28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La desconcertación salarial

12 de diciembre de 2021
Por Octavio Quintero
Por Octavio Quintero
12 de diciembre de 2021

Lo que es un costo para los empresarios, es un ingreso para los trabajadores que determina su capacidad de consumo. Cuando los empresarios presionan bajos salarios, se están dando con la piedra en los dientes.

La cuestionada teoría de que todo aumento de salarios causa inflación, acompañada de la idea de que también genera desempleo, esto último cuestionado por David Card, premio Nobel de Economía 2021, genera la hipótesis de que los bajos salarios frenan la inflación. O sea, controlar el dinero en poder de los consumidores es lo sustancial de la política monetaria, en la lógica del neoliberalismo. Agréguese la propaganda subliminal de que el peor impuesto del mundo es la inflación, y queda listo el desnivel de la política laboral en favor del capital.
Se puede rebatir lo anterior considerando que, ¿de qué le sirve a un asalariado que una libra de carne valga $1, si solo tiene en su bolsillo $0,5? La pregunta es simplona, bien lo sé, pero es lógica. La otra consideración es que no siempre una suba de salarios causa inflación porque, si lo que se viene es de una recesión económica, como es el caso hoy a la salida de la pandemia, significa que las empresas tienen capacidad instalada ociosa.

Esa teoría dominante de los salarios versus inflación, oculta causas verdaderamente detonantes de inflación y desempleo, como la infraestructura general del país: servicios públicos, carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, movilidad urbana, tasas de interés, nuevas tecnologías y hasta el mismo sistema educativo nacional, sin contar la principal que asola a Colombia: ¡LA CORRUPCIÓN!

Un estudio auspiciado por la Cámara Colombiana de la Infraestructura hace 7 años, revela que es tres veces más barato movilizar carga entre Buenaventura a China que entre Buenaventura-Bogotá. Esa relación, actualizada a hoy, debe haberse ensanchado. Para esa fecha, un km recorrido en las carreteras nacionales costaba en promedio USD3,58, mientras que entre Róterdam-Francfort, por ejemplo, USD1,20. Salta a la vista que la diferencia no está dada por el costo salarial puesto que los trabajadores de Holanda y Alemania ganan más que los colombianos.

La inflación actual en Colombia está por encima de la meta fijada por el Banco de la República, con tendencia a salirse de control. En la lógica del neoliberalismo, seguro harán apretar más el cinturón a los trabajadores de salario mínimo, el 90% de la fuerza laboral. Es decir, sobre los hombros de los trabajadores, y mejor sería decir, sobre la ruina de millones de familias pobres, que pasan los días, a veces sin desayunar y siempre sin comer, se monta la estructura del desarrollo económico, y se atreven los corifeos del modelo a calificarlo de “eficiente”.

Pero eso pasa porque la Comisión de Concertación Salarial, que se reúne por esta época anualmente, es un chiste cruel, integrada por personas representativas de minorías, o simples corifeos de intereses particulares: unas centrales obreras con solo el 4% de los trabajadores afiliados; unos gremios económicos meros mandaderos de los dueños del capital; y un árbitro (el gobierno) que siempre espera la decisión del VAR (los empresarios) a ver que determinan, para él correr a convalidarlo. Es decir, en esa Comisión, como dice el refrán, “no son todos los que están ni están todos los que son”: faltan los trabajadores independientes, que son mayoría; faltan los micros y negocios familiares, que generan el grueso del empleo informal y, lo principal, falta un gobierno progresista que desmonte la falacia, elevada a dogma, de que la principal fuente de inflación son los salarios.

Fin de folio.- Un posible crecimiento del PIB en 2021 del 9,2, comparado con una caída de 6,8 en 2020, dejaría un crecimiento real del 2,4. La pérdida de empleo no se ha recuperado y la quiebra de micros y faminegocios, de los que vivía el grueso de la población informal, muchos, serán por siempre.