24 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ahorro articular, aliado esencial para proteger las articulaciones

7 de enero de 2022
7 de enero de 2022
Cuello, hombros, codos, muñeca y mano son las zonas del cuerpo que más se afectan por alteraciones articulares y musculares. Ina FASSBENDER / AFP

Distribuir el peso sobre varias articulaciones, utilizar posturas adecuadas y herramientas que permitan disminuir el esfuerzo para ciertas actividades, no permanecer en la misma posición durante periodos prolongados, o hacer estiramientos de manos y pulgares, son algunas estrategias de ahorro o protección articular con las que se podrían evitar dolores crónicos.

Las zonas del cuerpo que más se afectan por alteraciones articulares y musculares son el cuello, los hombros, codos, la muñeca y la mano, en las cuales el ahorro, la economía o la protección articular muestran beneficios y reducción del dolor provocado sobre todo por malos hábitos.

La terapeuta ocupacional Silvia Cristina Duarte Torres, profesora y directora de Bienestar de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), explica que el “ahorro articular” consiste en usar el cuerpo sin tener que gastar toda la energía.

“Con este se busca darle una función adecuada a las articulaciones, utilizar diferentes aditamentos o ayudas (de ser necesarios), adecuar el ambiente a las necesidades del cuerpo, y tener periodos de descanso durante la jornada diaria que permitan tener un cambio físico y mental”.

“En ocasiones las personas hacen fuerzas de las que no son conscientes en actividades tan sencillas como lavarse los dientes o tender la cama”.

Después de revisar alrededor de 200 estudios sobre el tema, la académica encontró que 45 de ellos demostraron que el dolor comienza de manera lenta, y al incrementarse se une a periodos de ansiedad y depresión, entre otros factores socioemocionales.

“Al sentir dolor, la persona empieza a tener pensamientos relacionados con la enfermedad y deja de usar la parte del cuerpo afectada, mientras que lo que se debe hacer es realizar actividades que produzcan satisfacción, en vez de inmovilizar la parte del cuerpo que genera molestia”.

Experiencias de ahorro articular

Para su estudio, la docente trabajó 10 sesiones (cada una de una hora, durante 8 días y en tres meses) con diferentes personas para enseñarles estrategias de ahorro articular, lo cual implica además transformar hábitos de vida.

Después de cada sesión, el 90 % de las personas sabían manejar mejor su cuerpo y sentían que eran más conscientes de dónde tenían que disminuir la sobrecarga articular en sus actividades diarias (levantarse, tender la cama, comer, bajar y subir escaleras, entre otras).

Además todas manifestaron que después de las sesiones –que tenían cada 8 días– fueron conscientes de las posiciones que debían adoptar para dormir y a la hora de levantarse.

Así mismo, después de las sesiones el 50 % de los pacientes señalaron que el dolor articular más fuerte disminuyó entre 2 y 3 puntos, y la otra mitad evidenció que al disminuir la sobrecarga articular en esas áreas, la inflamación había cedido.

Actividades de protección

El ahorro articular se da en actividades livianas, en las cuales la persona permanece sentada o en reposo la mayor parte del tiempo, como por ejemplo dormir, reposar, estar sentado o de pie, pasear en terreno llano, hacer trabajos ligeros del hogar, jugar a las cartas, coser, cocinar, estudiar, conducir y escribir en el computador, entre otras.

También se dan las actividades moderadas, como pasear a 5 km/h, hacer trabajos pesados de la casa como limpiar las ventanas, que implica que la persona esté jalando, empujado y pasando objetos de un lugar a otro.

Otras son las actividades pesadas, relacionadas con movimientos de todas las articulaciones, sobre todo las grandes, que implican movimientos en arcos muy grandes, así como velocidad y agilidad, estar en constante movimiento, usar equipos o herramientas por un tiempo prolongado, y también se dan en deportes como escalar, montañismo, jugar fútbol, tenis, y en actividades como bailar.

Los resultados del estudio se ofrecieron durante la charla “Ahorro articular ayuda a hacer la vida más fácil”, del programa #SaludUNALContigo.

Agencia de Noticias UN – Unimedios