20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Pacto de Bogotá

13 de octubre de 2021
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
13 de octubre de 2021

Nadie se pudo imaginar el destino que iba a tener el llamado Pacto de Bogotá, también conocido como Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, suscrito sobre las cenizas del “bogotazo”. La novena conferencia panamericana venía desarrollándose, cuando se produjeron los hechos del 9 de abril lo que determinó que se suspendiera y se reanudara después en la sede del Gimnasio Moderno. En una conferencia que dictó el expresidente Alfonso López Michelsen, con motivo del centenario del nacimiento de Alberto Lleras, recordó que en el tratado multilateral que se discutía, los países se comprometieron a someter sus diferencias a soluciones pacíficas, y desarrollar los propósitos de la recién creada Organización de Estados Americanos (OEA). Se dispuso que las diferencias entre los países se sometieran, en última instancia, ante la Corte de Justicia Internacional de La Haya, cuya jurisdicción reconocían de antemano los signatarios.

Contaba López Michelsen que se habían acordado ya 59 artículos, cuando el 30 de abril de 1948, en medio del silencio que reinaba en el recinto, se alzó una voz para sugerir que el proyecto de tratado llevara por nombre Pacto de Bogotá, como homenaje a nuestra capital que había sido víctima de los infaustos sucesos del 9 de abril. ¿Y quien fue el personaje de la iniciativa? Nadie más ni nadie menos que el embajador de Nicaragua, Guillermo Sevilla Sacasa.

Hoy los dos países están en disputa y Colombia se retiró del Pacto de Bogotá, por cuanto siempre consideró que su conflicto con Nicaragua ya estaba resuelto por el tratado Esguerra- Bárcenas. ¿Qué nos depara el destino? Estamos en manos de juristas, entre ellos un exprocurador, también Cabello Blanco, Carlos Gustavo Arrieta.

♦♦♦♦

A propósito de lo que aquí se dijo la semana pasada, Roberto Steiner, miembro de la junta directiva del Banco de la República, nos aclaró que jamás ha trabajado con el BID.