27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Púlpito Francisco: “El primer acto de caridad es ofrecer un rostro sereno y sonriente”

19 de diciembre de 2021
19 de diciembre de 2021

Por Guillermo Romero Salamanca

Luego de hacer una reflexión sobre la actividad diaria, el Papa Francisco, en su alocución en la Plaza de San Pedro y ante unas 4 mil personas que le acompañaron, preguntó sobre la actitud de cada uno: “¿cómo es mi «paso»? ¿Soy proactivo o me quedo en la melancolía, la tristeza? ¿Sigo adelante con esperanza o me detengo a sentir lástima por mí mismo? Si seguimos con el cansado ritmo de la murmuración y el parloteo, no llevaremos a Dios a nadie, solo traeremos amargura, cosas oscuras”.

“En cambio, dijo el Papa, hace mucho bien cultivar un humor saludable, como lo hicieron, por ejemplo, Santo Tomás Moro o San Felipe Neri. También podemos pedir esta gracia, la gracia del humor sano: hace mucho bien. No olvidemos que el primer acto de caridad que podemos hacer con nuestro prójimo es ofrecerle un rostro sereno y sonriente”.

Al comentar el Evangelio de san Lucas, propuesto por la Liturgia del día, correspondiente al cuarto Domingo de Adviento, que narra la visita de María a Isabel, el Papa Francisco antes de rezar el Ángelus con los fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro explicó que tras haber recibido el anuncio del ángel, la Virgen no se quedó en su casa, “pensando en lo sucedido y considerando los problemas y los imprevistos, que ciertamente no faltaban”, sino al contrario, lo primero que hizo fue “pensar en quien lo necesita”, en su caso en su pariente Isabel, que era mayor y estaba embarazada.

“María sale de viaje con generosidad, sin dejarse intimidar por los inconvenientes del viaje, respondiendo a un impulso interior que la llama a hacerse cercana y a ayudar”, dijo el Papa.

LA REFLEXIÓN PAPAL DE ESTE DOMINGO

El Evangelio de la liturgia de hoy, cuarto domingo de Adviento, narra la visita de María a Isabel. Recibido el anuncio del ángel, la Virgen no se queda en casa, para repensar lo sucedido y considerar los problemas e imprevistos, que ciertamente no faltaron: Porque, pobrecita, no sabía qué hacer con esta noticia, con esa cultura. ‘era … No entendía … Al contrario, primero que nada, piensa en los necesitados; en lugar de entregarse a sus problemas, piensa en los necesitados, piensa en su pariente Isabel, que es avanzada en años y está embarazada: algo extraño, milagroso.

María emprende un camino con generosidad, sin dejarse intimidar por los inconvenientes del camino, respondiendo a un impulso interior que la llama a acercarse y ayudar. Un camino largo, millas y millas, y no había autobús: tenía que caminar. Ella sale a ayudar, compartiendo su alegría. María le da a Isabel la alegría de Jesús, el gozo que llevaba en su corazón y en su vientre. Él va hacia ella y le proclama sus sentimientos, y esta proclamación de sentimientos se convierte entonces en una oración, la Magnificat, que todos conocemos. Y el texto dice que Nuestra Señora «se levantó y fue rápidamente» .

Se levantó y se fue. En la última parte del camino de Adviento, dejémonos guiar por estos dos verbos. Levantarse y caminar rápido: estos son los dos movimientos que hizo María y que nos invita a hacer también con vistas a la Navidad. Primero que nada, levántate. Tras el anuncio del ángel, se avecinaba un período difícil para la Virgen: su embarazo inesperado la expuso a malentendidos y también a severas penas, incluso a lapidación, en la cultura de esa época. ¡Imaginemos cuántos pensamientos y perturbaciones tuvo!

Sin embargo, no se desanima, no se desespera, pero se levanta. No mira hacia abajo, hacia los problemas, sino hacia arriba, hacia Dios. Y no piensa en a quién pedir ayuda, sino a quién llevar. Piensa siempre en los demás: María también, pensando siempre en las necesidades de los demás. Lo mismo hará más tarde, en las bodas de Caná, cuando se dé cuenta de que falta el vino. Es un problema de otras personas, pero ella lo piensa e intenta encontrar una solución. María siempre piensa en los demás. Piense en nosotros también.

Aprendemos de Nuestra Señora esta forma de reaccionar: levantarse, especialmente cuando las dificultades amenazan con abrumarnos. Levántate, para no empantanarse en problemas, hundirnos en la autocompasión o caer en una tristeza que nos paraliza. ¿Pero por qué levantarse? Porque Dios es grande y está dispuesto a levantarnos si le tendimos la mano. Así que arrojemos en Él pensamientos negativos, los miedos que bloquean todo ímpetu y nos impiden avanzar.

Y luego hagamos como María: ¡miremos a nuestro alrededor y busquemos a alguien a quien podamos ayudar! ¿Conozco a algún anciano a quien pueda ayudar, o alguna compañía? Todo el mundo lo piensa. ¿O hacer un servicio a una persona, una amabilidad, una llamada telefónica? ¿Pero a quién puedo ayudar? Me levanto y ayudo. Al ayudar a los demás, nos ayudaremos a superar las dificultades.

