17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gazapito groserito

21 de octubre de 2021
21 de octubre de 2021

Por Cazador

No me agrada mucho referirme a palabras más o menos subidas de tono (aunque la que voy a mencionar no lo es tanto), pero ante la gran audiencia que tiene la radio La W, me parece necesario aclarar una duda generalizada.

En la mencionada emisora, a eso de las 12 del día del 20 de octubre, bajo la etiqueta «# me emberraca», propusieron a la audiencia algún tema de discusión. El presentador, señor Juan Pablo Calvás, fue muy enfático en señalar que emberraca se escribe con e, eme y b larga, y no «como lo escriben algunos», con e, n y uve (enverraca).

En la última edición del diccionario de la RAE (2014), y en ediciones anteriores (1992 y 2001), no existe el verbo emberracar (y, de paso, tampoco enverracar). Tampoco existen berraco ni berraquera. Pero sí existen verraco (de donde, obviamente se deriva enverracar), y verraquera.

El diccionario define verraco/ca como «cerdo padre». Y ofrece tres significados más, todos como cubanismos: «persona desaseada», «persona despreciable por su mala conducta» y «persona tonta, que puede ser engañada con facilidad». Se nota la ausencia de los académicos de nuestro país, los cuales, de haber estado en la sesión en la que se discutió la definición de ese vocablo habrían hecho introducir como colombianismos las tres acepciones que utilizamos por aquí: furioso, fuerte, o valiente. Y, por si el señor Calvás aún no está convencido, pongo por testigo al difunto José Manuel Marrooquín, quien fuera presidente de Colombia, miembro de número de la Academia Colombiana y miembro correspondiente de la RAE, quien en su obra Ortología y ortografía de la lengua castellana 1881), que contiene numerosos vocabularios en verso, escribió la siguiente estrofa que muestra palabras cuya ortografía correcta es con uve (ve corta): 

Veterano, verraco, vitriolo,

Vario, vuestro, vector y visera,

Viperino, viril, vocifera,

Verberando, verija, varón.

 

O sea que, sin duda ninguna, verraco es con v y, por ende, enverracar también.