25 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nadie puede predecir el futuro de Monómeros si vuelve a ser controlada por Maduro

18 de septiembre de 2021

Monómeros Colombovenezolanos S., A. es una empresa productora de fertilizantes y otra gran variedad de compuestos químicos de alta demanda en el mercado internacional, con sede en Barranquilla. Fue fundada en 1967 por el Instituto Venezolano de Petroquímica (IVP, hoy PEQUIVEN), el Instituto de Fomento Industrial de Colombia (IFI) y la Empresa Colombiana de Petróleos (ECOPETROL). Eran tiempos de amistad y colaboración entre Colombia y Venezuela. En el año 2006, según información tomada de Google, PEQUIVEN compró las acciones de la empresa que tenían ECOPETROL y el IFI, y algunas otras que estaban en poder de una compañía de los Países Bajos llamada Koninklijke DSM, y así quedó con el 100% de la propiedad accionaria de Monómeros. La empresa está bajo el dominio del grupo opositor liderado por Juan Guaidó, reconocido por el gobierno colombiano como gobernante legítimo de Venezuela. Uno de los logros que busca el gobierno de Nicolás Maduro en sus conversaciones en México con la oposición venezolana es recuperar los muchos activos del estado venezolano en el exterior, hoy en poder del grupo de Guaidó, entre ellos Monómeros. El pasado 7 de septiembre, en pleno proceso de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia decidió tomar el control de Monómeros, ante el temor de que dicho gobierno se apodere nuevamente de la empresa. Nadie puede predecir el futuro de Monómeros si vuelve a ser controlada por Maduro y su gente. Maduro rechazó esa decisión, declaró que había sido «asaltado de manera flagrante un activo del Estado venezolano», y avisó que hará la denuncia correspondiente ante la mesa de diálogo en México. Por lo que se sabe, la preocupación del gobierno de Colombia es muy grande porque la permanencia de esa empresa en nuestro país es de gran importancia para nuestra seguridad alimentaria, y como generador de divisas, dada la gran demanda de sus productos en el exterior.

LITIGIO INTERNACIONAL

Delicado problema tiene Colombia frente a sí. No existe ninguna duda de que la empresa es propiedad de los venezolanos. Apropiarse de ella, además de ser una acción moralmente criticable, puede desatar un gran litigio internacional de impredecibles consecuencias, y envía un pésimo mensaje a los posibles inversionistas extranjeros sobre la seguridad jurídica de sus inversiones en Colombia. ¡Precisamente ahora, cuando necesitamos de manera tan apremiante la inversión extranjera!

SE DEBE BUSCAR ALGÚN ENTENDIMIENTO

Esta debería ser una razón más para crear mecanismos que permitan algún tipo de contacto entre estos dos países. Son muchos los problemas que se pueden resolver a través del diálogo. No parece fácil la reanudación plena de las relaciones; pero, si hasta los propios opositores en su país han logrado establecer el diálogo con Maduro, no es lógico arriesgarnos a que ellos lleguen a algún acuerdo, y nosotros quedemos «colgados de la brocha» como el único enemigo irreconciliable que le quede a ese régimen. La situación económica y de seguridad de las comunidades a lado y lado de la frontera, la colaboración consular y jurídica, el tránsito fronterizo de bienes y personas y la recuperación, así sea parcial, del gran mercado que significa Venezuela para nuestro país, bien valen la pena como justificación de los esfuerzos que sean necesarios para buscar algún entendimiento.

CONSULTAS POPULARES

Siguen avanzando las campañas presidenciales en Colombia. El precandidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, ha iniciado su participación con mucho apoyo entre los dirigentes de ese partido. Con seguridad habrá consultas populares, una de la extrema derecha, en la que Zuluaga tiene muchas posibilidades de resultar candidato a las votaciones de primera vuelta, y otra de la extrema izquierda, en las que Petro se perfila como vencedor. Resulta al menos irónico llamar centro derecha al extremismo uribista de la ultraderecha, o llamar centro izquierda a su opuesto, el extremismo petrista.

UN GRAN CONSENSO

Mientras tanto las fuerzas de centro, divididas como están, tienen que hacer un máximo esfuerzo para ponerse de acuerdo y llegar a la primera vuelta con un movimiento cohesionado, con un solo candidato muy prestigioso, y con un programa de gobierno serio, sensato, cumplible y atractivo, para que no lleguemos a la triste situación a la que llegó el Perú hace poco, cuando los votantes peruanos solo tenían como alternativa los dos extremos. Esta brujita cruza los dedos.

NO ES UN FALLO DEFINITIVO

Sigue sin definirse la sentencia a cinco años de cárcel que condena las actividades delictivas de la llamada Epa Colombia: la Corte Suprema de Justicia negó una tutela interpuesta por un abogado que actuó como agente oficioso de la condenada para pedir la anulación de la sentencia. Pero este no es un fallo definitivo, ya que se basó en un tecnicismo: el abogado no presentó un poder de doña Epa para representarla, lo que impedía a la Corte tomar una decisión final: por lo tanto, esta señora tiene todavía la posibilidad de incoar una acción sin errores. Entonces sí, el tribunal que estudie el caso deberá decidir entre castigar como se merece a esta protagonista de la destrucción de los bienes del Estado, o informar a los vándalos de la «primera línea» que quieran imitarla, que pueden seguir acabando con todo sin que peligren su libertad y su tranquilidad.

En Colombia, como en muchos otros países, hay normas que permiten la revocatoria del mandato de autoridades elegidas popularmente. En este país, hasta ahora, solamente a un alcalde de un municipio pequeño se le ha podido aplicar esa sanción. Los requisitos son tan complicados que nunca llegan al resultado esperado por quienes encabezan el intento de revocatoria.

