21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Libertad de información, no libertad de conducta.

3 de octubre de 2021
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
3 de octubre de 2021

Más que opinión, como debe ser el contenido de esta columna, hoy quiero compartir, por considerarlo de permanente actualidad y trascendencia, lo que el autor ha denominado, Libertad de información, no libertad de conducta, cuya publicación no solamente le ha representado insultos, sino también amenazas. Hablamos del maestro de la ética, la preceptiva y principialistica del periodismo, Gustavo Castro Caicedo, 60 años como periodista, Premio Nacional de Periodismo CPB Guillermo Cano a vida y obra, autor de 37 libros y coautor de 9 más, Administrador de Empresas, Director de Inravisión, Presidente de RCN  Radio y Del Círculo de Periodistas de Bogotá,  quien este sábado, en una superlativa conferencia para los socios del Club de Periodistas, dio una soberbia cátedra con rico y profundo análisis de los graves vicios del periodismo, advirtiendo que la inmensa mayoría del periodismo colombiano, es respetable, ético y  responsable.

Que sirva como una verdadera lección, por tratarse de un tema no solamente para periodistas, sino de interés común. Periodismo independiente, veraz y con equilibrio.

  1. Se veta en instituciones. Lo más grave, los periodistas vetan a otros periodistas que dicen la verdad o les cierran el micrófono a los ciudadanos.
  2. Editorializar las noticias, usurpando funciones que no son las suyas. Se trata de mostrar la verdad escueta.
  3. Suplantar a la justicia, como si fuéramos jueces.
  4. Señalar mantos de duda sobre personas no sindicadas, por chismes o malos entendidos.
  5. Poner en peligro de muerte a testigos de delitos, descubriendo sus datos, mostrando sus rostros frente a los bandidos. Es un pecado.
  6. Violar la reserva del sumario
  7. Violación del Código del menor
  8. Violación del derecho a la intimidad. Los chismes, los rumores, la vida privada de personajes públicos, se le roba el derecho a la intimidad
  9. Se viola el código de ética periodística, incitando al desorden.
  10. Censurar a los colombianos, al negarles el derecho a conocer las noticias sobre las cosas buenas, positivas, constructivas que suceden en el país, como si en Colombia todo fuera malo.
  11. Sembrar pesimismo, confusión o miedo y a la vez, trivializar la violencia.
  12. Aceptar fuentes sin confirmar ni valorar la credibilidad. Se puede llegar a la calumnia o a poner en tela de juicio la honorabilidad de personas que no tienen antecedentes, ni han cometido delitos.
  13. Acosar heridos, mutilados, moribundos, con cámaras, micrófonos, violando su derecho a la intimidad o la del luto de sus familiares, para obtener rating. Mercantilismo deshumanizado, de hienas.
  14. Acosar, ejercer agresividad, intimidar a los entrevistados, propagando rumores y chismes
  15. Denunciar sin pruebas, afirmar lo que no ha sido investigado o comprobado, no rectificar o negar el derecho a la rectificación de información falsa o errada. Inculpar con grandes titulares, pero hacer pequeñas rectificaciones.
  16. Alabar personas por cercanía o identidad política. Lo de mis amigos, lo de mis copartidarios es bueno. Lo que no es de mis amigos o de otras personas que piensan distinto, no es bueno.
  17. Anunciar extras o primicias que no lo son. Periodismo escandaloso que tergiversa hechos y declaraciones.
  18. Hacer la apología de los violentos, de los delincuentes, de los corruptos y dar más posibilidad de hablar y dar micrófono o cámara a los victimarios, que a las víctimas.
  19. Ser arrogantes y vanidosos.
  20. Practicar la costumbre de, usted no sabe quién soy yo, exhibiendo un carné de periodista. Esa arrogancia le hace daño general a la profesión.
  21. Ceder a la manipulación de los interesados en torcer la verdad, servir a las conveniencias comerciales, sociales, políticas o económicas, en contra del bien común.
  22. Filtrar información por intereses de las fuentes. Hacer matrimonio con algunas fuentes para manipular información.
  23. No confrontar a las fuentes antagonistas. Negar pluralismo o dar la versión, sin la contraparte. Otra violación al código de ética, al código de comportamiento, al código del buen periodismo.
  24. Callar noticias de interés público por compromisos con las fuentes. Decir la verdad a medias o emitir noticias sesgadas y parcializadas.
  25. Titular con contenido que no corresponde a la noticia. Manipular los titulares, que es lo que le queda a la gente.
  26. Emprender retaliaciones.
  27. Comenzar la información generando redes de influencia en medios y disfrazar de noticia la promoción engañosa de personas, productos e instituciones.
  28. Crear y derrumbar ídolos, a su antojo.
  29. Descontextualizar la noticia.
  30. Enfrentar a las personas, porque las peleas venden. El sensacionalismo produce lectores, oyentes, televidentes.
  31. Emitir orgías de sangre e imágenes que ofenden a la opinión pública.
  32. Falta de preparación, investigación y responsabilidad social. El periodista tiene que saber de lo que va a tratar.
  33. Generar pánico económico, comercial o de salud.
  34. Generalizar, cuando no hay bases para hacerlo.
  35. Informar para beneficios limitados o personales, no para el bien común. Para el beneficio de los dueños de los medios, de las empresas que invierten en los medios.
  36. Informar sin confrontar las fuentes. Es necesario.
  37. Informar poniendo en riesgo la seguridad social.
  38. Tapar los pecados de los funcionarios públicos, autoridades y políticos.
  39. Novelizar los hechos, las tragedias.
  40. Hacer pactos indebidos y parcializados con algunas fuentes.
  41. Pagar favores con información.
  42. Presentar encuestas callejeras, como si fueran investigaciones.
  43. Presionar a las fuentes, para lograr favores.
  44. En televisión, editar en forma truculenta, repetir morbosamente la cámara lenta de imágenes trágicas o violentas.
  45. Utilizar imágenes de apoyo, que son de archivo y presentarlas como si correspondiera a la noticia que acaba de suceder.
  46. Periodismo show. Volver noticia, temas personales y terminar siendo personaje el periodista, no los personajes objeto de la información. Periodismo de vedettes, de divas.