26 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los problemas de suministro volvieron a lastrar el crecimiento de la producción

2 de diciembre de 2021
2 de diciembre de 2021

Los datos de noviembre reflejaron una nueva mejoría de las condiciones operativas del sector industrial colombiano, aunque la producción creció a un ritmo más lento debido a la falta de disponibilidad de contenedores y la escasez de materias primas. Mientras que la recuperación de la demanda propició un nuevo repunte de las ventas, el crecimiento se vio frenado por la elevada presión de los precios. De hecho, el incremento tanto de los costos de los insumos como de los precios de la producción fue el más sólido desde que se comenzó la recopilación de datos en abril de 2011. Según las empresas, las presiones inflacionarias se intensificaron debido a las limitaciones de la cadena de suministro, lo cual también provocó importantes retrasos en las entregas de los insumos.

El Índice de Gestión de Compras (PMI™) del sector industrial colombiano de Davivienda, ajustado por factores estacionales, subió desde los 54,0 puntos de octubre hasta los 54,9 en noviembre y señaló una importante mejoría de las condiciones del sector. La cifra principal descansa sobre las altas lecturas de tres de los cinco subcomponentes (empleo, inventarios de compras y plazos de entrega de proveedores).

En este periodo de encuesta, los industriales observaron un incremento moderado de la producción, si bien fue el más lento en la secuencia actual de expansión de cinco meses. Según las empresas, el crecimiento contó con el respaldo del aumento del volumen de ventas, pero se vio lastrado por la falta de disponibilidad de contenedores y la escasez de materias primas.

De forma similar, los flujos entrantes de nuevos negocios se incrementaron al ritmo más débil en el periodo actual de crecimiento de cinco meses. Los comentarios informales recabados sugirieron que las altas presiones sobre los precios restringieron las ventas en noviembre.

La encuesta de noviembre registró un incremento récord de los precios de los insumos, dato que las empresas vincularon con la subida de los costos del transporte y las materias primas como consecuencia de la falta de disponibilidad.

La escasez de materias primas y la falta de disponibilidad de contenedores también provocaron retrasos adicionales en las entregas de insumos a los industriales. Así, la ampliación de los plazos de entrega promedio fue la más pronunciada en la historia de la encuesta antes del brote de COVID-19.

Ante el aumento de los costos, las empresas volvieron a subir los precios de su producción en noviembre, cuando la tasa de inflación alcanzó un máximo en la encuesta.

Con respecto al empleo, los industriales volvieron a contratar trabajadores adicionales en noviembre y el empleo creció a un ritmo sólido, que fue el más acelerado en tres meses. Las empresas que ampliaron su fuerza laboral mencionaron el aumento de los requisitos de producción, el incremento de las ventas y las actividades de reabastecimiento de existencias.

De hecho, las iniciativas destinadas a reforzar los inventarios también motivaron a las empresas a ampliar sus compras de insumos en noviembre. Así, en este mes, el volumen de compras creció a un ritmo pronunciado, que fue el más sólido desde agosto.

Los industriales colombianos lograron reabastecer sus inventarios en noviembre, mes durante el cual las existencias de materias primas y productos finales aumentaron. Sin embargo, en ambos casos, el ritmo de acumulación fue solo marginal. Las empresas declararon que el crecimiento se vio frenado por la falta de disponibilidad de materias primas.

La expansión a nuevos mercados, los pedidos pendientes de aprobación y las iniciativas de mercadeo respaldaron el optimismo de los industriales en relación con el panorama de la producción a un año. Sin embargo, el nivel de confianza se atenuó en noviembre, ya que varias empresas se mostraron preocupadas por las presiones inflacionarias y la persistente escasez de insumos.

Comentario:

Con respecto a la encuesta del PMI Manufacturero colombiano, Andrés Langebaek Rueda, Director Ejecutivo de Estudios Económicos, Grupo Bolívar, de Davivienda, afirmó:

“El PMI para el mes de noviembre aumentó especialmente por la mejora en los niveles de contratación de mano de obra. Esto sin duda es una buena noticia. Sin embargo, resulta preocupante que el crecimiento de la producción manufacturera siga afectado por restricciones en el abastecimiento de insumos y que los precios de las materias primas y de los productos hayan llegado, nuevamente, a niveles récord en la historia del indicador.

Desde una perspectiva más amplia, no resulta acertado que el gasto en la economía esté aumentando en forma acelerada lo cual se refleja en un déficit tan grande para la cuenta corriente de la balanza de pagos y en una presión alcista adicional de los precios en la economía. Además, el gasto público se está financiando con deuda lo cual limita el ejercicio de la política fiscal en los próximos años”.