20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Francisco: “Menos armas y más comida, más vacunas y menos fusiles”

13 de octubre de 2021
13 de octubre de 2021

Por Inés San Martín – www.angelusenespanol.com

ROMA – El Papa Francisco dijo que la guerra es una «una claudicación vergonzosa» ante las fuerzas del mal, y dirigiéndose a los participantes de un encuentro interreligioso por la paz, pidió a los creyentes de todas las religiones que » desactivemos la tentación fundamentalista, cualquier insinuación a hacer del hermano un enemigo».

Las personas de fe, dijo Francisco, tienen la responsabilidad de ayudar a erradicar el odio de los corazones humanos y condenar toda forma de violencia.

“Con palabras claras, exhortamos a deponer las armas, a reducir los gastos militares para proveer a las necesidades humanitarias y a convertir los instrumentos de muerte en instrumentos de vida. Que no sean palabras vacías, sino peticiones insistentes que elevamos por el bien de nuestros hermanos, contra la guerra y la muerte, en nombre de Aquel que es la paz y la vida” dijo Francisco.

“Menos armas y más comida, menos hipocresía y más transparencia, más vacunas distribuidas equitativamente y menos fusiles vendidos neciamente. Los tiempos nos piden que seamos voz de tantos creyentes, personas sencillas e inermes cansadas de la violencia, para que quienes tienen responsabilidades por el bien común no sólo se comprometan a condenar las guerras y el terrorismo, sino también a crear las condiciones para que no se extiendan”, insistió el pontífice, ante el aplauso de los presentes.

Las palabras del Papa se produjeron durante el cierre del 35º encuentro en el «espíritu de Asís», en el Coliseo de Roma, organizado por la Comunidad de Sant’Egidio. El evento comenzó el miércoles, bajo el lema «Hermanos y hermanas, tierra futura. Religiones y culturas en diálogo».

Francisco estuvo rodeado de algunos de sus aliados más cercanos en materia de diálogo interreligioso, como el Patriarca Bartolomé, de Constantinopla, y el gran imán de la universidad Al-Alzhar, Ahmed Al Tayyeb.

También estuvo presente la canciller alemana Angela Merkel, que ese mismo día había visitado al pontífice en el Vaticano.

“Si no se respeta a los demás y a los que piensan y tienen una fe diferente, no podemos vivir en la diversidad y la paz,” dijo Merkel. “Es fácil decirlo, pero es muy difícil, y demasiados conflictos y guerras nos han demostrado dolorosamente este hecho.”

Sin embargo, añadió, “la desesperación nunca es una solución, nunca debemos resignarnos a la guerra y nunca debemos convertirnos en espectadores pasivos cuando la gente sufre los conflictos y la guerra. Debemos mantener los ojos en la miseria de las personas que viven en medio de conflictos, sobre su derecho a una vida digna. El sufrimiento humano no se relativiza por la distancia geográfica, sino que se trata de seres humanos en todas partes.”

Hablando con el Coliseo como telón de fondo, Francisco lo calificó de escenario de «espectáculos de fratricidio, juegos mortales jugados a costa de vidas humanas». Lo mismo ocurre hoy, argumentó, porque los seres humanos pueden ser espectadores de “la violencia y a la guerra, del hermano que mata al hermano como si fuera un juego que miramos de lejos, indiferentes y convencidos de que nunca nos tocará.”

El sufrimiento de los demás, dijo, apenas llega a ser molesto, ya que la mayoría no se deja conmover por las víctimas de las guerras, de los migrantes, de los niños atrapados en los conflictos y privados de los juegos de la infancia.

«Pero con la vida de los pueblos y de los niños no se puede jugar», dijo el Papa. » No podemos permanecer indiferentes. “Por el contrario, es necesario empatizar y reconocer la humanidad común a la que pertenecemos, con sus fatigas, sus luchas y sus fragilidades. Hoy, en la sociedad globalizada, que hace del dolor un espectáculo, pero no lo compadece, necesitamos construir compasión».

Escuchar a los demás, e ir más allá de la complacencia, requiere verdadero valor, dijo, y es necesario preocuparse por los demás porque «no podemos permitir que la vida de pueblos enteros se convierta en meros peones de un juego de poder. La vida de los pueblos no forma parte de un juego: es algo serio y que concierne a todos».

Francisco también dijo que el COVID-19 ha sido una oportunidad para recordar que es imposible permanecer sano cuando el mundo está enfermo, refiriéndose no sólo al coronavirus: «En los últimos tiempos, muchas personas han contraído la enfermedad del olvido, del olvido de Dios y de los hermanos. Esto ha llevado al individualismo desenfrenado y al deseo de autosuficiencia, que se ha desbordado en una codicia insaciable».

Esta codicia ha tenido un impacto en la creación de Dios, siendo el aire «rico en toxinas, pero pobre en solidaridad».

Condenando la guerra, Francisco dijo que «juega» con las vidas humanas, al igual que la violencia y el floreciente comercio de armas, que a menudo se mueve en las sombras, alimentado por » alimentado de ríos subterráneos de dinero.»

«La guerra es un fracaso de la política y de la humanidad, una claudicación vergonzosa, una derrota frente a las fuerzas del mal», dijo.

Durante su intervención, Al Tayyeb dijo que, entre la crisis climática y la de la pandemia, y la forma en que ambas afectan a las familias, el mundo debería haber recurrido inmediatamente al cielo para invocar la misericordia en respuesta a las plegarias de las víctimas, y a las empresas farmacéuticas para conseguir la vacuna.

«Sin embargo, las políticas del mundo con respecto a esta pandemia no indican una conciencia real en el comportamiento de la gente sobre la necesidad de dirigirse a Dios el Altísimo con oraciones e invocaciones para hacer frente a este peligro perenne», dijo el Imam. «De hecho, la producción de la vacuna y el modus operandi de su distribución no han estado a la altura de las responsabilidades».

Señaló que la desigual distribución ha hecho que en algunos continentes se hayan vacunado las tres cuartas partes de la población, mientras que en África se ha inoculado menos del tres por ciento contra el COVID-19.

El acto se cerró con la lectura de un llamamiento a la paz por parte de una joven que ha huido recientemente de Afganistán, que fue entregado por los líderes religiosos presentes en el escenario a un grupo de niños pequeños.

«Los pueblos sufren», dice el apelo. «Sufren los refugiados de la guerra y de la crisis medioambiental, los descartados, los débiles, los indefensos. A menudo son mujeres ofendidas y humilladas, niños sin infancia

«Los pueblos sufren», dice el apelo. «Sufren los refugiados de la guerra y de la crisis ambiental, los descartados, los débiles, los indefensos. A menudo son mujeres ofendidas y humilladas, niños sin infancia, ancianos abandonados. Los pobres, tan a menudo invisibles, participan hoy de manera especial en nuestro encuentro: son los primeros en invocar la paz. Escucharlos nos hace comprender mejor la locura de todos los conflictos y de la violencia».

Según los organizadores del evento, que redactaron el mensaje, las religiones pueden construir la paz y educar a los fieles en ella. En cambio, las religiones «no pueden utilizarse para la guerra», porque sólo la paz viene de Dios.

«Nadie debe utilizar nunca el nombre de Dios para bendecir el terror y la violencia», leyó la mujer afgana. «Si ves guerras a tu alrededor, ¡no te resignes! Los pueblos anhelan la paz».