25 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Espiral, pensativo-pensante, que-quien, Florence Thomas

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
9 de noviembre de 2021
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
9 de noviembre de 2021

Quisquillas de alguna importancia 

´Pensante’ es el adjetivo apropiado en esa oración. 

‘Espiral’ (del latín ‘spira-æ’ – femenino, ‘espiral, línea curva a modo de caracol, anillos, repliegues, roscas’), es un término que, según el diccionario de M. Moliner,  tiene los dos géneros, el masculino y el femenino. Con el primero, le da esta definición: “Línea curva desarrollada en un plano alrededor de un punto, del cual se aleja  gradualmente de modo que no llega  a cerrarse”, por ejemplo, ‘un espiral de humo’. Como femenino, lo define así: “Proceso que avanza rápidamente de forma incontrolada”, verbigracia, ‘una espiral de violencia’.  Ignoro la explicación de esta diferencia, y, quizás porque no la hay, para la Academia de la Lengua es femenino con ambas acepciones. Sea de todo esto lo que fuere, el columnista Alfonso Gómez Méndez le asignó erradamente el género masculino en la siguiente declaración: “Él es un símbolo de este espiral de violencia” (EL TIEMPO, 27/10/2021). Se refería, por supuesto, al criminal “Otoniel”, recientemente capturado. Nota: El Diccionario le da también a ‘espiral’ la naturaleza de adjetivo (“perteneciente o relativo a la espira”), que es la vuelta de una espiral o de una hélice. ***

‘Pensativo’, “El pensador”, de Auguste Rodin. ‘Pensativo-a’ es un adjetivo con el que se califica a todo aquel que “medita intensamente y está absorto en sus pensamientos”, lo cual se puede considerar como un estado pasajero, no permanente, por lo que no es algo inherente a la naturaleza humana, y, así, decimos ‘está pensativo’, no, ‘es pensativo’. Es, por tanto, un adjetivo mal escogido para la siguiente afirmación: “…para dar sentido a lo que vivimos como seres pensativos…” (LA PATRIA, Voz del lector, Víctor Corcoba Herrera, 30/10/2021). ‘Pensante’ es el adjetivo apropiado en esa oración, porque con él se expresa una cualidad que sí es inherente a la naturaleza de los seres humanos, por lo cual decimos ‘es pensante’ (‘que piensa’, es decir, que ‘puede imaginar, considerar o discurrir’), no, ‘está pensante’. ***

Sigue extraviado el señor Rigoberto Escudero Osorio –o  está en otra página– al insistir en que es un gazapo el uso de ‘el que’ en lugar de ‘quien’ (LA PATRIA, Voz del lector, 2/11/2021). Le explico por qué. Las siguientes son frases ciento por ciento castizas, sin ninguna duda: ‘Es María la que encanta’, ‘fue Pedro el que renunció’; ‘fueron Pedro y Juan los que se fugaron’ y ‘eran María y Juana las que discutían’. En todas estas muestras, los pronombres relativos ‘el que, la que, los que y las que’ pueden ser reemplazados por ‘quien’ para el singular y por ‘quienes’ para el plural, porque se trata de personas. Para las cosas  se  usa únicamente y exclusivamente el relativo ‘que’, que es lo que explican las fuentes citadas por el corresponsal, una de las cuales dice así: “Quien. Pronombre relativo (…). Su plural es quienes. Equivale a ‘el que’, ‘la que’, y hoy se emplea siempre referido a personas o a entes personificados, nunca a cosas” (Diccionario panhispánico de dudas, 2005). Es lo que dije y lo que siempre he dicho, porque en la época de los clásicos ese pronombre –‘quien’– era, no sólo invariable (carecía de plural), sino que se usaba también para cosas, y porque actualmente su uso exagerado está desplazando al pronombre ‘que’.  Y, Rigoberto, colorín colorado, este cuento se ha acabado. Nota: Yo creo que la frase de Juan Donoso, porque la desconocía, bien citada, debe ser ésta: “Nada sienta tan bien en la frente del vencedor como una corona de modestia”, no como la trajo a cuento el corresponsal: “Nada sienta también en la frente del vencedor que una corona de modestia”.  ***

De la siguiente manera terminó la señora Florence Thomas su columna del 27 de octubre de 2021: “Solo así, mujeres y hombres podremos inaugurar un mundo posible para todas, todos y todes” (El Tiempo). Francia le dio a la humanidad personajes extraordinarios, san Vicente de Paúl, uno de ellos. A Colombia la encartó con esta señora.

[email protected]