante un Contact Center de una ciudad como New York, o estar desarrollando una aplicación para una empresa japonesa de videojuegos, o dictando una clase de matemáticas para estudiantes que están en diferentes países o asistiendo a una operación en un hospital a miles de kilómetros.
  4. El conocimiento disponible en neurociencia y en psicopedagogía, en cómo las personas de forma individual perciben el mundo, cómo lo procesa el cerebro, cómo se aprende, se interactúa, en que se basa la motivación es determinante cuando se habla de educación, revaluando muchos paradigmas erróneos, obligando a los educadores a conocerlo y aplicarlo en las familias en las clases.
  5. El conocimiento en el desarrollo socio – emocional es determinante en la vida de las personas, exige que en todos los procesos de educación se priorice ya sea en la casa, colegios, centro de formación y universidades.
  6. La profundidad de los cambios que alteran de manera considerable la vida humana, en un mundo altamente globalizado, las decisiones que se toman a miles de kilómetros afectan lo local, el precio del café en un pueblo del Quindío, se afecta por una helada en el Brasil o una gran importación de Vietnam.
  7. El cambio climático es crítico ahora, ya no hay tiempo para dudar y no tomar medidas, el clima ya es inmanejable en todos los continentes, huracanes, sequías, inundaciones, incendios forestales son noticias diarias, mostrando que ya no es una “idea loca” de ambientalistas. Ahora como nunca se sabe que hay que implementar cambios realmente drásticos porque el futuro de la vida en sí, está en riesgo como nunca antes se había experimentado, pero muchos hábitos solo cambian cuando desde muy pequeños se enseñan nuevas formas de utilizar los recursos naturales.

Estos cambios exigen que la docencia, tanto en colegio, universidades y en los institutos de formación sea diferente, son grandes retos como nunca antes ha enfrentado el sistema educativo, es necesario realizar procesos de formación en áreas como la psicopedagogía y en las tecnologías al servicio de la educación, esto hay que hacerlo para los más de 1´200,000 docentes en Colombia, de acuerdo a la encuesta de Nacional de Ocupación y Empleo. El gran reto es que tiene que hacerse mientras trabajan, no hay tiempo para detener la educación de los escolares para capacitar los profesores.

La información que un maestro le transmitía a los alumnos en la época anterior al internet duraba mucho tiempo sin actualizarse, era así que todos los siete hijos de una familia podían usar el mismo libro de algebra de Baldor, o la única enciclopedia, donde tenían la fortuna de tener una, la actualización era muy lenta podría ser cada 10 años.

El conocimiento no puede estar limitado a lo que conozca el profesor que se hace llamar “ maestro”, los docentes tienen que cambiar su rol de ser los conocedores y transmisores del conocimiento en determinada área a convertirse en los articuladores entre estos estudiantes y las formas de adquirir los conocimientos, aprovechando las nuevas tecnologías basadas en el internet, el rol del docente será clave en la motivación, en la explicación del sentido de lo que vale la pena aprender, en la valoración de las diferentes fuentes para que estos estudiantes aprendan a tener criterio para determinar cuándo una fuente es válida y cuando no lo es. Las muy difundidas “noticias falsas” que existen en el mundo de la ciencia, en la política, en los negocios y en los conflictos requieren un conocimiento especial para poder determinar su validez y así tener criterio para la toma de decisiones asertivas.

Los docentes y educadores en general, donde se incluyen los padres de familia, serán fundamentales para que estos estudiantes, aprendan a conocerse, comprendan cómo aprenden, se valoran independientemente del grupo donde se muevan, de sus compañeros de estudio, aprendan a entender cómo interactúan, cómo es su forma particular de adquirir el conocimiento para que puedan potenciar todos los desarrollos disponibles, ya sea en audios cómo son los podcast, en videos, en textos, en artículos, en noticias y en las interacciones con otras personas, por eso el educador del siglo 21, no será reemplazado por ningún computador, por ninguna “inteligencia artificial”.

Ahora la gran pregunta es ¿Cómo lograr que los educadores cambien su rol y aprendan lo necesario para ser exitosos en los retos de la educación para la vida y la industria 4.0?