25 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Vaticano suspenderá el sueldo a los empleados que no tengan el pase Covid

30 de septiembre de 2021
30 de septiembre de 2021

Por Inés San Martín www.angelusenespanol.com

El Vaticano redobla su decisión de obligar a todos los que entren en el pequeño estado a tener un pase que demuestre que están totalmente vacunados, que han testeado negativo o que se han recuperado recientemente del COVID-19, una decisión anunciada por primera vez la semana pasada.

A partir del 1 de octubre, a los empleados que no puedan demostrar una de las tres circunstancias, se les prohibirá entrar en sus oficinas y se les considerará ausentes sin causa, y sin sueldo.

Según un decreto firmado por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal italiano Pietro Parolín, la decisión anunciada la semana pasada se extiende a todo el personal -desde los cardenales hasta los laicos, pasando por los jefes de dicasterio y los jardineros- que trabaje en cualquier oficina del Vaticano.

Las normas incluyen a los colaboradores externos, a los contratistas e incluso al personal de reparto.

«El personal que no tenga las certificaciones necesarias no podrá entrar en el lugar de trabajo y se considerará ausente sin causa», escribió Parolin en un decreto publicado el martes. «Durante todo el tiempo que dure la ausencia, no se pagará nada, excepto las retenciones de la seguridad social y la asistencia social, así como las ayudas familiares».

La verificación del cumplimiento de la nueva norma, escribió el segundo al manto en la Santa Sede, será controlada por cada oficina, «estableciendo los procedimientos operativos para organizar dichos controles e identificando a las personas responsables de comprobar e impugnar las violaciones de las obligaciones».

Hace dos semanas, el gobierno italiano obligó a todos los trabajadores a mostrar el Green Pass -prueba de vacunación, recuperación o un test negativo- a partir del 15 de octubre, en un esfuerzo por impulsar su campaña de vacunación. Ya se exige para actividades a puertas cerradas en lugares públicos, como cenar, ir al gimnasio o al cine, así como para viajar.

En Italia, la prueba COVID-19 la paga el individuo, con una media de 25 dólares. Las vacunas, en cambio, son gratuitas y siguen estando ampliamente disponibles.

Los museos del Vaticano ya exigen la tarjeta verde para entrar. Las misas celebradas por el Papa Francisco u otros sacerdotes seguirán siendo una excepción a los dos decretos que exigen el Green Pass para entrar en el Vaticano.

Todavía no está claro si se pedirá el Green Pass mientras se celebren las audiencias papales de los miércoles en el Aula Pablo VI. Para el rezo del Ángelus, que se celebra en la Plaza de San Pedro, no se pedirá el Green Pass, ya que no es necesario para los eventos al aire libre.

El personal del Vaticano que no se haya vacunado podrá, «como alternativa», presentar un certificado de resultado negativo de la prueba COVID-19, pero el decreto dice que «los gastos relacionados con la prueba no corren a cargo» de la Santa Sede.

La única excepción a estas normas, según el decreto de Parolin, será el personal de la Secretaría de Estado del Vaticano que, debido a su trabajo, no estaba en Roma cuando el Vaticano proporcionó a todos sus empleados la vacuna Pfitzer de forma gratuita, principalmente el personal diplomático del Vaticano.

Además, cuando se trata de personas que visitan el Vaticano tras llegar a Roma desde «países con alto riesgo de contagio», las autoridades sanitarias competentes del Vaticano pueden imponer más restricciones.

La Ciudad del Vaticano se convirtió en el primer país en ofrecer a todos sus ciudadanos y empleados vacunas gratuitas contra la COVID-19 en enero, y el Papa Francisco y su predecesor, el Papa emérito Benedicto XVI, fueron los primeros en recibir sus vacunas, debido a su edad.

Aunque se anunció ampliamente, no era obligatorio, y varios empleados optaron por no recibirla.

Francisco ha sido un firme defensor de una distribución justa y equitativa de las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo, especialmente a los más necesitados, y ha descrito la vacunación como «un acto de amor.»

Algunos de los que rechazan las vacunas, especialmente en Estados Unidos, pero también en Europa, se han negado a recibir la vacuna del COVID-19, alegando el uso de líneas celulares derivadas de fetos abortados en el desarrollo o las pruebas de la vacuna. Sin embargo, a finales del año pasado la oficina doctrinal del Vaticano dijo que es «moralmente aceptable» que los católicos reciban cualquiera de las vacunas COVID-19 disponibles.

El 24 de septiembre, el líder de la tradicionalista Sociedad de San Pío X sorprendió a muchos al afirmar que vacunarse contra el coronavirus «puede ser a veces un acto eminentemente prudente en el sentido moral del término», al tiempo que denunció la promoción de medidas coercitivas a favor de la vacuna como un «abuso de poder».