28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aguacates en cuarentena.

15 de febrero de 2022
Por Henry Marín Villegas
Por Henry Marín Villegas
15 de febrero de 2022

¡No se puede creer!

Acostumbrados a oír cosas absurdas, hoy se divulgó una noticia increíble.

México es el proveedor del 90% de los aguacates que importa Estados Unidos.

La industria del aguacate, conlleva procesos intrincados, costosos, de verdadera tecnología, amén de un alto riesgo por asuntos climáticos no controlables; para culminar, con que se hacen todos esos esfuerzos para entregar un producto que al final es de corta vida.

A esto se agrega la dificultad que supone hacer agricultura lícita en un medio infestado por cultivos y negocios ilegales.

Lo que nadie esperaba era que Estados Unidos tuviera la facultad de suspender las importaciones totales de aguacates mexicanos, no por cuestiones sanitarias, de calidad u otras, sino porque supuestamente en México a un inspector suyo de bajo rango, le dijeron “feo” por teléfono.

Y a los 21.000 productores, los 40 despachadores y todos los involucrados en el proceso de entregar 90.000 toneladas mensuales, y a la industria en general qué culpa le cabe, asumiendo que la denuncia es cierta y grave, que a ese hombre lo haya amenazado un interesado anónimo, que no puede ser representante de todos.  Asunto, además, sin comprobar, que apenas se está investigando según la noticia.

La absurda y rápida aplicación de una medida sancionatoria por causas inciertas, no se compadece con el grave perjuicio que sufrirán muchos trabajadores honestos y empresarios que tenían previstos muchos riesgos, menos el del “parte” de un inspector.

Y es que toda una comunidad abierta de trabajo generalmente hace esfuerzos por generar riqueza y no por asociarse para delinquir. Los responsables individuales deben ser sancionados.

Esto demuestra que “el palo no está para hacer cucharas” y que el riesgo político, para los negocios particulares, está en alerta roja.

 

Para nadie es un secreto que el presidente de México es “atravesado” y que este país constantemente  “muerde la mano” del que le da comida.

Y tampoco se puede absolver a Estados Unidos por sus prácticas dominantes y discriminatorias.

Lo que no parece justo es que los productores privados de cada lado paguen los platos rotos por la hipersensibilidad de los “egos” de los gobernantes de ambas naciones.

Se espera que esto sea un punto muerto de pronta resolución y que se acuerden de la enseñanza: “con la comida no se juega”.

 

PÍLDORAS LITZ .

 

Febrero 15 2022.