LA AFINIDAD POLÍTICA DEL GOBERNADOR CON EL ELECTORADO LO SALVÓ DE SER DESTITUIDO

Pero esto no es así solo en Colombia. Acabamos de presenciar el fracaso de un intento de revocatoria, nada menos que en el estado norteamericano de California. Ese estado es tradicionalmente demócrata. Su gobernador, el demócrata Gavin Newsom, acaba de recibir el apoyo de los votantes californianos, que vencieron con un 60% de los votos a quienes intentaban derrocarlo. Había razones serias para buscar su salida: fue visto en un acto de tropicalismo y soberbia de estilo colombiano, cuando cenaba con una serie de amigos, todos sin tapabocas, en un lujosísimo restaurante, durante un tiempo en el cual estaban vigentes en todo el estado las más drásticas normas de confinamiento, ordenadas por el mismo gobernador, dada la gravedad de la pandemia que estaba afectando ese territorio. Es evidente que la afinidad política del gobernador con el electorado lo salvó de ser destituido.

HA ACEPTADO LA DERROTA

Acaban de celebrarse unas elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias en la República Argentina. El gobierno sufrió una seria derrota, lo que hace muy previsible que vuelva a perder en las elecciones legislativas del próximo 14 de noviembre. La coalición de gobierno en ese país está dividida en tres grupos importantes, de los cuales uno está conformado por seguidores del presidente Alberto Fernández, y otro por partidarios de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kichner. La vicepresidenta echa la culpa del fracaso al mal gobierno del presidente, y cinco o seis ministros, afines a la señora de Kichner han tenido que renunciar para marcar distancia. Hay un grave enfrentamiento en el bloque gobernante. El presidente ha aceptado la derrota y destacó que ha tomado en cuenta el resultado y que trabajará para revertirlo en la próxima elección general.

ARGENTINA EMPIEZA A PARECERSE A VENEZUELA

La situación de Argentina es un milagro económico al revés: un país que a principios del siglo 20 era una potencia mundial, uno de los países más ricos del mundo, un faro de atracción para migrantes europeos, ha sido llevado por el peronismo, el populismo y las tendencias izquierdistas a una situación que empieza a parecerse tristemente a la de Venezuela.

QUE ESTEMOS LEJOS DE UN NUEVO INICIO

¡Que no se cumplan las cábalas de días oscuros! Los que al parecer se ciernen sobre esta sufrida patria. Aún se trate de pronósticos de los que saben. Gutiérrez Sanín conocedor y ponderado como pocos, ve en lo que hoy sucede el comienzo de un nuevo ciclo de Violencia en Colombia. ¡Que esa tormenta esté lejana!

No es fácil mantener la ilusión de la paz. Hay que perseverar, aún sean ya diez mil los levantados en armas, según los estimativos de Gutiérrez ¡Pero que ayude un poco el gobierno ¡ ¡Siquiera hasta que estemos en manos de otro presidente!

NORTE DE SANTANDER EN MANOS AJENAS

La situación de Norte de Santander, no solo los pueblos alejados de la capital y cercanos a la frontera, sino también en las calles mismas de su capital, es para ser cubierta por reporteros de guerra. Los comandantes militares en sus partes atribuyen los homicidios, la trata de personas, el tráfico de drogas, a bandas viejas, a organizaciones nuevas, las enumera y cuenta, se esperaría que es para ir por ellas, pero la sensación que deja es un descomunal tamaño de amenaza que siembra más temor que tranquilidad.

El Ministro de Defensa firme y decidido nos hace saber que todo eso viene de Venezuela. Parece no darse cuenta que es gobierno, que su oficio es decirnos cómo va a poner coto a la violencia desbordada, que es generar confianza con medidas efectivas para reducir las amenazas. En lugar de ello nos dice algo así: se nos metió el diablo del Maduro a la casa. Prefiere denunciar al gobierno vecino. Ir a una sin salida, a la que la política de Duque nos ha llevado. No se habla con el dictador, tiene cortadas toda línea de comunicación, no hay enviados diplomáticos ni agentes consulares. Y una acusación exacerba la pugnacidad, pone distancia a una colaboración en el control de la frontera.

BOGOTA BAJO ASEDIO

Y, a Bogotá el ruega su general Eliecer que le tenga confianza a las instituciones cuando estas se ven desbordadas. Asaltos a montón. Los bandidos ya no esperan a las gentes en las calles, sino que se le entran allí donde almuerzan; ya no esperan que las sombras los protejan, sino que salen a plena luz del sol a despojar de bienes a los atemorizados ciudadanos.

EN EL CHOCÓ NO CONOCEN DE LA PAZ

Y si por Bogotá lleve, por Chocó no escampa. De nuevo desplazamientos, lanchas evacuado 640 familias desprotegidas de las riberas del San Juan, y que escapan al fuego cruzado entre el ELN y las que se hacen llamar Fuerzas Gaitanistas.

LA HEMORRAGIA NO SE DETIENE

Por falta de acierto o por poco empeño del Estado, no hay prueba ni esperanza que el número de muertos de quienes se entregaron con el proceso de paz no alcance la dolorosa cifra de trescientos, o la de los líderes sociales no llegue a mil.

De nada han valido los repetidos ruegos de la ONU pidiendo para ellos medidas efectivas de protección. Parace inevitable que la Corte Constitucional, por las muertes que ha habido y las que habrá, declare un estado de cosas inconstitucional, y ponga al Gobierno bajo estricta vigilancia en aras de asegurar para ellos que el Estado les que cumpla con el deber básico de protegerles la vida.