27 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Participación política.

26 de septiembre de 2021
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
26 de septiembre de 2021

Según Aristóteles el fin de la política es el bien de la comunidad y este es superior al bien del individuo. Aristóteles considera que el fin que busca el hombre es la felicidad, que consiste en la vida contemplativa…La ética desemboca en la política.

Desde La Política de Aristóteles, pasando por Montesquieu, creador de la Ciencia Política, Nicolás Maquiavelo, padre de la Ciencia Política Moderna, el común denominador es el pueblo y lo social, pero que distinta es la actividad que estamos padeciendo en el mundo, en pleno siglo 21, cuando la política parece mas bien un suculento negocio.

Ante ésta situación,  se volvió común en Colombia la campaña, no vote, vote en blanco, pero sus promotores no saben  que le están jugando a los movimientos que si reciben votos, que en los casos de proporciones electorales se ven favorecidos con  rangos muy bajos para alcanzar los niveles necesarios para conseguir las curules; les hacen menos exigente la actividad electoral porque al contar el número de votantes, las cifras son exiguas, con relación al gran potencial de votantes de nuestro país, pues en los últimos 40 años, el promedio de abstención ha sido del 60 %, es decir que vamos a llegar a que 20 millones decidan por 50 millones, porque los que no tienen capacidad de votar, también padecen las consecuencias de la abstención.

Tenemos que entender, sentirnos orgullos y hacer valer ese derecho que consagra el artículo 3° de la Constitución Política que dice claramente que la soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. Pero parece que los colombianos somos buenos para protestar y no lo somos para hacer valer estos derechos, ejerciendolos, todo se lo dejamos a los demás. La ley del mínimo esfuerzo, pero las consecuencias más graves. No nos quejemos, planteemos alternativas.

Hagámosle caso a la cantaleta de Platón, que alguna cosita debía saber de política, cuando manifestaba que “el precio de desentenderse de la política, es, ser gobernado por los peores hombres.”  A mí me parece que tenía toda la razón.