28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Poetas periodistas (XX)

14 de octubre de 2021
Por Hernando Salazar Patiño
Por Hernando Salazar Patiño
14 de octubre de 2021
(Serie de cartas dirigidas al experimentado periodista,  Orlando Cadavid,  co-fundador de Colprensa y Eje 21, director de cadenas radiales y maestro de muchos reporteros sobre historia de la prensa por los 100 años de La Patria)

Orlando:

Jorge S. Robledo

Es el turno de detenernos en la figura intelectual y periodística más importante del antiguo Caldas en los primeros  25 años. El máximo representante  de la llamada nacionalmente  generación del Centenario, pero que en Manizales fue la agrupada en el Círculo Bergerac y en la revista Motivos. Se trata de Jorge S. Robledo, quien a diferencia de otros igual o quizá más destacados, no fue político,  como casi todos, sino primero y esencialmente, poeta, y este fue el valor que más le aplaudieron en su tiempo.

Y fue periodista, de los más grandes, casi indispensable,  certero, imparcial. Creo que en su época, fue el que inauguró entre nosotros, esa especie tan admirable del periodista-poeta-, o del poeta-periodista, que floreció en el siglo 20, cada vez venida a menos, porque es otro el tipo de periodismo de hoy. Incluso, ya no hay lo que llamábamos escritores periodistas o viceversa, aparte de unas cuantas excepciones a los que la edad amenaza con el silencio, o la muerte se los impuso de modo definitivo.

Pero antes de entrar en la rica personalidad de Jorge S.,  déjeme respetado Orlando, que con su venia hagamos un parcial y sintético repaso de la literatura colombiana  que aprendimos, quiérase o no, en el bachillerato que tuvimos la suerte de padecer y disfrutar, en la que con  esa materia se involucraban la historia, las nociones de política, pues casi todos los escritores se involucraron en ella y el antojo de leer, no porque lo impusieran o señalaran libros como tarea, sino porque la forma de hablarnos y de interesarnos, acicateaba la curiosidad y estimulaba amistades, conversaciones y discusiones .

Durante el siglo XIX, lo sabe usted bien, fue natural la simbiosis de literatura, política y poesía. Viene desde antes de la Independencia, o coincide casi con ella. Y ciñéndonos únicamente a los poetas, que también fueron  periodistas, y no todavía a los que hicieron revistas, o participaron en ellas, que han sido casi todos y muchas fueron y son famosas, sino a los poetas que fundaron periódicos, editorializaron, interpretaron los sucesos y la cotidiana vida social, como periodistas.

Fundó el cantor de Bolívar y la Bandera, José Joaquín Ortiz, tres periódicos, el principal La Caridad,  fue fundamental en La Estrella Nacional y El Catolicismo, y colaboró en otros como polemista y defensor de la Iglesia. La tarea filosófica la desplegó el fundador del Partido Conservador, José Eusebio Caro,  gran poeta de Despedida de la patria y Estar contigo, en  La Civilización,  El Granadino Y El Nacional, y polemizó sobre los jesuitas con Julio Arboleda, autor del Gonzalo de Oyón, de Estoy en la cárcel,  fundador de El Payanés y  contra el gobierno de  José Hilario López, El Misóforo, cuyo epígrafe permanente decía: “No, jamás el delito degenera. / Que está en el cielo y en la tierra escrito: / ¡Ay! Que el delito engendra delito / la infamia infamia, la traición traición”.

Rafael Pombo, el poeta de todos los registros, y de Hora de tinieblas, fundó El Cartucho “periódico-poema de charla indefinida”, con  La Siesta,   y El Centro. El reformador Rafael Núñez, quiérase o no, el poeta de ¿Qué sais je? y Todavía, fundó La Luz, La Nación, y en Cartagena, El Impulso y  El Porvenir. El Alacrán, del punzante versificador  Juan Pablo Posada, a quien temían sus contemporáneos, picó duro a más de uno. Con el nombre de Casimiro de la Barra, hizo de las suyas el poeta Clímaco Soto Borda, y sus Siluetas Parlamentarias en su publicación La Barra, fueron inimitables, como sus crónicas en El Rayos X y otros. El académico y ex ministro José Joaquín Casas, de Crónicas de Aldea, donde nació fundó El Chiquinquireño,  y después, en la capital, El Sanfareño. Caldense, el autor de Emociones de la guerra, ensayista y poeta Max Grillo, fundó con Rafael Uribe Uribe, El Autonomista, contra Núñez, y  El Vigía, en Bogotá. Y después del asesinato de Uribe Uribe, su periódico El Liberal, lo dirigió el manizaleño, político, narrador De mis breñas, y poeta, Victoriano Vélez.

Entrados al siglo XX, Don Luis de Obando, o Julio Vives Guerra, que era como firmaba el autor de Gestas de mi ciudad en El Espectador,  don José Velásquez García, fundó en Medellín, El Duo,  El Cirirí, El Aviso, Pierrot y  Gaceta Republicana. El recitado poeta de A Solas, Ismael Enrique Arciniegas, de Curití , dirigió y fue propietario de El Nuevo Tiempo, el diario más importante del país,  de 1905 a 1932, y de más influencia en las primeras décadas,  con un extraordinario Nuevo Tiempo Literario. Hasta con su hermano Domingo, quien años más tarde fundará  El Universal,  Luis Carlos López fundó periódicos  como La Unión Comercial, La Juventud y La Patria.  Sabemos que trabajó en El Espectador, pero  son casi legendarios la docena o más de periódicos que dirigió y en los que colaboró el poeta Porfirio Barba-Jacob en varios países de Centroamérica. De sus crónicas, reportajes y artículos políticos en la sola prensa de México, en El Independiente, Churubusco, Excelsior,  El Heraldo de México, Últimas Noticias etc. realizó una novedosa investigación y un juicioso análisis, el escritor  manizaleño Eduardo García Aguilar.

Cuando fue más recia la lucha ideológica, así como Eduardo Carranza fundó su atrevido semanario Derechas, en el que participó otro piedracielista, Gerardo Valencia, nuestro Luis Vidales dirigió El Bolchevique, como “Órgano Central del Partido Comunista”. Por esos años,  el poeta Antonio Llanos, fue redactor y director de La Patria,  de lo que hablaré en su momento. El poeta de La Catedral de Colonia y la  exquisitez de su Joyería, Juan Lozano y Lozano, fue director de La Razón, de Semana, redactor de Sábado y admirado periodista. Darío Samper, de extensa trayectoria periodística, y poeta, dirigió varios, entre ellos el gaitanista Jornada. El poeta santandereano, Rafael Ortiz González,  fue propietario y director del diario El Frente de Bucaramanga.

En fin, solo he mencionado a los poetas que  dirigieron periódicos o los fundaron, de contenido político y social. En Caldas, el máximo representante, del poeta periodista, fue Jorge S. Robledo.