5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ideas Más corruptas…

22 de octubre de 2021
Por Jorge Enrique Pava Quiceno
Por Jorge Enrique Pava Quiceno
22 de octubre de 2021

El miércoles pasado se surtió en el Concejo de Manizales el debate de control político al oscuro y pútrido proceso licitatorio de la Ptar, su adjudicación y próxima firma contractual con la empresa mexicana Fypasa, y quedaron al descubierto gran cantidad de irregularidades, anomalías, inconsistencias e incoherencias de la administración de Carlos Mario Marín.

Lastimosamente tenemos que admitir que nada pasará, pues estamos en un período de letargo y permisividad social, que lo admite todo y alcahuetea todo, ya que la descarada mafia del alcalde logró penetrar los distintos estamentos públicos y privados que algún día ejercieron control de lo público. Es decir, a pesar de que queda demostrada la corrupción que se vivió durante el proceso; los sobrecostos por un valor inicial cercano a los $ 37 mil millones; y las múltiples contradicciones del alcalde verde, que posa aún de cristalino sin vergüenza alguna, lo único que nos queda es resignarnos y preparar los bolsillos para pagar, vía factura, lo que hoy entra a las cuentas personales mafiosas de la administración.

Y el próximo lunes, el mismo Concejo debatirá sobre el nuevo engendro inventado por el transparente alcalde, Ideas Más S.A.S. E.S.P., empresa que desde ya se prevé que terminará siendo el vehículo de privatización del presupuesto de Manizales, y por donde se eludirán los pocos controles que hasta ahora eran de ejercicio obligatorio por la Contraloría Municipal y que, a pesar de su mediocridad, algo de temor podrían generar en los corruptos que nos gobiernan.

Ideas Más… Una empresa donde se aglutinaron los entes más cuestionados de la ciudad y que, por su naturaleza y objetivo, son los encargados de ejecutar un altísimo porcentaje de nuestro presupuesto, hoy se preparan para entregarlo a una nueva empresa disfrazada de emprendimiento cuando, en el fondo, es la perversión y la concreción de un millonario botín que venimos denunciando desde hace ya dos largos años. Es el banco creado para depositar los grandes proyectos, direccionarlos, usufructuarlos, ensombrecerlos y, al final, sacar provecho de ellos impunemente porque pasarán a regirse por el derecho privado. Es decir: a regirse por su aviesa voluntad.

Así las cosas, ¿para qué una ley de garantías o, sin ella, para qué los controles excepcionales de los entes fiscalizadores en época electoral? Ante el descaro de gobernantes como el nuestro, no hay ningún decoro que importe; no hay control que le preocupe; no hay denuncia que lo desvele. Porque el alcalde de Manizales y sus secuaces, simplemente hacen y deshacen porque saben que tienen patente de corso concedida por quienes los deben controlar, y por quienes han cedido a sus prebendas y coqueteos.

¿O me equivoco, doctor Bernardo Mejía Prieto, cuando protesto por su intervención e intercesión en el engendro Ideas Más S.A.S. E.S.P., y por haberse arrogado la vocería de la sociedad civil para justificar la mixtura de la empresa, y terminar cohonestando la mayor aberración de los últimos tiempos? ¿A quién o quiénes les sirve Usted, doctor Bernardo? ¿Quiénes están detrás de su participación tan indecorosa y extraña en su persona? ¿Volvieron acaso sus amigos y socios de lo público, para apoderarse de nuestro presupuesto, y aprovecharon su “inocencia” para cubrir de decencia algo que no lo tiene? ¡Manizales exige una respuesta, porque es a Manizales a la que Usted ha puesto en riesgo y peligro inminente!

Veremos pues lo que pasa en el Concejo de Manizales el próximo lunes en el debate de control político a Ideas Más S.A.S. E.S.P. Y aunque muy seguramente la administración irá a hacer alarde de su cinismo, y a llenar de mentiras a la corporación edilicia, los desafueros continuarán, y la ciudad seguirá rumbo a ese abismo al que la ha transportado el alcalde con las Ideas Más corruptas.

-0-

Ofrezco disculpas por el error cometido en la columna del viernes pasado intitulada “Manizales en manos de la mafia”: escribí, refiriéndome a algunos prohombres de nuestra sociedad que hoy guardan un silencio cómplice, que antes han “acusado sin fundamento o degoyado funcionarios sin pruebas o sustentos…”. El verbo es degollar y su participio correcto es degollado. ¡Mea culpa, don Efraim!

www.titepava.com