El segundo movimiento es caminar rápido. No significa proceder con agitación, sin aliento, no, no significa eso. En cambio, se trata de conducir nuestros días con ritmo alegre, mirando hacia adelante con confianza, sin arrastrarnos a regañadientes, esclavos de las quejas, esas quejas arruinan muchas vidas, porque uno empieza a quejarse y a quejarse y la vida se acaba. Las quejas te llevan a buscar siempre a alguien a quien culpar. María va hacia la casa de Isabel con el paso rápido de quien tiene el corazón y la vida llenos de Dios, llenos de su alegría.

Entonces, preguntémonos, para nuestro propio beneficio: ¿cómo es mi «paso»? ¿Soy proactivo o me quedo en la melancolía, la tristeza? ¿Sigo adelante con esperanza o me detengo a sentir lástima por mí mismo? Si seguimos con el cansado ritmo de la murmuración y el parloteo, no llevaremos a Dios a nadie, solo traeremos amargura, cosas oscuras. En cambio, hace mucho bien cultivar un humor saludable, como lo hicieron, por ejemplo, Santo Tomás Moro o San Felipe Neri. También podemos pedir esta gracia, la gracia del humor sano: hace mucho bien. No olvidemos que el primer acto de caridad que podemos hacer con nuestro prójimo es ofrecerle un rostro sereno y sonriente. Le está trayendo el gozo de Jesús, como lo hizo María con Isabel.

¡Que la Madre de Dios nos tome de la mano, nos ayude a levantarnos y caminar rápido hacia la Navidad!

DESPUÉS DEL ÁNGELUS

Queridos hermanos y hermanas:

Expreso mi cercanía al pueblo de Filipinas azotado por un fuerte tifón, que destruyó muchas casas. Que el Santo Niño traiga consuelo y esperanza a las familias más en dificultad; ¡e inspirarnos a todos con ayuda concreta! La primera ayuda concreta es la oración y las otras ayudas.

Os saludo a todos vosotros, peregrinos venidos de Italia y de varios países. En particular, saludo a la comunidad peruana de Roma ya su grupo folclórico reunido aquí con motivo de la celebración en honor al “Niño Jesús Andino” de Choqcca, lugar de origen del Belén instalado en esta plaza. ¡Gracias! Saludo a la banda de Soriano del Cimino. Me gustaría escucharlos más tarde … [la banda entona “Feliz cumpleaños”] ¡Suenan bien, estos! Saludo a los fieles de Terni, a los scouts de Marigliano ya los niños de Cingoli (Macerata).

Y les deseo a todos un buen domingo y buen camino en esta última parte de Adviento que nos prepara para el nacimiento de Jesús. Que sea para todos nosotros un tiempo de espera y colaboración: esperanza, esperanza y oración, en compañía de la Virgen María, mujer de espera. Y por favor, no olvides orar por mí. Buen almuerzo y adiós. Y ahora la banda, ¡qué cosa tan hermosa para tocar!

PROFESOR COLOMBIANO EN EL COMITÉ DE LA SOCIEDAD DE ESTUDIOS DEL NUEVO TESTAMENTO

El profesor emérito de la Facultad de Teología, reverendo Bernardo Estrada, fue elegido Fideicomisario del Comité de la Sociedad de Estudios del Nuevo Testamento (SNTS), la asociación internacional de estudiosos del Nuevo Testamento.

La asignación comenzará a partir del próximo enero de 2022 y tendrá una duración de tres años. El comité está compuesto por nueve miembros en total, provenientes de varios países alrededor del mundo.

SNTS publica la revista académica trimestral New Testament Studies, publicada por Cambridge University Press, así como una serie de monografías.

MÉDICO CATÓLICO CAMBIÓ LA VISIÓN DEL MUNDO SOBRE EL SÍNDROME DE DOWN

El doctor Lejeune revolucionó el mundo de la genética y la vida de las familias con pequeños con discapacidad.

El postulador de la causa de canonización de Jérôme Lejeune, Aude Dugast, resaltó el carácter heroico de las virtudes del genetista francés, así como su legado espiritual e intelectual que cambió la visión del mundo sobre el Síndrome de Down.

Nacido el 13 de junio de 1926 en Montrouge (Francia), el doctor Lejeune descubrió en 1958 la trisomía del par cromosómico 21, responsable del síndrome.

El descubrimiento se publicó en la revista Nature en 1959. Desde entonces Lejeune dedicó todos sus esfuerzos a defender a estos niños ante los intentos de instrumentalizar su descubrimiento para justificar el aborto de los niños con esta condición.

Esa postura del doctor Lejeune de defensa del derecho a la vida de los niños con Síndrome de Down hizo que su candidatura al Premio Nobel de Medicina de 1970 no prosperara, a pesar de la trascendencia de su descubrimiento.