24 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La carrera hacía el Palacio de Nariño!

14 de enero de 2022
Por David Mejía Ayra
Por David Mejía Ayra
14 de enero de 2022

En el 2022 los colombianos decidirán quiénes serán sus representantes políticos en el Congreso de la República ,así como quién presidirá el país en los próximos cuatro años.

En este último ámbito, a pesar que las encuestas parecen otorgar como vencedor a Gustavo Petro, aún todo está en el aire. El exalcalde de Bogotá, lidera la izquierda con la alianza Pacto Histórico por Colombia saliendo como vencedor en las últimos sondeos para la presidencia.

 Las coaliciones en segunda vuelta junto con las otras alianzas existentes, pueden dar un vuelco a las expectativas.  Así pues, parece haber la posibilidad de gobernar por un lado la Coalición Centro Esperanza con figuras relevantes como Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán o Alejandro Gaviria, o por otro la coalición equipo por Colombia, con nombres que pudieran dar grandes resultados como Federico Gutiérrez, Enrique Peñalosa o Alejandro Char.

En cualquier caso queda patente que si existe un verdadero rival electoral quien encabezará las encuestas no vendrá de las filas del Centro democrático sino del centro ideológico.

Aquel candidato, cuando se defina finalmente, de las diferentes alianzas existentes, que tenga la capacidad de movilizar e ilusionar al votante con un cambio real a la polarización existente puede tener opciones.

Son varios los que pugnan por ese espacio, pero, ninguno, a día de hoy, acaba de arrancar esa esperanza que necesitan los colombianos para encontrar el equilibrio entre un gobierno de cambio y un gobierno populista.

Si finalmente, Petro alcanzara la Presidencia, sería una confirmación del giro a la izquierda y extrema izquierda del conjunto de países latinoamericanos (como hemos visto en países como Chile o Perú) y no dejará de ser interesante ver qué pasará en las siguientes elecciones de Brasil con Bolsonaro cuestionado, entre otras razones, por la gestión de la crisis del coronavirus.

Sea cual sea el resultado, lo que es evidente es que tendremos un año intenso políticamente en el conjunto de Sudamérica, que puede condicionar y mucho las relaciones futuras entre los diferentes países latinoamericanos con Europa y Estados Unidos. Y aquí habrá que analizar minuciosamente el papel de los líderes mundiales y los diferentes poderes más allá de los gobiernos, para conocer  las nuevas amistades internacionales y los acuerdos a los que pueden llegar en el futuro.