28 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenan a sicario a 17 años de cárcel por homicidio de colombo-española

2 de octubre de 2021
2 de octubre de 2021

Bogotá, 2 oct (EFE).- Un juzgado colombiano condenó a 17 años y 8 meses de prisión a uno de los autores materiales del asesinato de la ambientalista colombo-española Juana Perea, ocurrido el 29 de octubre del año pasado en el departamento del Chocó, informó este viernes la Fiscalía.

Se trata de la primera condena en este caso, por el que hay otros dos detenidos y aún no se ha capturado a los autores intelectuales, y tiene lugar después de que el acusado, Néstor Leonel Lozano Muriel, llegara a un acuerdo con la Fiscalía.

«La Fiscalía General de la Nación logró la condena de 17 años y 8 meses de prisión contra Néstor Leonel Lozano Muriel, alias ‘Tigre’ o ‘Guachón'», informó la directora de derechos humanos de la Fiscalía, Deicy Jaramillo Rivera.

Según lo argumentado por la Fiscalía en el juicio, Lozano Muriel era cabecilla de una estructura del Clan del Golfo, el principal grupo criminal del país, heredero de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y fue quien asesinó a la activista.

El sentenciado «hizo parte del grupo armado que llegó a la vivienda de la víctima y se la llevó en una lancha que recorrió el Pacífico hasta el río Nuquí», dijo Jaramillo en un video difundido en la Fiscalía, donde asegura que también «disparó contra la mujer cuyo cuerpo fue lanzado a las aguas».

Alias «Tigre» llegó a un preacuerdo con la Fiscalía quefue aceptado por un juez que lo declaró responsable de los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir, por los que seguirá en prisión.

Por el asesinato de la reconocida ambientalista también están en prisión preventiva Nilson Enrique Obregón, alias «Cabeza», y Arístides Pacheco Benítez, alias «Mulo», ambos por su supuesta implicación en el asesinato.

La Fiscalía ha dicho que el asesinato fue ordenado por los jefes del Clan del Golfo porque, al parecer, Perea los increpó y les pidió abandonar la región para reactivar proyectos ecoturísticos y dar garantías de seguridad para el regreso de turistas a la región.

Perea, que era nieta de Andrés Perea Gallaga, quien en 1945 fue el primer delegado del Gobierno vasco en Colombia, se había establecido hace unos años en Termales, un caserío remoto que hace parte de Nuquí, donde estaba construyendo un hotel ecoturístico.

La colombo-española además de ser activista y empresaria, también enseñaba a las mujeres de Nuquí a coser para que tuvieran algún ingreso económico para ayudar a sus familias.

Igualmente era conocida por su activismo contra la construcción de un puerto en el golfo de Tribugá, unos cinco kilómetros al norte de Nuquí, por el daño que la obra causaría a los ecosistemas marítimos y terrestres de la zona que tiene una biodiversidad única en el mundo. EFE