19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Qué vergüenza!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
9 de septiembre de 2021
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
9 de septiembre de 2021

Comunidad y Desarrollo

Ante la declaratoria de nulidad de la Ley de cadena perpetua, para: abusadores, violadores, y asesinos de niños y niñas, menores de edad, propondría con el debido respecto, al presidente Duque, que en las próximas elecciones, se incluya dentro del tarjetón electoral, la siguiente pregunta: ¿Está usted de acuerdo con la cadena perpetua, para: violadores, abusadores y asesinos de niños y niñas, menores de edad?

Es  vergonzoso, que toda una magistrada de la Corte Constitucional, coloque la dignidad de los niños, por debajo de la dignidad humana; ha de saber esta señora, que la dignidad de los niños prevalece por encima de cualquier circunstancia.

Lamentablemente, son cientos los casos de: violaciones, abusos y asesinatos de niños y niñas, menores de edad, que no se denuncian, puesto que muchos son cometidos en el seno de sus hogares, por: padres, padrastros, hermanos, tíos, primos y demás allegados; sus familias, prefieren guardar el silencio cómplice, antes que armar un escándalo judicial en su propia familia.

Los abusadores, violadores y asesinos de niños y niñas, menores de edad, deben estar frotándose las manos de felicidad, puesto que los “honorables magistrados de la Corte Constitucional”, han tenido compasión de ellos y en lo sucesivo, podrán seguir cometiendo sus fechorías, en nombre de la majestad de la justicia y por autoridad de la Ley,

La sangre y muerte de las inocentes víctimas de: abusadores, violadores y asesinos de niños y niñas menores de edad, atormentará de por vida a los magistrados, que votaron, echando por tierra la cadena perpetua, clamor de todos los colombianos.

No tuvieron en cuenta “los honorables magistrados”, que votaron en contra, que la doctora Gilma Jiménez, Q.E.P.D, como senadora de la República, se batió como toda una heroína, creando conciencia y recolectando firmas, para lograr que se aprobada la ley de cadena perpetua, para violadores, abusadores y asesinos de niños y niñas menores de edad.

Parece que a los honorables magistrados,  se les olvidó, que cuando las expresiones y causas sociales,  se manifiestan masivamente, son superiores a cualquier norma constitucional, en cualquier país del mundo.

Los magistrados de la Corte Constitucional, al fallar en contra la demanda interpuesta contra la cadena perpetua para violadores, abusadores y asesinos de niños, confundieron la tolerancia, con la majestad de la justicia.

No les fue suficiente el clamor ciudadano, expresado en la recolección de millones de firmas, ni tampoco el acto legislativo No. 01 de 2020, aprobado por el Congreso de la República y con sanción presidencial.

[email protected]