29 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Juntas de Acción Comunal: sin relevo generacional, en crisis y apéndice de políticos

16 de noviembre de 2021
16 de noviembre de 2021

-Los retos que espera a los comunales

-La influencia politiquera que los agobia

-Nos utilizan y luego nos desconocen

-Se volvieron costosos e interesados

-Se enderezan o van camino al fracaso

-Tambalea la democracia participativa

 Por Álvaro Rodríguez Hernández
www.eje21.com.co

En medio de una brutal crisis de representatividad, desidia y de agotamiento en su estructura organizacional, las Juntas de Acción Comunal del Risaralda, se aprestan a participar en la elección de sus nuevos dignatarios.

La desconfianza en muchas de sus directivas, la politiquería, clientelismo, la falta de credibilidad y democratización por otra parte, el envejecimiento en su tren directivo, la han hecho que exista apatía y considerable pérdida de liderazgo, a pocos días de ser convocados de manera directa para elegir el nuevo rumbo de los comunales en la región.

De paso, es la crisis de la democracia participativa y representativa.

Para muchos de sus directivos, consultados por www.eje21.com.co se perdió la autonomía, excesiva burocratización en estas entidades y van “camino al fracaso”.

Los consideran de estar entrampados en un remolino o en un descarado “círculo vicioso” que los ha hecho naufragar y que hayan cedido trabajo y labor desinteresada ante sus propias comunidades.

Las elecciones de los nuevos cuadros directivos, de las Juntas comunales está prevista para el 28 de noviembre en Colombia.

COMO MANDADEROS

“Nos consideran mandaderos del mandatario de turno y después de campañas políticas, nos desconocen. Solo somos importantes en campañas y después nos desconocen y se burlan y eso ha llevado a una fatiga de liderazgo en veredas y barrios y hasta en los propios municipios.”

Desde la institucionalidad, otro es el problema que ven: excesiva politiquería de directivos comunales, llevando a los socios a votar por determinadas candidaturas a diversas corporaciones, alcaldías y gobernación.

INFLUENCIA POLITIQUERA

De manera crítica, advierten que las JAC “entramos hace rato en la subasta electoral”.

“La influencia de los directivos políticos y de la Acción Comunal a la inversa, no se va a acabar y esto se volvió un círculo vicioso y de contagio. Es un letal virus. Se politizaron mucho”.

Sin embargo, la gobernación del Risaralda desde la Secretaría de Gobierno, que dirige el ex alcalde, Israel Alberto Londoño, ha intensificado un arduo plan de reactivar y preparar el evento con nutridas capacitaciones a sus emisarios en veredas, barrios y municipios donde actúan en 12 de los 14 municipios. No están Pereira y Dosquebradas, las de mayor población.

Pereira fue cuna de una ejemplar cita comunitaria. Aquí surgieron grandes gestas del corazón comunal de la ciudadanía. La autoconstrucción misma reconocida en muchas partes del mundo por la labor social digna.

DIFICULTADES EN CUBA

Una sola dificultad prelectoral se había presentado en el Barrio Cuba, el mayor centro de votación por las Juntas Comunales, que debía subsanarse de acuerdo al mandato legal estatuido y que se dirimía el pasado fin de semana. Se pedía un plazo prudencial para postergar la elección.  Todo debido a la ocupación de la sede comunal.

Señalan, que en estas grandes ciudades, las beligerantes Juntas Comunales, han perdido liderazgo y tan siquiera se sienten.

En Risaralda, existe la no despreciable suma de 1.600 juntas.  En un porcentaje medible, en varias de ellas, de acuerdo con la Ley, no se han elegido los Tribunales de Garantías para brindar el proceso.

En este sentido en Risaralda, la directiva comunal, ha hecho un notorio esfuerzo para que la disposición habilite el evento democrático.

SIN RELEVO

Pese a que los estudiantes y menores de 14 años han sido llamados para que se vinculen a la Acción Comunal en un relevo generacional, hay descreimiento por los nuevos liderazgos brotados para suplir a padres, abuelos y tíos, incursos años atrás en una gran faena social. Hoy no lo hay.

No asumen el compromiso y la responsabilidad debido también a las dificultades que surgen desde el vecindario y las instituciones que han marchitado nuestro papel, advirtieron.

Para muchos especialistas del fenómeno de democracia participativa, estas entidades no se pueden manejar desde un escritorio en los municipios o en la capital sin pregonar o untarse de institucionalidad.

Se hace labor y gestión, en la calle, en la vereda, con amor al trabajo social, en el barrio, pero no apegado a que los líderes busquen oficinas, precisaron varias fuentes indagadas por el avance del proceso eleccionario.

INFLUENCIA POLITIQUERA

Otro hecho es la influencia desde los directorios políticos que han incidido en “apropiarse del estamento comunal sólo para ser utilizados en el acompañamiento electoral pero no para capacitar y avanzar en su desarrollo y propuestas”.

Este mal no se va a acabar. Nosotros somos como fusibles que van quemando: nos utilizan y no nos vuelven a mirar, aseguraron directivos comunales en diálogo con www.eje21.com.co

“SE VOLVIERON MUY COSTOSOS”

Otros estiman, por el contrario, que los integrantes “de las JAC ayudaron a encarecer el proceso político donde hay directivos que entraron al negocio de los respaldos en campañas políticas y se volvieron muy costosos”.

Los señalan de “no dar puntada sin dedal”.

PADRINOS

Para todo se requiere un padrino y nos señalan que si no estamos con este o aquél directorio, nos abandonan, nos hacen aun lado, en muchos municipios, aseguraron.

Esta situación ha dado que “nos tengamos que conseguir un padrino” o persona que ayude a gestionar para acelerar procesos de obras o proyectos para las comunidades.

Como contraprestación los llaman a “que voten por fulano o perencejo para que tengan acceso al gobierno”, ya que después aparece el lastimero: “harto les dije que votaran por estos”.