29 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pontificando desde la ignorancia.

9 de enero de 2022
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
9 de enero de 2022

En alguna ocasión llegó hasta el municipio de Pueblo Rico una socióloga, se entrevistó con unas indígenas que se encontraban en Santa Cecilia y luego regresó a Bogotá, para presentar un informe sobre la mutilación genital que aún perdura entre los Ember-Chamí.

La conclusión a que llegó, de inmediato comenzó a circular a una velocidad enorme: “La mutilación genital entre los indígenas Chamí, fue introducida por las monjas de la Madre Laura, quienes tuvieron presencia durante muchos años entre ellos”.

La información apareció en un periódico local de Pereira, en una columna de un respetable hombre de leyes. Lo llamé y le comenté que esa versión no tenía ningún fundamento.

Entonces a algún funcionario departamental se le ocurrió reunir a los gobernadores de los resguardos indígenas para que decretaran la abolición de la mutilación femenina.

Por esa época fui invitado a la Asamblea Departamental de Risaralda para exponer mi punto de vista sobre el tema y recuerdo bien que dije lo siguiente: “El decreto de los gobernadores indígenas prohibiendo la ablación es algo así como que el alcalde de Pereira expida un decreto por medio del cual quedan prohibidos los robos en la ciudad. Y Punto.”.

Desafortunadamente el fenómeno de la mutilación continúa y no es posible que desaparezca por medio de represión, porque simplemente, si ello ocurre, los indígenas dejarán de llevar a las niñas que se infectan, a un hospital, cuando se les realice la mutilación de su clítorix, por miedo a ser castigados.

Y es sorprendente que, en la actualidad, un Diputado de la Asamblea, aborde el tema y plantee, frente al mismo fenómeno que es necesario acudir al ICBF y a los gobernadores indígenaas para que se penalicen las acciones relacionadas con la mutilación genital. Lo que se ignora es que hay un mito de por medio según el cual, las mujeres no pueden moverse, contorsionase cuando realizan el acto sexual porque el universo se puede caer de las manos del dios Karagabí, si hay mucho movimiento. Entonces la respuesta de los indígenas es la de eliminar el clítorix, para que disminuya el placer de la relación sexual. ¿Que es una violación de derecho natural?, claro que sí, pero la respuesta no puede ser la represión, sino la de trabajar la convicción, trabajo que es de muchos años, porque el mito y la religión no desaparecen de la noche a la mañana.