25 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Inician recuperación de la Escuela Juan XXIII para convertir sus instalaciones en centro cultural

22 de enero de 2022
22 de enero de 2022

Después de once años de espera, por fin se inicia la recuperación arquitectónica del edificio que durante 110 años ha sido símbolo de la arquitectura del bahareque no solo en Manizales sino en toda Colombia: la sede del Colegio Juan XXIII. El alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, estuvo a las diez de la mañana de ayer en sus instalaciones para mostrarles a los periodistas de la ciudad qué se va a hacer para convertir esta emblemática construcción en un moderno Centro Cultural.

“La Juan XXIII es la estructura más grande en bahareque de América Latina. En ella está condensado nuestro talento, nuestra historia. Es el punto geográfico donde se encuentran la ciudad moderna y el centro histórico. Es nuestro símbolo como sociedad”, destacó el primer mandatario durante el recorrido que hizo por el edificio para socializarles a los medios de comunicación este sueño que hoy empieza a ser una realidad.

Con una primera inversión de 13 mil millones de pesos aportados por la alcaldía de Manizales, el consorcio 2021 será el responsable de sacar adelante las obras para la recuperación de este inmueble que se empezó a construir en 1912. La interventoría estará a cargo del Consorcio Juan XXIII. Desde el pasado 28 de diciembre estas dos empresas han venido acondicionando las instalaciones para la iniciación de los trabajos, que deberán estar culminados en 18 meses.

Los trabajos de recuperación arquitectónica fueron ordenados por un juzgado de la ciudad que atendió una Acción Popular promovida por Enrique Arbeláez Mutis que buscaba darle una destinación cultural a un espacio que hace once años estaba abandonado debido a los peligros que representaba por el mal estado de sus vigas, corredores y paredes.

A esta primera inversión le seguirá otra por el mismo valor que realizará el Ministerio de Cultura debido a que la edificación fue declarada en el año 2005, por medio de la resolución Nº 0013 del 11 de enero, bien de interés cultural de carácter nacional, al no ser aceptado en 1984 para ser declarado monumento nacional. Lo trabajos a realizarse contemplan la intervención de entrepisos, terrazas con cubierta, graderías con espacios, acabados con cielorrasos, parqueaderos y puntos fijos.

El arquitecto Andrés Felipe Martínez, profesional al servicio del Consorcio 2021, dijo que se intervendrán 6.996 metros cuadrados donde se acondicionarán biblioteca, videoteca para personas en situación de discapacidad, museo, sala de exposiciones, auditorio, sala de danzas, espacios para cine y sala de artes audiovisuales para talleres con la comunidad.

En la recuperación de esta edificación donde inició labores en 1943 la Universidad de Caldas conservará el estilo arquitectónico en bahareque y su restauración será totalmente en madera de calidad para que conserve el estilo en que fue construida. Cinco mil metros cuadrados se trabajarán en la edificación, mientras que en el parqueadero que tendrá en el ascenso al parque de los Fundadores se construirán dos mil metros cuadrados. En el antejardín se tratarán 1.800 metros cuadrados que le darán a la edificación una apariencia distinta a la que tiene en la actualidad toda vez que estos espacios se acondicionarán para actividades artísticas.

Carlos Mario Marín dijo que las inversiones que su administración hará en estas obras hacen parte del pacto por la reactivación económica en que como alcalde se comprometió a realizar para hacerle frente a las dificultades ocasionadas por la pandemia. “Debemos recordar que Manizales ocupa el tercer puesto a nivel nacional en recuperación económica”, sostuvo el funcionario.

En el acto simbólico de iniciación de trabajos hizo presencia la última rectora del Colegio López Pumarejo que venía funcionando en la edificación. La señora Gilma Jaramillo López expresó su alegría de saber que la edificación por fin va a ser recuperada y convertida en un espacio para la cultura. “Siquiera se atendieron los ruegos para que este edifico se conservara y no terminara convertido en un local comercial, dejando atrás todo su valor histórico.

El edificio se empezó a construir el 1 de noviembre de 1912 y, un año después, en 1913, al suprimirse el llamado Colegio Mayor, se creó el Instituto Universitario de Caldas que empezó a funcionar en 1915 una vez se terminó de construir esta edificación. En 1943 fue fundada la Universidad Popular, hoy Universidad de Caldas, que empezó a funcionar en este mismo edificio. En el año de 1963 se fundó la Institución con el nombre de Concentración fundadores y en 1964 se le dio el nombre de Concentración escolar Juan XXIII. Posteriormente funcionó allí el colegio Alfonso López Pumarejo, que fue cerrado en 1989.