27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Año nuevo, líos nuevos

6 de enero de 2022
Por Juan Alvaro Montoya
Por Juan Alvaro Montoya
6 de enero de 2022

Terminó 2021. Fue un año difícil para muchos y con evidentes desafíos para todos. Este calendario marcó el inicio de una nueva realidad que transformó por completo nuestra economía, la forma de relacionarnos y las esperanzas hacia el futuro. El uso continuo de sistemas de protección facial, la obsesiva desinfección de todas las superficies con las cuales tenemos contacto, el temor persistente a un contagio severo por Covid que pudiese desencadenar en la muerte, los repetidos confinamientos de hace unos meses que suponían una prisión doméstica, el osco saludo de los amigos con una mano empuñada que da la sensación de que una golpiza se avecina, son situaciones constantes hoy y que hace un par de años eran impensables. En este ambiente enrarecido sepultamos un 2021 que, aunque nos mantuvo presos del pánico, trajo satisfacciones que deben ser recordadas.

Sea lo primero destacar nuestra alegría. No en vano Colombia fue considerado como el país mas feliz del mundo en la encuesta de “Fin de Año” llevada a cabo por Gallup International. A pesar de todas las dificultades este es un enorme reconocimiento mutuo que nos hacemos como colombianos y que demuestra el amor por la tierra que nos ha parido.

La resiliencia es nuestro sello. Como ciudadanos de esta patria dolida, nos hemos levantado una y otra vez de las dificultades que nos presenta vivir en uno de los países más inseguros y violentos del orbe. Estamos habituados de tal forma al sufrimiento que, como sociedad, hemos adquirido la capacidad de superar las dificultades con extrema rapidez y continuar nuestro trasegar a pesar de la hondura de las heridas. Esta actitud ha impregnado en nosotros un espíritu de optimismo inquebrantable que nos lleva a ver lo malo como oportunidades de mejorar y lo bueno como un espacio para ser excelentes.

Finalmente, el compromiso del equipo económico del Gobierno. Criticar a un presidente saliente es fácil. Se hacen inventarios de sus yerros y se repiten con tal vehemencia durante los últimos meses de su ejercicio como presidente, que terminan convertidos en arengas de campaña. Pero a pesar de sus rancios detractores, de las infamias que ha soportado y del continuo irrespeto por la dignidad presidencial que se experimenta en el entorno nacional, Iván Duque demostró con hechos que sus programas de reactivación no solo son un éxito, sino que ubicaron a nuestro país como la nación con el mayor crecimiento a nivel mundial durante el año 2021, el mas grande en un siglo.

Pero el 2022 estará lleno de nuevos problemas que opacarán la alegría del boom que experimentamos durante el último trimestre de 2021. Oscuros nubarrones se vislumbran sobre el horizonte y nos veremos avocados a enfrentarlos para superar un año que no será fácil.

La inflación es una amenaza constante. Durante el año 2020 la inflación acumulada fue del 1,61%, la más baja de la historia estadística de nuestro país. Los enclaustramientos estrictos y la sensación de parálisis total llevaron a las personas a concentrarse en superar los meses de encierro antes que pensar en periodos de crecimiento. El año 2021 arrancó con una inflación controlada que, a la par con el crecimiento económico se salió de control. La avaricia de los acaparadores y especuladores provocó un alza en el mes de diciembre en varios de los productos de la canasta básica familiar, como sucedió con la leche, los huevos o la carne que aumentaron su precio en un 10% a solo 24 horas de haberse notificado el incremento del salario mínimo.

La seguridad, los derechos humanos y la gobernabilidad son parte de los grandes problemas. El Gobierno Nacional deberá consolidar la seguridad en las regiones para evitar que se sigan asesinando a líderes sociales que han caído producto de una cruenta guerra entre grupos armados por el control territorial. Finalmente, el año 2022 será el año que elegiremos el nuevo presidente de Colombia. Pocas cosas en la política nacional tienen mas importancia que eso. Todos nuestros esfuerzos deberán centrarse en asegurar las condiciones para evitar un régimen socialista que destruya de un plumazo lo que ha costado décadas edificar.

[email protected]