19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cientos despiden a Albeiro Camayo, «voz de la guardia indígena» de Colombia

28 de enero de 2022
28 de enero de 2022
Alberto Camayo. Foto El Mundo.es

Ernesto Guzmán y Laia Mataix

Buenos Aires (Colombia), 28 ene (EFE).- Centenares de personas acudieron este jueves a despedir a Albeiro Camayo, ex coordinador regional de la guardia indígena en el departamento colombiano del Cauca (suroeste), asesinado el pasado lunes en una zona rural de Buenos Aires, en el departamento del Cauca, por disidencias de las FARC.

En la «siembra», definición que emplean los indígenas para representar que el cuerpo regresa a la tierra para trascender, Camayo estuvo acompañado por casi un millar de personas que recorrieron con él las trochas (caminos sin asfaltar) del resguardo de Las Delicias, donde vivía.

«Albeiro no era muy grande de cuerpo, pero sí de mente y de corazón», expresó a Efe el consejero indígena Jorge Ulcué al referirse al asesinado, del que también dijo que era «la voz del pueblo, la voz de la guardia».

Destacó que el líder indígena tenía «un pensamiento amplio, grande, que fue lo que lo llevó a perder su vida. Entregó su vida defendiendo la tierra y al pueblo».

HACIA LA ÚLTIMA MORADA

El cuerpo del indígena permanecía en casa de su madre, donde la comunidad lo ha velado, para posteriormente pasar a hombres de los guardias indígenas desde un féretro que atravesó ríos y quebradas al grito de «viva Albeiro» y «viva la guardia indígena».

Acompañada de música de instrumentos tradicionales, finalmente la comitiva llegó al cementerio de Las Delicias, donde Camayo recibió un homenaje por parte de los guardias indígenas, que le hicieron una calle de honor.

El humo verde y rojo, que representan el color de la bandera de la guardia, en el cementerio concentró el dolor y la rabia que ha provocado el asesinato del significativo líder en la comunidad, que, según la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), cometió una disidencia de las FARC conocida como la Columna Móvil Jaime Martínez.

Según esa Asociación, el ataque a Camayo fue perpetrado en un sector conocido como La Primavera del resguardo indígena y Las Delicias, a donde llegaron los disidentes a presionar a la comunidad para que participara en sus reuniones, razón por la que fueron expulsados.

VOCES DE RECHAZO

La Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, rechazó lo sucedido con Camayo y recordó que fue «asesinado esta semana frente a sus hijos con disparos de fusil».

Igualmente, hizo un llamado a implementar acciones preventivas y de protección para garantizar la vida e integridad física del pueblo nasa, incluyendo «medidas para prevenir y proteger a niñas, niños y adolescentes víctimas de reclutamiento forzado».

El consejero Ulcué dijo a Efe que Camayo estaba en la mira de los grupos armados por su liderazgo en la comunidad y que incluso perdió a su hermano Marcos, quien fue asesinado en noviembre de 2021, lo mismo que un cuñado.

Ahora recuerda que el líder indígena comenzó a organizar a la comunidad desde muy niño y que en ese camino ayudó a forjar líderes «desde la palabra y el corazón», en armonía con su cosmovisión.

Camayo entregó el cargo de coordinador regional de la guardia indígena en diciembre pasado, pero venía recibiendo amenazas desde hacía 12 años, cuando la guardia indígena comenzó a fortalecer el control territorial para no darle espacio a los violentos, que finalmente le segaron la vida.

Pese a esta pérdida, los indígenas aseguran que seguirán desalojando a los grupos armados y también fortaleciendo la lucha contra los cultivos de coca.

LÍDERES ASESINADOS

La ONU recordó hoy que en los últimos dos meses, en Las Delicias han sido asesinados cuatro integrantes del Pueblo Nasa que «ejercían liderazgo», incluyendo un niño de 14 años, defensor ambiental en ejercicio de guardia indígena.

Semanas atrás el organismo informó que en 2021 fueron asesinados en el país 78 defensores de derechos humanos y líderes sociales, la mayoría de ellos en el departamento del Valle del Cauca, aunque apuntó que otros 39 casos siguen en verificación.

A propósito de esta situación, la semana pasada la Defensoría del Pueblo informó que el año pasado al menos 145 líderes sociales y defensores de derechos humanos fueron asesinados por grupos armados en el país andino.

El Cauca está desde hace años en una espiral de violencia originada en las disputas de distintos grupos al margen de la ley, como disidencias de las FARC, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y carteles mexicanos, que luchan por el control de la tierra para el tráfico de drogas. EFE