19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Candidatos

11 de febrero de 2022
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
11 de febrero de 2022

No puede uno saber si lo que, en estos últimos días, dicen los precandidatos a la presidencia es interesante o no. La superficialidad de los planteamientos no da para hacer un análisis y ninguno de ellos dice cosas que nos pongan a pensar. Desde luego que el único que dice cosas que dan miedo es Petro, pero lo pone a uno a pensar es que haya colombianos que le apuesten a las barbaridades que este ciudadano dice que hará de llegar a ser presidente. Eso de detener la exploración petrolera, es un tiro en un pie, y cuando somos particularmente cojos en tantas cosas, pues ni qué decir. Otro tanto se da cuando anuncia que impondrá impuestos a 4.000 ciudadanos, supongo que a los más ricos del país y que con ello alcanzará mayor equidad. Pues resulta poco menos que tonta tal idea, pues, como ha sucedido en Europa en algunos países, esos millonarios simplemente emigran con su dinero a otro país, en donde los tratan mejor y ni para Dios ni para el diablo. Nos quedamos con el pecado y sin el género. Sin los ricos y sin el impuesto pretendido. Que las tierras pretendidas de baja explotación tendrán un impuesto predial mayor, pues razón tiene, pero el mismo efecto se obtiene realizando una reforma agraria que sea seria y que se fundamente en proyecciones de productividad ciertas y no de simples conjeturas. Conozco de una parcelación realizada en el Valle del Cauca, entre Zarzal y Roldanillo, en la que se entregaron tierras fértiles y muy bien explotadas a unos campesinos. Tuvieron asistencia técnica y demás.  Hoy, unos 30 años después, la tal parcelación ha sido un fracaso.

Es necesario entender que no todo el mundo está para ser industrial, no todo el mundo es agricultor empresario. No todo el mundo nació para ser médico o ingeniero. No! Cada uno tiene en su haber la vocación y las capacidades para realizar una tarea específica. Hay directores, gerentes y también hay magníficos segundos, así como hay extraordinarios operarios y segundos que requieren de la dirección, guía y órdenes en su momento para hacer exitosa una tarea.

Lo cierto es que los colombianos si estamos a la espera de que podamos tener candidatos que tengan la madera para ser presidentes. Madera que no esté supeditada a lo que hoy vemos como la feria de los neumáticos, solo inflados. Egos que únicamente miran para sus entrañas y creen ser los llamados a salvar el país, cuando su falta de preparación es evidente. Eso lo vemos todos e identificamos al que piensa que es sabio y que cree poder redimirnos desde su grandeza y que, sin lugar a dudas, nos meterá en camisa de once varas, con lo que saldremos de” Guatemala para caer en guatepior”.

Personalmente tengo en mi mente el presidente perfecto para esta época. No es de mi partido político, pero es un ejecutor comprobado. Eso sí, politiquero a morir, pero sabe lo que hace. Espero que se decida, para evitarnos tener que salir del país como lo están haciendo los venezolanos, sólo que ya a pocos lugares podremos irnos, porque el vecindario está lleno con los cubanos y los vecinos que buscan los reciban y les den la oportunidad de alcanzar el sustento diario que su propia tierra y el régimen dominante les niega.

Que Dios nos tenga de su mano y que nos empuje a “ese”, que creo podrá ser una buena solución.

Ah! Y ante los candidatos a Congreso……………………………… por Dios!

Manizales, febrero 11 del Segundo Año de la Peste.      “ Ya casi en tercer año”